Público
Público

Diseños españoles entre rascacielos

Custo Barcelona, Joaquín Trías, David Delfín y Toni Francesc desembarcan en la Semana de la Moda neoyorquina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ocho días, cuatro salas y más de cien desfiles. El ritmo frenético es la idiosincrasia de un lugar donde los grandes de la moda y los que acaban de llegar se dan la mano para continuar con el evento más importante de la industria, nacido en 1943 de la mente de la publicista norteamericana Eleanor Lambert. La Semana de la Moda de Nueva York deja las míticas carpas blancas de Bryant Park, escenario oficial desde 1993, para trasladarse al complejo Lincoln Center. El certamen presenta desde el pasado jueves y hasta el día 16 de septiembre las colecciones para la temporada primavera-verano 2011.

En esta edición el acento español correrá a cargo de cuatro diseñadores, curiosamente todos hombres, ya conocidos en la ciudad de los rascacielos: Custo Barcelona, David Delfin, Toni Francesc y Trías.

El primero en desfilar será Joaquín Trías, hoy a las 17 horas presentará Seized Movement: 'Tener la posibilidad de desfilar en la pasarela más importante a nivel mundial permite una amplia exposición global. Con esta tercera colección, Trías está empezando a ser reconocido en el mercado americano', explica a Público el diseñador. ¿Su propuesta? Una revisión del 'impacto del aire contra un cuerpo, un estudio del efecto que produce en el tejido y las consecuencias que deja en él'. Las proporciones y el volumen buscarán en sus diseños la rigurosidad del movimiento, siempre arquitectónico y lineal. Fiel a sí mismo, Trías sigue apostando por el blanco como color principal, aunque añade varias tonalidades cálidas. El show que presenta en Nueva York no tendrá una gran puesta en escena, como sí hace en París: será 'limpio, para dar protagonismo a la colección', agrega.

Sólo dos horas después será Custo Dalmau, 'un veterano en la Semana de la Moda de Nueva York', el que presente Fiction and Reality. 'Un experimento: el encuentro de dos colecciones en la pasarela. Una es ocasional, muy creativa, inspirada en las esculturas de Alexander Calder. La otra es una colección muy relajada y funcional, inspirada en como se visten las groopies', explica el diseñador catalán, cabeza visible de Custo Barcelona. El desfile de esta noche, al igual que el primero que realizó en 1997, será sobre todo contemporáneo, 'algo creado hoy para el mundo de hoy', cuenta Custo. No faltarán los colores y la variedad de tejidos, su fusión convierte los desfiles en auténticos espectáculos étnicos cargados de modernidad.

Dos días más tarde, Toni Francesc presentará en The Studio su colección Urban Forest. Es la tercera vez, y de forma consecutiva, que Francesc pasa por Nueva York: 'Y espero que haya una cuarta, esta pasarela es muy importante para mí, es la mejor porque su estilo concuerda con el mío'. El diseñador catalán rinde un homenaje a la madera, que lleva la batuta de sus nuevas creaciones: 'Es una manera de implicar el medio ambiente y la búsqueda de una nueva modernidad y de los elementos naturales'. Un paseo por un bosque inteligente en el que la paleta de colores se abre ligeramente al turquesa, el coral y el limón, pero no olvida los grises y los beiges que marcan su estilo. Pretende conseguir 'un show romántico, que la gente salga de allí un poco enamorada del medio ambiente y la naturaleza'.

La presencia del diseño español en la Gran Manzana la cerrará el malagueño David Delfín el día 16 con Tautología. Pese a que es la cuarta vez que desfila, sigue 'atacado' ante la inminente cita con el público neoyorquino al que tratará de convencer con una colección 'hecha de pedazos', señala el diseñador. ¿La idea? 'Un mismo pensamiento expresado desde otro punto de vista'. El tipo de desfile que presentará irá en concordancia con el alma de la colección: 'Revisé todas las bandas sonoras de mis desfiles y escogí una, que en este adquiere un significado diferente'. Construir y reconstruir ha sido la obsesión de Delfín, que inspirado por la obra de Louis Bourgeois ha utilizado arneses para 'sujetar los trozos', una metáfora de su vida profesional y personal actual.