Público
Público

Las editoriales aflojan y el mercado se iguala

Libros nuevos: bajan las cifras en el arranque de la temporada literaria, pero crecen las expectativas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


El año pasado supimos que un libro podía llegar a 1.000.000 de personas en su lanzamiento. Una arrancada récord que abrió hueco en las librerías a Ruiz Zafón al llegar Sant  Jordi. Antes, en Navidades, Ken Follett ya había avisado que con sus catedrales y 700.000 ejemplares entraría sin pedir permiso allá donde hiciera falta. Y fuera quien sobrase.

Para el arranque de la nueva temporada literaria no se esperan codazos ni agresiones entre libros. Hay calma chicha, porque no parece que éste sea el momento de arriesgar ni de echar el resto para bombardear con grandes titulares llenos de ceros. De hecho, lo que llama la atención de esta puesta en escena de las lecturas con las que disfrutaremos el nuevo año es que las grandes editoriales guardan fuerzas. A pesar de los 150.000 ejemplares con los que salió hace unos días a la calle La apelación (Plaza y Janés), de John Grishman, la apuesta la hace una de las independientes: Tusquets y la buena estrella de Henning Mankell, que publica a mediados de noviembre El chino, con una salida de 100.000 ejemplares.

Desde la editorial apuntan que se la juegan con esa decisión. Pero la pléyade de seguidores del autor de novela negra no deja de crecer y la cohorte de críticos extranjeros que ya se han hecho con la novela la han catalogado como su mejor obra. Es una tirada muy poco habitual para una de las pequeñas, pero este thriller con conexiones internacionales entre China, Suecia y EEUU huele a caballo ganador. Paul Auster, con Un hombre en la oscuridad (Anagrama) y sus 80.000 ejemplares, confirma que el autor neoyorquino sigue sumando adeptos desde que hace dos años llegase a ser autor de masa con Brooklyn Follies.

También hará ruido lo nuevo de Murakami, After Dark, del que ya se han lanzado las primeras loas para señalar que vuelve por los fueros de Tokio Blues, sin dejar el punto surrealista de las últimas entregas.

Año de grandes

Mucho más apegada a la realidad, a la crítica de investigar la verdad en una sociedad que no garantiza todos los derechos del individuo, llega la escritora china Diane Wei Liang, con Mariposas para los muertos (Siruela).

Saramago prefiere llamar cuento a su nuevo libro, El viaje del elefante (que será el pelotazo de Alfaguara y el gustazo para todos los que estaban esperando su nuevo libro). Cuenta una historia real, el viaje épico de un elefante asiático llamado Salomón, que viajó de Lisboa a Viena hace más de 400 años. Alfaguara remata la entrada con dos referencias dispares pero populares: Carlos Fuentes con La voluntad y la fortuna y Ray Loriga, que vuelve a la editorial con Ya sólo habla de amor (historia del desastre sentimental de un cuarentón divorciado) y la reedición de toda su obra. Otro de los escritores de culto es Alberto Manguel, que publicará una novela con poso reflexivo en la que las mentiras y los secretos son los protagonistas: Todos los hombres son mentirosos (y es nuevo fichaje de RBA).

Vuelve uno de los grandes triunfadores del pasado año: Vasili Grossman y Todo fluye (Galaxia Gutenberg/Círculo de Bellas Artes), la novela que terminó de escribir pocos días antes de morir. Precisamente, esta editorial rescata la novela póstuma e inédita de Guillermo Cabrera Infante, La ninfa inconstante. Será una grata sorpresa. Tanto como los textos inéditos de Ryszard Kapuscinski. La jungla polaca son los artículos del periodista y escritor que no conocíamos todavía.

Tampoco es ficción Otros colores (Mondadori), de Orham Pamuk, con ensayos, entrevistas y diarios. Ni God and gun (Destino), de Rafael Sánchez Ferlosio, que después de cinco años publica un ensayo. De nuevo la guerra y sus relaciones con el derecho, la religión, la violencia y el fanatismo. Sorpresas y consagrados

Sin duda, una de las autoras más esperadas después de su triunfo en catalán es Najat El Hachmi, con la traducción al castellano de El último patriarca (Planeta). Avisamos de que es una cruda historia que hay que leer con las tripas bien agarradas. Y para quien las tenga sueltas, los cuentos breves de uno de los especialistas en el género, Juan José Millás, con Los objetos nos llaman, que mostrarán su lado más ácido.

Para analizar la actualidad ya hemos hablado de Ferlosio, pero merece la pena seguir al lingüista norteamericano George Lakoff en Puntos de reflexión. Manual del progresista (Península), para que los progresistas no caigan en el discurso de la derecha y mantengan los valores. Su teoría del 'marco referencial' cuenta cómo se crean los mensajes que calan. Lakoff es el teórico que ayuda a rearmar el discurso político de la izquierda (y asesor de Zapatero).