Público
Público

Els Joglars regresa a Catalunya siete años después

La compañía teatral estrena nueva etapa con Ramon Fontserè al frente y con la representación en Girona de 'El coloquio de los perros' de Cervantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La compañía catalana Els Joglars rompe este viernes en el festival Temporada Alta de Girona con El coloquio de los perros de Miguel de Cervantes su silencio de siete años en los escenarios catalanes, después de la marcha de su fundador, Albert Boadella, a Madrid por radical oposición al nacionalismo catalán.

Boadella, que decidió el exilio voluntario de la compañía, anunció en septiembre de 2012 que pasaba el testigo de la dirección a su actor estrella, Ramon Fontserè, quien este jueves ha explicado en Barcelona que 'después de 51 años, ha habido un cambio de dirección y esto es una nueva etapa'.

El director del festival Temporada Alta, Salvador Sunyer, ha asegurado para eliminar cualquier suspicacia que 'si Albert Boadella hubiera seguido siendo el director de la compañía, también habríamos invitado a Joglars a venir al Temporada Alta'. 'De todos modos, la ausencia de Joglars en los teatros catalanes era el resultado de un obstáculo: no nos contrataban', repone la actriz Dolors Tuneu, y recuerda que 'Joglars siempre ha estado en Catalunya en su sede de siempre de Rupit-Pruit, nunca estuvimos en Madrid'.

Ha matizado, además, que si vuelven es porque el festival de teatro Temporada Alta ha querido darles la oportunidad, y que esperan que la obra tenga éxito y puedan hacer cuantos más bolos mejor.

Con esta adaptación teatral de la novela ejemplar de Cervantes El coloquio de los perros, estrenada en mayo pasado en el Teatro Clásico de Madrid, Els Joglars desnuda la condición humana, sus miserias e hipocresías, a través de los ojos y la voz de dos perros sabios que reivindican la libertad y el papel del destino.

'La condición humana del siglo XVII, en tiempos de Cervantes, y la del siglo XXI no han cambiado, es prácticamente la misma, aunque haya más avances tecnológicos', ha explicado Ramon Fontserè, que dirige por primera vez a la compañía tras recoger el testigo de Albert Boadella. Cipión, interpretado por el propio Fontserè, y Berganza a la que da vida Pilar Sáenz, son los protagonistas de la pieza, dos viejos perros callejeros bendecidos por una noche con el don del habla. Dolors Tuneu, Xavi Sais y Xevi Vilà completan el cartel, dando vida a los personajes, animales o bípedos, que acompañan a Cipión y Berganza en sus andanzas.

En la obra, los humanos se presentan con máscaras, son 'personajes más animales y grotescos en la interpretación y usan un lenguaje más simple', mientras que los perros se expresan con 'un lenguaje cervantino más complejo que el humano', ha precisado Fontserè, para quien 'los perros de Cervantes se han mantenido en la naturaleza y en cambio los humanos en nuestra arrogancia nos hemos alejado de esa naturaleza'.

De hecho, añade el director y actor, 'mientras los humanos intentan personalizar, humanizar al animal, estos perros cervantinos quieren ser dignos animales y se sienten orgullosos de serlo'.

Para esta tercera pieza basada en textos cervantinos -las anteriores fueron El retablo de las maravillas y En un lugar de Manhattan- Els Joglars han hecho 'una escenografía muy sencilla con elementos simbólicos y sugerentes, porque creemos que el teatro es el actor, y nuestra pretensión es con lo mínimo hacer lo máximo', ha dicho Fontserè.

La obra, coproducida por la Compañía Nacional de Teatro Clásico de Madrid, se estrenó en la capital española a finales de marzo, ha recalado en ciudades de España y México, a la espera de representarse también en Argentina. Tras su actuación en el Teatro Municipal de Girona, Els Joglars iniciarán en enero una gira catalana en el municipio barcelonés de Torelló y en abril actuarán en el Teatro Poliorama de Barcelona.