Público
Público

El difícil camino de una prenda de vestir hasta un museo de arte

La Fundación Mapfre inaugura la espectacular muestra dedicada al diseño de Yves Saint Laurent

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres plantas dedicadas a la que será la exposición más espectacular de la temporada. La Fundación Mapfre en Madrid inaugura una muestra dedicada a los 40 años de creación de Yves Saint Laurent (1936-2008), que pudo verse en 2010 en el Petit Palais de París. Muchos años antes, los principales museos de todo el mundo, empezando por el MoMA de Nueva York, ya habían preparado sus salas para los diseños de quien es considerado el creador de un nuevo estilo de seducción, a medio camino entre la masculinidad y la feminidad, que acompañó a las mujeres cuando iniciaron su trayectoria hacia la independencia en los años sesenta.

Las palabras iniciales de Pablo Jiménez Burillo, director general de la fundación Mapfre, en las que explicaba las razones de una exposición dedicada a uno de los grandes diseñadores de moda, entre una sobre Románico y otra sobre Rodin, afirmaban que 'el arte no es sólo el que hay en los museos'. Pero ¿todo lo que hay en los museos es arte? El propio Pierre Bergé, presidente de la Fundación Pierre Bergé-Yves Saint Laurent, apuntaba lo contrario: 'Las prendas se exponen en museos, como los cuadros y las esculturas. Esto podría llevarnos a pensar que la prenda de vestir es una obra de arte, pero yo digo que no. La moda no es arte. Pero la moda necesita de un artista. La prenda es creada para ser vestida por una mujer, no para estar en museos. Además, un diseñador sigue unas reglas obligadas, por eso tampoco puede ser arte'. Y sin embargo, reconocía la notable complicidad entre los recursos del arte y los del diseño.

La comisaria de la muestra, Florence Müller, aseguraba que es un reto muy difícil presentarlo en un museo porque 'falta el cuerpo de una mujer viva'. Una falta grave si tenemos en cuenta que el propio Yves Saint Laurent no quería modelos de madera y siempre creaba sobre mujeres. Las tres plantas dedicadas a la selección de cerca de 150 modelos de alta costura y prêt-à-porter, más de 80 dibujos, además de fotografías y películas, recurren a los fastos más teatrales y bizarros para generar algún latido vital en torno a los figurines. Entre las salas menos ruidosas destaca la de la parte inferior, que recoge una impresionante galería de dibujos, con 91 bocetos, o el apartado en el que se enseñan sus clasificaciones de telas de colores.