Público
Público

EEUU podría castigar el visionado de películas vía "streaming"

Un comité del Senado aprueba una medida para castigar a las páginas web que se lucran ofreciendo películas sin autorización de los propietarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un comité del Senado estadounidense aprobó hoy una medida para castigar, hasta con 5 años de cárcel, a las plataformas que se lucran ofreciendo vídeos y películas en internet vía 'streaming' sin autorización (a través de páginas web y otros soportes, sin necesidad de almacenarlos en el ordenador). La medida, denominada 'Un proyecto de ley para modificar la disposición de sanción penal por infracción del derecho de autor, y para otros fines', tendrá que ser ahora debatida en el pleno de la Cámara Alta.

Bajo la ley actual, 'reproducir' y 'distribuir' obras con derechos de autor son delitos graves, incluido el intercambio de ficheros entre usuarios (P2P) y las descargas de internet, generalmente vídeos y música. Sin embargo, el 'streaming' estaba considerado como una 'proyección pública', en vez de un acto de 'distribución'. Proyectar en público una película o un vídeo sin la licencia adecuada no es un delito grave.

No obstante, según el proyecto de ley S.978 aprobado por el Comité Judicial del Senado, la proyección pública se añade a la lista de delitos graves, por lo que, de aprobarse, infringir esta ley podría acarrear sanciones económicas y prisión. Los operadores de páginas web que ofrecen películas, series y otros contenidos con derechos de autor de manera ilegal podrían enfrentar hasta cinco años de cárcel y multas si ponen 10 o más de estos contenidos 'públicos' en internet en un periodo de 180 días.

También serían penados si el total de los contenidos publicados supera los 2.500 dólares en el mercado de venta o las licencias que deberían haber pagado por ese material tienen un coste superior a los 5.000 dólares. La iniciativa fue introducida por la senadora demócrata (Minesota) Amy Klobuchar, con el apoyo de senador demócrata (Delawer), Christopher Coons, y el republicano John Cornyn, (Texas).