Público
Público

Detenidos cuatro marchantes por falsificar dibujos de García Lorca

Intervenidas 19 obras que atribuían al poeta granadino y a otros artistas de la Generación del 27

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Utilizaban fotografías de catálogos para hacer las copias de cuadros y dibujos de artistas de la Generación del 27, entre ellos Federico García Lorca. Luego, inventaban una historia de viejas herencias y necesidades económicas apremiantes para justificar ante las víctimas la urgencia de sus supuestos propietarios en desprenderse de las obras. Y si algún comprador mostraba recelos, se hacían con falsos certificados para convencerlo de su supuesta autenticidad.

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil detuvo el pasado 22 de noviembre en la provincia de Granada a cuatro personas como presuntos autores de los delitos de estafa, contra la propiedad intelectual y blanqueo de capitales por la falsificación y venta de decenas de obras de autores de la Generación del 27, informó ayer el Instituto armado. En la operación, en la que otras cuatro personas han sido imputadas, se intervinieron cuatro falsificaciones de García Lorca, seis de Ismael de la Serna y nueve de Manuel Ángeles Ortiz, así como 65.000 euros.

La operación Sagún se inició en junio, después de que el representante del legado artístico de Manuel Ángeles denunciase que en el catálogo de una conocida sala de subastas de Madrid aparecía en venta una obra de la que tenía constancia que no se iban a desprender sus propietarios. Los agentes siguieron el rastro de la obra, que resultó ser falsa y que había pasado ya por una tienda de antigüedades de la capital, hasta Granada.

Allí, la Guardia Civil identificó a cuatro personas ligadas al mundo del comercio de arte (uno tenía una tienda de antigüedades en el centro de la ciudad y los otros decían ser marchantes y coleccionistas) que supuestamente vendían dibujos y pinturas que atribuían siempre a miembros de la Generación del 27.

A las víctimas les hacían creer que habían sido regaladas por los propios autores a personas de su entorno como agradecimiento y que los herederos de estos últimos tenían urgencia en desprenderse de ellos porque atravesaban problemas económicos. Los presuntos estafadores llegaron a vender cuatro de estas falsificaciones a un Parador de turismo de esta provincia andaluza.

En el momento de la detención, uno de los arrestados intentó ocultar una de las obras fraudulentas. La dobló en cuatro y la introdujo en la mochila de un familiar menor de edad, al que pidió que la trasladara a un local de su propiedad. La obra fue finalmente intervenida.