Público
Público

La editorial Seix Barral cumple cien años

El sello celebra mañana su centenario con una apuesta por la modernidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Todo empezó en un taller de artes gráficas que estaba situado en la calle Provenza de Barcelona. Fue allí donde en 1911, Victoriano Seix Miralta, hijo del litógrafo Victoriano Seix, se unió a los hermanos Luis y Carlos Barral Nualart para poner en marcha un negocio de impresión y edición de textos con las técnicas más punteras conocidas hasta la fecha. Industrias Gráficas Seix y Barral Hermanos fue el embrión de la editorial Seix Barral, que a partir de los años cincuenta, con la llegada de Carlos Barral, se convertiría en santo y seña de la edición literaria en el mundo hispanohablante.

'Durante todo este tiempo han cambiado muchas cosas, pero hay algo que no ha variado y es el tipo de libro de la editorial: títulos representativos hispánicos o extranjeros que representan un intento de renovación literaria y una voz propia que difiere del programa previo', cuenta a este periódico Pere Gimferrer, que llegó a la editorial en 1970 y que desde entonces ha sido jefe de la sección literaria, asesor y director literario.

Entre los ejemplos de esta tipología de libro, Gimferrer destaca La verdad sobre el caso Savolta, la novela de Eduardo Mendoza contratada en 1973, cuando aún se titulaba Los soldados de Cataluña, según se cuenta en el reciente libro Nuestra historia 1911-2011 (Seix Barral), y La literatura nazi en América, de Roberto Bolaño, publicado en 1996.

Aquel negocio de artes gráficas vadeó por muchos meandros antes de convertirse en un sello de referencia. Durante los primeros años y las décadas antes de la Guerra Civil publicó clásicos (Las minas del rey Salomón), adaptaciones teatrales (La fierecilla domada) y muchas colecciones de libros escolares y educativos. En los años de la contienda, la empresa fue colectivizada y se limitó a publicar el fondo. No fue hasta 1942 cuando la editorial se desligó completamente de la imprenta y comenzó a trabajar en un catálogo propio.

En 1950 aparece en escena Carlos Barral. El editor se encontró con una empresa que según definió en sus memorias era 'una editorial en ciernes', 'todavía fantástica y preprofesional, y con un fondo que 'representaba una considerable inversión de rentabilidad bajísima'. El maremoto Barral, un hombre de 'físico elegante, movimientos risueños e irónicos' y 'una mirada cargada de intención', un hombre que se atrevió a ir sin corbata cuando tal asunto resultaba inconcebible, según escribe la escritora Rosa Regàs en Nuestra historia, está a punto de revolucionar la empresa con la incorporación al catálogo de jóvenes escritores (los hermanos Juan y Luis Goytisolo, Luis Martin Santos, Juan Marsé, Juan García Hortelano, José Manuel Caballero Bonald, entre otros), la creación de la colección Biblioteca Breve (importadora de clásicos como Cesare Pavese, Robert Musil y Henry Miller) y el Premio Formentor que pondrá a la editorial en el panorama internacional.

Los responsables de la editorial ven un futuro con dos soportes:el papel y el digital Esa es también la época del boom latinoamericano con la publicación de los libros de los jóvenes Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez. Significativa es la relación que se estableció entre la incipiente agente literaria Carme Balcells y Carlos Barral. Con sus fricciones, crearon una fructífera alianza.

La innovación que trajeron consigo Barral y su comité de sabios (Josep María Castellet, Gabriel Ferrater, Joan Petit, Jaime Salinas) chocó en varias ocasiones con la censura. La ciudad y los perros, de Vargas Llosa o Últimas tarde con Teresa, de Marsé, se enfrentaron a sendas desautorizaciones por parte del servicio de Inspección de Libros. En el último caso por aparecer dos veces la palabra 'pechos' o 'muslos'. Pere Gimferrer recuerda que hubo algunos libros de los Goytisolo que se publicaron primero en México y después en España.

Barral abandonó la editorial en 1970. Dos años después se cierra la primera etapa del Premio Biblioteca Breve. Pero el sello no cambia su senda. Se incorporan al catálogo Octavio Paz, Rafael Alberti y Eduardo Mendoza. El mundo editorial sí sufrirá un notable meneo en los años ochenta con las fusiones empresariales. La propia Seix Barral es comprada en 1983 por parte de Planeta, aunque como indica Adolfo García Ortega, director editorial a partir del año 2000, 'siempre mantuvo su independencia'.

La época de Mario Lacruz, nombrado director general en 1983, fue convulsa. García Ortega recuerda que 'otros editores empezaron a cobrar un mayor peso y hubo escritores que se cambiaron de grupo'. A esta pérdida, no de prestigio, pero sí de posicionamiento en el mercado, fue a la que se enfrentaron García Ortega y la actual directora editorial, Elena Ramírez, cuando llegaron al sello a comienzos de la última década. Ramírez señala que sus mayores esfuerzos se centraron en recuperar la competitividad del sello y su presencia internacional: 'Hacía mucho tiempo que la editorial no acudía a ferias, la gente joven no conocía Seix Barral. Fue una época de picar mucha piedra'.

Poco a poco al catálogo comenzaron a llegar nuevos autores como Ricardo Menéndez Salmón o Vicente Luis Mora. Otros como Rosa Montero, Enrique Vila-Matas y Muñoz Molina volvieron a casa. Y se mantuvo la apuesta por figuras como Mendoza. También se publicaron títulos de referencia como Firmin, de Sam Savage. 'Este libro supone lo que debe ser un editor de raza', señala Ramírez. La historia del ratoncito lector, que obtuvo notables críticas, se convirtió además en un absoluto éxito: en Italia vendió un millón de ejemplares.

¿Y el futuro inmediato? ¿Qué debe hacer una editorial que nació de un negocio de artes gráficas con los más innovadores avances técnicos? Para Ramírez y García Ortega es evidente que 'el futuro pasa por el digital'. 'El debate ya no es papel o digital. Esto último es una forma más de negocio. Me imagino al sello moviéndose en los dos terrenos', apunta Ramírez. Pero ante un nuevo cumpleaños centenario de la editorial, duda: '¿Habrá mundo dentro de cien años?'.