Público
Público

Enrique Bunbury: “La democracia nos deja poco margen de acción”

Este viernes 20 se publica ‘Expectativas’, nuevo disco del que fuera líder de Héroes del silencio. “Creo que pocas cosas hago mejor que cantar”, reconoce, y mira de reojo a su larga carrera en la que sigue buscando esos “pequeños gestos cotidianos que nos posicionan”.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

El cantante Enrique Bunbury. JOSE GIRL

No está todo dicho. Faltaban, al menos, los once temas que forman parte de su último trabajo, el noveno grabado en estudio, y al que ha llamado como una palabra que canta en el corte cinco: Expectativas (Warner Music).

Un trabajo de sonido limpio e inspiración callejera con canciones que buscan refugio en el amor, el arte y hasta en la meditación pero que, entre medias, hablan de guerras civiles entre hermanos o se preguntan si realmente nos hemos vuelto todos tontos.

Bunbury presume, en esta entrevista para Público, de ser buen conversador y de montar grandes guateques en su casa. Enrique, por su parte, se ensucia: “Votar cada cuatro años a candidatos a los que no admitiría en una de mis fiestas me parece insuficiente”.

¿Qué busca Enrique Bunbury con cada disco nuevo que publica? ¿Qué ha aprendido con cada disco publicado?

Buena pregunta. Cuando has grabado tantos discos, ¿qué te empuja de nuevo a la composición? Supongo que cuando disfrutas y te emociona el proceso creativo en sí mismo, no necesitas de muchas excusas para meterte de nuevo en faena. Y, en algún momento, surge algún tema, algún sentimiento que busca la mejor manera de expresarse. Y brota en un verso, en un estribillo, en unos acordes nuevos e interesantes.

En cuanto al aprendizaje con cada disco, para mí es una premisa con la que me enfrento al proceso de composición, grabación y mezclas. Me gusta realizar los discos de maneras diversas para que el resultado final sea una muestra de lo aprendido. He grabado discos de géneros muy distintos y con técnicas de grabación opuestas.

"¿Qué ruido hace un hombre que se quiebra en soledad?"

El cantante Enrique Bunbury. JOSE GIRL

Es una pregunta que lanzo en la canción Parecemos Tontos. Hacer esa pregunta en voz alta es intentar comprender y compadecer a quien no es capaz de soportar más, o sufre una situación extrema. O intentar dar voz a quien no tiene hueco en el espectáculo cotidiano de la información que recibimos.

Tener certezas en la vida, ¿le hacen a uno más viejo, quizá, de lo que realmente es?

Parte del crecimiento del individuo exige aclarar algunos puntos de vista, avanzar con la mente más clara que anteayer. Hacer las preguntas correctas es un buen síntoma de estar vivo y de que te importan algunos temas.

Cantas en ‘Expectativas’: "Seré un anarquista pragmático". ¿Esa es la proclama política que representa a este nuevo disco?

No sé si tanto. Hay canciones con trasfondo social, pero también las hay que buscan refugio en el amor, en el arte y la meditación. Incluso hay canciones sobre la propia profesión. O sea que yo no afirmaría que la frase sea tan representativa.

¿Quién es el que no tiene "ni puta idea de rock and roll"? ¿A quién va dedicado el corte 9, 'La libertad'?

Habla de una persona de mi pasado. No es famoso, ni remotamente conocido.

"El ego es una carga que, poco a poco y a lo largo de los años, debemos ir limando y limitando hasta disolvernos en el éter", has dicho alguna vez. Un artista sin ego, ¿no corre el riesgo de caerse del escenario?

Pienso que el individuo que se dedica a una labor creativa obviamente tiene y necesita del ego. Si se sigue el camino de limar y limitar al máximo el ego, imagino que se llega a la conclusión de abandonar el arte. La anulación del ego, de todas formas, me parece una forma muy elevada de espiritualidad que muy pocos alcanzan.

¿Bunbury sigue sin leer periódicos?

No leo la prensa. O, miento, leo las secciones culturales de algunos diarios que me parece, cubren la actualidad cultural con dignidad y respeto. En cuanto a la política nacional e internacional, desconozco mucho de lo que acontece. Aunque sigo algunos medios alternativos con los que simpatizo.

Expectativas no es un álbum político, aunque sí que contiene algunos versos y alguna canción con preocupación social.

"Soy mejor fumador que cantante", decía Sabina. ¿Qué sabe hacer Bunbury mejor que cantar?

Bueno, empecemos diciendo que independientemente de lo bien que fume Joaquín, es un maravilloso y emocionante cantante. En cuanto a mí, creo que pocas cosas hago mejor que cantar. O sea, soy un inútil. Creo ser un buen conversador. Y organizo buenas fiestas en mi casa.

¿Qué IVA le pondrías a 'Expectativas'?

Yo no legislo. Y no haría una excepción con mi disco. Así que la pregunta correcta sería: ¿Qué IVA le pondría a la cultura? En mi opinión debería ser un IVA bajo. Ya es suficientemente caro filmar una película o grabar un disco como para que el gobierno dificulte aún más a la población el acceso a la cultura.

¿Hubiera votado Enrique Bunbury el 1-O?

No puedo. Estoy empadronado en Lituania.

"El cambio (político) en realidad se ve en la calle". Decías en una entrevista que no ha llegado del todo a las instituciones.

Todavía no. Espero que llegue pronto.

"El sistema en el que vivimos le da muchas opciones a los gobernantes para tomarnos el pelo", seguías. ¿Es la música un vehículo para denunciar esto?

Por supuesto. No es necesario, ni obligatorio, pero es una posibilidad. La pintura, la literatura, el cine, la barra de un bar y Twitter y una entrevista o la vía que quieras. Desde Altamira hasta nuestros días, todas las vías artísticas exploraron la posibilidad de reflejar el entorno que le tocó vivir al artista y creador. No hay ninguna duda ni cuestión sobre el tema. Es lícito y normal.

¿El veganismo se ha vuelto una opción política más revolucionaria que el voto?

Sin duda. La democracia nos deja poco margen de acción. Votar cada cuatro años a candidatos a los que no admitiría en una de mis fiestas me parece insuficiente. Así que debemos buscar pequeños gestos cotidianos y personales que nos posicionen y hagan algo más coherente nuestra filosofía vital.

El veganismo es una importante acción revolucionaria frente a la evidencia del cambio climático, el comportamiento ético con los animales, y una manera de exigir a las industrias alimenticias y farmacéuticas que revisen sus planteamientos. Y se van consiguiendo poco a poco pequeños grandes cambios. Sin tener que esperar que los políticos legislen o acepten lo inevitable.