Público
Público

La elegancia de Juanjo Oliva envuelve Cibeles

El discurso político de Ana Locking, los sacos de café de Ion Fiz y el décimo aniversario de Ailanto han sido algunas de las claves del tercer día

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De la tercera jornada de Cibeles Madrid Fashion Week se podrían decir muchas cosas, pero ahora mismo solo puedo pensar en que Juanjo Oliva ha ofrecido uno de los desfiles más emocionantes de lo que llevamos de edición. Nieves Álvarez ha sido la encargada de abrir y cerrar el show, impregnado de una elegancia embaucadora. Maya Hansen, la corsetiére que ha vestido a Lady Gaga, no deja indiferente a nadie con Knotted y sus extravagancias, mientras que Amaya Arzuaga calienta motores con su segunda línea mientras llega el día 30 de septiembre, cuando desfile con la primera en París.

Una sobredosis de cafeína puedo ser la culpable de que la colección de Ion Fiz destilase aromas colombianos a cada golpe de tacón. Sobre la pasarela: chalecos, bolsos, carteras, vestidos y bermudas con detalles o basadas en sacos de café. La colección, Moka, 'recrea un viaje de ocio estival', explica el diseñador. Mujeres y hombres a bordo de un crucero por el Pacífico vestidos con la característica sofisticación del vasco que mantiene la cintura entallada, los volantes en capa y los cortes asimétricos. El hombre que propone no tiene complejos, o no debería, porque lleva camisas transparentes que no dejan lugar a la imaginación.

Música delirante, una proyección rollo Lady Gaga y sobre la pasarela una legión de clones (maniquíes con pelucas rubias, labios rojos y cejas postizas oscuras). Un auténtico show, de esos a los que Cibeles no está acostumbrada. La diseñadora de corsés de origen danés, debutó ayer en la pasarela madrileña con expectación por haber sido una de las elegidas para vestir a Lady Gaga.

En Knotted (que significa ‘atado' en inglés) además de corsés, por primera vez, Hansen se atreve con chaquetas de cuero, pantalones, faldas... 'Para hacer la colección más completa', explica a Público. Reinventar una prenda así es complicado y para sortear el reto, Maya Hansen ha apostado por el pelo sintético (en forma de coletas que salen de las caderas y los tacones), la lana, polipiel y raso.

Ojo con los accesorios de metal que le ha confeccionado Asaad Awad (también colaborador de la diva neoyorkina) tanto para los corsés como en forma de gafas, rodilleras, detalles para las chaquetas, etc.

Las pinturas de hadas de la época victoriana y los dibujos de la porcelana china han sido la fuente de inspiración para la diseñadora Elisa Palomino. Esta discípula de Galliano tiene un reconocible estilo: mantones de manila, estampados florales y tocados llamativos son su seña de identidad. Desfilará el próximo martes en la London Fashion Week.

Los hermanos Ailanto, Aitor e Iñaki, han demostrado con su colección número 20 (10 años en la moda) que no hace falta enseñar. La mujer que proponen es natural y sin complicaciones, le gustan los vestidos largos, los contrastes de colores y tejidos y su paleta de color es empolvada. Entre las inspiraciones: la coreógrafa Pina Bausch y el movimiento artístico frandés Nabi.

El diseñador Fernando Lemoniez ha inspirado su colección primavera-verano 2012 en 'conceptos femeninos como la belleza y la seducción', dijo a Público. La geometría, tan habitual en sus diseños, así como los vestidos de largo midi son su apuesta. A ritmo de AC/DC salían a la pasarela sus looks, demasiado correctos para esa música y esa intencionalidad. Sí a los escotes en la espalda, pero poco, muy poco atrevimiento en el resto. Mucho trench y guiños a cortes orientales y navy.

Partiendo de la idea de 'volúmenes a través de pliegues que imitan a un acordeón', la diseñadora Amaya Arzuaga presentó su segunda línea, AA, en Cibeles. Para el próximo día 30 en París se reserva la primera, de la que no adelante ni una pista. 'El desfile se celebrará junto al Sena y me toca un día demasiado bueno', explica, refiriéndose a diseñadores de renombre que también presentan sus colecciones a la vez que ella en la capital francesa. Consciente de la crisis, Arzuaga reconoce que en España 'está la cosa fatal', y que por eso pese a que los costes de desfilar en París son altos, le merecen la pena por la presencia mediática y de ventas que ya tiene en el extranjero.

Minishorts, mini faldas y pitillos tobilleros son su propuesta. También ha introducido escotes pronunciados en una colección que define como 'muy femenina'. Mostaza, arena, gris perla, rojo, malva y negro son sus apuestas en cuanto a color.

Nieves Álvarez fue no solo la musa sino la estrella del desfile de Juanjo Oliva, una oda a la feminidad extrema. Si con un corsé de Maya Hansen las mujeres pueden sentirse deseadas, con uno de los diseños de Oliva, la sensación de glamour y sofisticación seductora se multiplica por mil.

Archive es una colección plagada de trajes de noche largos y elegantes que podrían ser el vestuario perfecto de una película de cine negro. Una femme fatale no querría llevar otra cosa que no fuesen los diseños del madrileño. Blanco, negro, coral, azul, crudo y destellos dorados son los colores para los vestidos que se ajustan al cuerpo como un guante. Cinturas marcadas, escotes pronunciados y hombros con volumen, además de las capas (muy recurrentes en esta edición) son las tendencias que pone sobre la mesa. Seguirlas o no es una opción, pero reconocer la constante evolución a las que nos está acostumbrando Oliva con su alta costura de a pie, es obligatorio.

Locking reflexiona sobre la industria de la moda en Under Beauty, la colección que presentó ayer en Cibeles. 'Desde fuera parece que todo es perfecto', dice, pero nada más lejos de la realidad. En sus estampados florales aparecen, sin pudor, hormigas, moscas, escarabajos: 'Son la demostración de esa parte fea, pero necesaria para la belleza'. Es una cuestión de 'libertad', cree la diseñadora, que opina que a veces es preferible mantenerse independiente 'y perder ciertas oportunidades' a ser manejado por otro y sus intereses.

Con David Lynch en la cabeza y su forma de plasmar la perfecta imperfección, Locking se apoya en los 'patrones estrictos y los volúmenes sobrios'. El corte para la diseñadora es el midi, apuesta en la que han coincidido muchos, y las siluetas pueden ser tanto redondas como rectas.