Público
Público

ebook: Segundo asalto

El 15 de septiembre arranca la próxima fase de la plataforma Libranda, creada por las mayores editoriales españolas. Tras las críticas en su lanzamiento, sus responsables aseguran que la explosión del libro electrónic

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Libranda no quiere volver a mostrarse como un animal que nació moribundo. El próximo 15 de septiembre, la plataforma de distribución de ebooks comenzará una nueva fase y tendrá así una segunda oportunidad para resarcirse de las críticas recibidas tras su lanzamiento el pasado 15 de julio. Aquel día los usuarios y expertos en el mercado digital atacaron a la web creada por los mayores editores de España (Planeta, Santillana y Mondadori) por su escasez de títulos, su DRM sistema anticopia cerrado a los dispositivos más populares como el Kindle e iPad, y sobre todo, el engorro que suponía para el usuario comprar alguno de los títulos ofrecidos en esta web. Demasiados obstáculos para impulsar un mercado que en EEUU ya casi factura el 10% de la cuota total del sector editorial. Para muchos la pregunta era evidente: ¿querían realmente las editoriales vender libros electrónicos?

Este último trimestre del año es el momento de dar el do de pecho. Y Arantza Larrauri, directora general de Libranda, lo sabe. También es consciente de que la evolución del mercado del ebook tendrá mucho que ver con las nuevas estrategias de esta plataforma.

Los dispositivos más baratos están desapareciendo del mercado

Larrauri no da cifras de ventas de esta primera experiencia de dos meses. Considera que se ha tratado de una fase de pruebas y que más adelante se ofrecerán los datos sin problemas. Sin embargo, sí reconoce que hubo una serie de puntos que ya se están esforzando en mejorar con una finalidad: que el boom real del libro electrónico llegue por fin en las Navidades de 2010.

'Es cierto que se habló mucho de los DRM, pero es porque el iPad y el Kindle [los ereaders de Apple y Amazon] tienen su propio DRM y nosotros no tenemos estas tiendas vinculadas a Libranda. Pero ya estamos en negociaciones con ellos y lo ideal es que antes de Navidades hayamos llegado a un acuerdo', sostiene. Si esto sucede, el usuario que posea un Kindle o un iPad ya podrá leer libros distribuidos de las grandes editoriales españolas en sus dispositivos. Para Larrauri, además, de cara a finales de año aparecerán más dispositivos que impulsarán el mercado.

Ahora bien, en este punto se encuentra con la primera crítica por parte de los conocedores del mundo digital. María José Acuña, del grupo de trabajo Web 2.0 de la Asociación Española de Documentación e Información, resume una situación de 'descontento generalizado' debido a la falta de una estrategia de comunicación adecuada para el proyecto Libranda: 'Si hablas con libreros, muchos te dirán que no saben en qué medida cuentan con ellos; los distribuidores, tal como los hemos concebido hasta hoy, ni figuran en el escenario dibujado; tampoco parece que se comparta una política de precios entre las editoriales. Y en cuanto al lector, de momento, no se le ofrece una herramienta amigable, ni fácil de usar, ni se le explica el verdadero valor añadido de su uso'.

No hay una intención por parte de los editores de bajar el precio

En su opinión, hablar deboom para esta navidad es optimista. Será importante ver cómo se cierran esos acuerdos con Amazon y Apple, pero precisamente desde que apareció el iPad, los modelos menos competitivos de ereaders han ido desapareciendo del mercado: iLiad, Cooler y hasta el lector de Microsoft (Courier), que murió antes de nacer. El último fue el lector comercializado por El Corte Inglés, el Inves Book 600. Los grandes almacenes dejaron de venderlo la semana pasada. 'Si los dispositivos más asequibles desaparecen, ¿cómo va a repuntar el mercado por mucho acuerdo que se firme con Apple? ¿Cuántas economías domésticas tienen a su alcance comprar un Ipad?', se pregunta Acuña. La versión más barata de este dispositivo cuesta hoy 488 euros. Con este panorama, 'no creo que se masifique el consumo de ereaders a corto plazo por mucho que nos digan que será el regalo estrella de las Navidades'.

En relación a la falta de títulos 1.300, Larrauri también cree que debe cambiar. Se pueden encontrar best sellers, como la trilogía de Larsson, o libros de Paul Auster comoBrooklyn Follies, pero la cifra es una minucia si se compara con los casi 70.000 títulos que se publican al año en papel. 'El problema es que mucha gente todavía no es consciente. Esto está empezando. Hay editores que se están planteando dar el paso ahora. Incluso muchos autores. Mi objetivo de todas formas es llegar a los 8.000 en navidades', confirma la directora general. A esta segunda fase se unirán seis nuevas editoriales comoSalamandra y RBA.

Apenas hay 1.300 ebooks, frente a los 70.000 editados en papel cada año

La cuestión de los precios de los propios ebooks es la más delicada. Para muchos usuarios, y más en tiempos de crisis, es imposible comprar un lector que cuesta más de 200 euros y libros electrónicos a 15. Las cifras echan para atrás. Larrauri cree que habrá una evolución. 'Es un error pensar que esto es definitivo. Los editores experimentarán', afirma convencida.

El precio de los libros electrónicos no parece tener una solución fácil. Los editores consultados por este periódico, y que forman parte de esta plataforma, no se han mostrado muy receptivos a que haya una rebaja del precio delebook a corto plazo. 'De momento no está prevista. Hay muchos agentes literarios que te marcan en el contrato no rebajar el precio en el libro electrónico. Eso sí, creo que esto cambiará cuando comiencen las ventas masivas', afirma Blanca Rosa Roca, editora de Roca Editorial. Xavier Mallafré, director general de Grup 62, tampoco ve a la larga una bajada de estos precios: 'Las nuevas tecnologías permiten unos ahorros de un 30%, que son los que se están trasladando al precio del ebook. De todas formas, si lo comparamos conotras modalidades como el cine y el teatro, creo que el precio es bastante competitivo'.

El argumento no coincide con la opinión de otros actores del sector. Para LuisRodríguez, director de la tienda online Todoebook.com, el gran problema es que en España 'no se ha establecido una competencia real que dé como resultado el precio de una novela digital. Aquí realmente no sabemos cuánto vale'. El error para otros está en tomar como referencia el papel.

El IVA de los libros electrónicos, del 18%, no ayuda a estabilizar su precio

El último asunto tiene que ver con el acceso. Los usuarios que entraron en Libranda.com el pasado 15 de julio vieron cómo una vez que introducían el título del libro, la web les dirigía a los enlaces de las librerías online asociadas. Y una vez en una de ellas, tenían que volver a teclear el título del libro. Un engorro. 'Esto fue un error de cálculo. Vamos a intentar que cuando el usuario teclee el título vaya directamente al título desde la tienda y no a la página de la tienda', confirma Arantza Larrauri. De momento, no sucede así. Al contrario, con la redirección a páginas como Elcorteinglés.es, 'que se ha esforzado muy poco por vender ebook, uno se vuelve pirata', confirma Javier Celaya, del portal Dosdoce.com.

Para algunos, la intención de Libranda es ser una librería. Según Celaya, 'internet es un tsunami que se cargará todo intermediario que no dé valor. Y Libranda tendrá una mutación a tienda'.

Escasez de títulos
La falta de contenido novedoso en castellano es una de las trabas para el crecimiento del ebook en España. De momento persiste la escasez. En Libranda sólo hay 1.300 títulos aunque a finales de año se pretende llegar a los 8.000.

Un DRM poco transparente
El DRM es instrumento técnico que impide la copia pirata del ebook. Los títulos que distribuye Libranda tienen un DRM de Adobe no apto para dispositivos como Kindle e iPad.

Precios muy altos
Un ebook puede costar unos 15 euros. Los editores insisten en que está un 20-25% más barato que el papel. Tampoco ayuda que el IVA del ebook sea del 18%.

Poco interés de las tiendas
Los lectores reconocen que es bastante “engorroso” comprar un libro a través de la web de La Casa del Libro o El Corte Inglés, y que muchas veces, una vez comprado, el libro no está disponible.