Publicado: 07.12.2010 08:00 |Actualizado: 07.12.2010 08:00

El ebook no despega en España

Las librerías asociadas a Libranda ofrecen unas cifras pésimas de ventas desde el inicio de la plataforma en julio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El libro electrónico no cuaja en España. Ni el constante estruendo mediático de los dispositivos de lectura iPad, Sony, Kindle, ni el bullicio que armó la aparición en julio de Libranda, la plataforma de distribución de ebooks de las grandes editoriales, ni la digitalización de los best seller han conseguido que despegue la venta del formato digital. A pesar de no contar con los datos oficiales de Libranda este periódico intentó contactar con ellos repetidamente, las cifras que han ofrecido a Público las librerías asociadas a esta plataforma son nefastas.

Grandes y pequeñas, todas admiten que el negocio es pésimo. "Como mucho habremos vendido cien ejemplares en seis meses", dice Alfredo Quirós, de la librería Cervantes de Oviedo, a modo de ejemplo. La cifra más elocuente se anunció en el reciente Foro Internacional de Contenidos Digitales (FICOD): en el tiempo en el que se han vendido 300.000 ejemplares de la novela Dime quién soy, de Julia Navarro, en digital apenas se han llegado a los 300.

El precio del ebook continúa disparado, apenas es un 30% más barato

Libranda nació el pasado 15 de julio con la intención de no romper la cadena del libro. A través de sus páginas web, las librerías seguirían siendo el último eslabón antes de que el ebook llegara al lector. Y ellas hasta hoy se cuentan 23 se sumaron a la plataforma.

"Nosotros creemos en la literatura y cuando se empezó a hablar de esta plataforma decidimos entrar. Si nuestros clientes quieren un ebook, nosotros le damos un ebook", cuenta Lucía Alonso Rodríguez, de la librería Hijos de Santiago Rodríguez, de Burgos, fundada en 1850 y considerada la más antigua de España. Un ejemplo de la capacidad de los libreros para adaptarse a los vaivenes del mercado. Así lo demuestra también Jesús Otaola de la librería Proteo, de Málaga, con 43 años de trayectoria en la ciudad: "Siempre hemos estado a la vanguardia en nuestro sector, y ahora hay que adaptarse a la tecnología", apunta.

Un libro impreso tiene un IVA del 4% y un libro electrónico del 18%

Pero la tecnología no da sus frutos. No funciona. Al menos, de momento. Entre las razones que explican que la facturación del ebook aún no llegue al 2%, según los datos que manejan en la Federación de Gremios de Editores de España, los libreros no creen que se encuentre la cacareada piratería.

Aunque reconocen que sí existe el riesgo de que aumente con el tiempo si no se ponen las medidas correctas entre ellas, que el sistema para descargarse los ebooks sea mucho menos complicado que hasta la fecha , la de la copia pirata es una cifra desconocida que aún no afecta al papel ni al digital. El último informe de la Coalición de Creadores, publicado hace un mes, alertaba del crecimiento en un 25,4% de la tasa de piratería en ebooks. No obstante, como dice Lucía Alonso Rodríguez, "en el libro digital no lo hemos notado y en papel desde luego no afecta". Alonso tampoco han hecho negocio con el libro digital: "Vendemos unos diez ebooks al mes", sostiene.

Si este aumento de la piratería no es la causa principal de la ralentización del mercado, sí podría terminar siendo la consecuencia primera de la crisis económica y el alto precio fijado por los editores para los ebooks. Dos factores estos que los libreros consideran los mayores obstáculos para el crecimiento del libro digital. Los profesionales sostienen que el libro electrónico ha tenido la mala suerte de aparecer en un momento crítico para el bolsillo de los españoles.

De hecho, se augura que este año la industria editorial bajará sus ventas en un 10% respecto al año pasado. "Con la que está cayendo nadie va a comprarse un dispositivo de lectura que te puede costar unos 300 euros", señala Otaola, que indica que sólo ha vendido 220 libros electrónicos desde septiembre. "Y en un día flojo podemos vender hasta 500 impresos", añade.

El aparato queda así para los fanáticos de la tecnología, por mucho que se venda como el aparato de las Navidades, según insistía hace unos días el diario The New York Times en un artículo que indicaba que el 10% de los adultos regalará un dispositivo de lectura de ebooks. Fernando Linde, que desde hace 33 años regenta la librería 80 Mundos de Alicante, y que sólo ha vendido cinco ebooks, baja a la tierra a los futurólogos: "Desde hace meses no vendo ni un solo aparato lector".

Además de no haber suficientes tabletas en el mercado español (80.000 ereader y 30.000 iPad), el precio de los ebooks continúa disparado. Los editores de Libranda, encargados de tasar los precios de los libros digitales, no han cumplido con la expectativa de fijar el libro electrónico un 70% o un 50% más barato que el impreso. En estos momentos apenas llega al 30%, aun cuando el coste de intermediarios como la imprenta ha dejado de existir. "Estos precios demuestran que los editores no tienen ningún interés en vender ebooks. Están a la defensiva, porque desde luego es un precio que no incentiva al cliente", analiza Antonio Quirós, de la librería virtual Luarna. Además, saben que aunque la venta sea menor, el beneficio por ejemplar es mayor.

Esta apreciación es compartida por todos los libreros consultados por este periódico. A ella se añade la crítica al IVA del 18% para los ebook. "No se puede entender que un libro impreso tenga un IVA del 4% y un ebook del 18%. Otra cosa es que para el aparato el impuesto sea más alto. El Gobierno debería tomar medidas, ya que este IVA condiciona mucho el coste del libro electrónico", afirma Lucía Alonso Rodríguez.

El precio de los libros electrónicos está alto, pero ¿qué beneficios sacan los libreros con la venta de ebooks a través de Libranda? ¿Puede ser también un negocio para ellos? La respuesta es negativa. Según han tasado los editores de Libranda, los libreros se llevan solamente el 25% del precio de venta al público (PVP) de los ebooks, mientras que en papel es el 30%. "Sí, es un 5% menos que en el libro impreso, aunque para la cantidad que vendo ahora no me parece muy relevante. Cuando empiece a funcionar, entonces sí lucharé por ese 5%", asegura Fernando Linde.

Los escritores tampoco son los grandes beneficiados del modelo Libranda. Las ganancias por derechos de autor no sobrepasan el 10% que obtienen por la venta del libro en papel. Nada que ver con el 70% que ofrece Amazon, a pesar de que este sistema también exige al editor que sus libros se vendan a menos de 10 euros, un modelo imposible en una España donde rige el precio fijo: es la editorial quien lo impone y no cada tienda.

Para los libreros, otro de los condicionantes en España es la escasa información sobre los puntos de venta. Denuncian que falta marketing y dispositivos de venta directa en las librerías (llamados hotspots en EEUU, unos aparatos en los que te puedes descargar directamente el ebook en tu dispositivo de lectura).

Ni La Casa del Libro, ni la Fnac, ni El Corte Inglés, las grandes cadenas de venta, han destacado nunca en sus stands los títulos electrónicos que venden. "Es cierto que Libranda ha pinchado, pero no todo es culpa de la plataforma. Las grandes cadenas de librerías no han puesto mucho interés. Esto significa que los editores no están dispuestos a cambiar sus estructuras. Hay editoriales que tienen hasta 50 millones de libros en sus almacenes y algo tienen que hacer con todo eso. Hay muchos intereses para dejar todo como está", sugiere Ignacio Latasa, de la librería online Leer-e.

Precisamente, Latasa cree que Libranda "se está metiendo en guerras, como la de llegar a un acuerdo con Apple, que no son las que debería hacer. Y no entendemos cómo, por ejemplo, ahora la librería Barnes & Noble puede vender ebooks de las editoriales de Libranda en EEUU a través de su web y nosotros no podemos vender fuera de España".

Pese a las escasas ventas y los errores de Libranda, las librerías de fondo no están dispuestas a perder el tren de la tecnología. En 2011 Google lanzará al mercado español su librería online, Google eBookstore, y no quieren desaparecer del paisaje de las ciudades. Eso sí, saben que todavía su negocio no está en el mundo virtual. "El libro en papel es uno de los inventos más perfectos de la historia de la humanidad estima Jesús Otaola. Y aún le queda mucha vida".