Público
Público

Documenta Madrid apuesta por el cine político y de denuncia

Los abusos a menores en la iglesia católica, la violencia en México o las decisiones de los servicios secretos de Israel, a examen en esta décima edición del certamen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los abusos a menores dentro de la iglesia católica, la violencia de los cárteles mexicanos, las matanzas en Indonesia en los sesenta o los peligros de internet son protagonistas en el décimo aniversario de Documenta Madrid, un certamen que cierra su primer decenio con nuevo director, Mikel Olaciregui, que llega después de diez años al frente del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

El X Festival Internacional de Documentales de Madrid, que se celebra desde el 5 hasta el 12 de mayo, se presenta con una fuerte carga política y de denuncia social y con cambios importantes. Algunas secciones han desaparecido en esta nueva etapa, en la que hay mayor presencia internacional y se ha apostado claramente por la Sección Oficial. Todo ello con una reducción presupuestaria de entre el 30 y el 35% respecto del año pasado (de 250.000 euros a 180.000 aproximadamente).

Seis exdirectores del Shin Bet, la Agencia de Seguridad Interior de Israel, hablan, por primera vez  desde la Guerra de los Seis Días en 1967, de sus acciones y de las decisiones que han tomado desde entonces. Lo hacen en The Gatekeepers, de Dror Moreh, película que inauguró ayer el certamen, al que ha llegado avalada por los premios de los críticos de Los Ángeles y de la America's National Society  of Film Critics. The Starcaise II: The Last Chance, continuación de The Staircase, donde se contaba lo ocurrido alrededor del asesinato de Kathleen Peterson y la condena a su marido, será la película de clausura. El filme de Jean-Xavier de Lestrad retrata el sistema de justicia de EE.UU.

Mea maxima culpa: Silence in the House of God, del prestigioso director Alex Gibney, es una de las películas más esperadas del certamen. En ella se denuncian los abusos de la iglesia católica y se desvelan la red clandestina creada en torno a ellos. La denuncia hace más de treinta años de cuatro jóvenes sordos permite seguir el rastro del delito y de los delincuentes hasta el Vaticano.

Otra de las joyas del festival es The Act of Killing, Premio del Público y Premio al Mejor Documental en el Festival de Berlín, un filme que es la evidencia de una pesadilla. Un tipo y sus amigos acceden a contar las matanzas y barbaridades que cometieron cuando el gobierno de Indonesia fue derrocado por el ejército en 1965. Lo más terrible es la forma en que estos asesinos quieren aparecer en pantalla, sueñan con hacerlo como auténticas estrellas de Hollywood. Joshua Oppenheimer es el director.

Chile, la dictadura chilena y las implicaciones de ésta en la historia familiar del cineasta Ignacio Agüero destacan también en esta edición de Documenta Madrid. El otro día es el título de su película a competición. En ella, el director cuenta, entre otras cosas, cómo su padre perteneció a la Armada chilena, mientras que su hermano fue torturado por miembros de la Marina, y se pregunta cuál hubiera sido la reacción de su padre si lo hubiera sabido. Las respuestas a ello surgen difuminadas en la película.

Sin preguntas, solo con el testimonio directo de un mercenario portugués se construye la historia de Terra de ninguém, la de un hombre que pasó parte de su vida asesinando por encargo para los GAL y terminó cumpliendo condena en España. Firmada por Salomé Lamas, la película ha conquistado todos los premios importantes en Portugal.

España está presente en la Sección Oficial con dos coproducciones. I will be Murdered (Seré asesinado), de Justin Webster, y Google and the World Brain, de Ben Lewis. La primera cuenta las intrigas políticas e implicaciones en el siniestro asesinato del abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg, que anunció su muerte en Youtube poco antes de que ocurriera. Este hombre, que acusaba al propio presidente de su asesinato, provocó una investigación que llevó a una sorprendente conclusión. La película que dirige Ben Lewis, que arrancó en el Festival de Sundance, reflexiona acerca de los sueños, las dudas y los peligros que encierra Internet.

Otros largometrajes que aspiran al máximo galardón son El alcalde, donde se retrata el vínculo entre el poder, la política y la violencia hoy en México; Elena, historia del reencuentro de dos hermanas separadas por la dictadura militar en Brasil; Fallen City, donde Zhao Qi sigue los pasos de tres familias afectadas por el terremoto de Sichuán, que dejó a cinco millones de personas sin hogar, o Hiver nómade, aventura de dos pastores en la frontera suizo-francesa durante el duro invierno.

El testimonio de Magdalena Kopp y los recuerdos del que fue su marido, Carlos ‘el Chacal', el terrorista más buscado del mundo durante unos años, se muestra en la coproducción In the Darkroom; mientras que en Metamorphosen se narra la historia de familias que viven en una de las zonas de mayor contaminación radioactiva del mundo, y en Vergiss Mein Nicht se trata el drama de las personas y las familias que padecen Alzheimer.

Además, en la X edición de Documenta Madrid se repasa el panorama del documental español en el Sección Panorama y se revisan los títulos realizados durante la Transición (en Retrospectiva). Por último, los ciclos paralelos se centran en  el documental mexicano y el de Oriente Medio.