Público
Público

Entrevista a Soledad Giménez "En València ha habido listas negras y yo he estado en alguna de ellas si no en todas"

"Llevo más de treinta años en esta profesión y sólo he conocido a una mujer al frente de una discográfica" / "Es hora de que el hombre encuentre su sitio, y su sitio no está por debajo de la mujer, tampoco por encima, sino simplemente al lado" / La cantante valenciana presenta 'Los hombres sensibles', un disco-libro en el que reivindica que "otro hombre es posible".

Publicidad
Media: 3.78
Votos: 9
Comentarios:

La cantante valenciana Soledad Giménez.- JAIRO VARGAS

Soledad Giménez regresa a los escenarios con un disco-libro bajo el brazo. Un nuevo trabajo en el que homenajea y reivindica a "unos hombres sensibles" cuya voz ha quedado eclipsada por "ese otro que maltrata y viola". Carlos Goñi, Dani Martín, Pedro Guerra, Víctor Manuel o Mikel Erentxun son sólo algunos de esos hombres sensibles con los que Giménez empatiza y comparte grabaciones. "El momento es crucial para que el hombre nos dé la medida de su sensibilidad", escribió en su día Delibes. Seguimos a la espera.

Titula su nuevo trabajo 'Los hombres sensibles'... ¿Cree hay una sensibilidad masculina y otra femenina?

Yo creo que sí, al menos una forma de vivirla o de expresarla. Me he dado cuenta precisamente con este disco de que se habla de la sensibilidad como si fuera un atributo exclusivamente femenino que los hombres tienen adoptar. Y no es así. Los hombres tienen una gran sensibilidad, una emotividad particular, digamos que tienen sus recovecos y caminos para mostrar lo mismo.

¿Hasta qué punto ha sido consciente de la influencia que ha tenido la mirada masculina en su formación cultural?

Muy poco, yo creo que no éramos conscientes de lo impregnadas que estábamos de esa mirada masculina. La historia, el entorno, la educación... Arrastramos muchos lastres, a fin de cuentas hemos conseguido lo que hemos podido en materia de igualdad, pero en muchos lugares del mundo sigue siendo una entelequia. Por supuesto que vamos dando pasos, ahora somos mucho más conscientes, no sólo de que hay una evidente discriminación, sino también de que en innumerables pequeños detalles cotidianos seguimos siendo infravaloradas. Cuando eres consciente de lo que tienes que enfrentar es cuando puedes luchar y paliarlo de alguna manera.

¿Es especialmente machista la industria de la música?

Estamos rodeadas de hombres. Llevo más de treinta años en esta profesión y sólo he conocido a una mujer al frente de una discográfica. Es obvio que hay mujeres en la industria, pero siempre en promoción o en comunicación. La música es un territorio muy masculino.

Un filtro masculino que condiciona lo que se produce...

Lo condiciona absolutamente todo... Ven a una chica y aunque les traiga un repertorio maravilloso, si no es guapa lo tendrá muy difícil.

¿Se ha sentido discriminada en su trayectoria profesional?

Incontables veces. Me he topado con situaciones surrealistas en las que en ciertas reuniones se han llegado a asombrar de que yo hablara. Pero no me ha importado nunca, yo he sido siempre muy peleona y si tenía algo que decir he hecho valer mi voz.

Soledad Giménez.- JAIRO VARGAS

¿Cree que el progresivo y necesario empoderamiento de la mujer genera desconcierto en el género masculino?

Totalmente. En parte es eso lo que quiero decir con el título del disco, Los hombres sensibles. Sí percibo ese desconcierto en la población masculina, como que no termina de encontrar su sitio porque durante miles de años se le ha dicho: tú mandas, tú eres el hombre, no puedes mostrar debilidad ante tu enemigo... Es el momento de que el hombre encuentre su sitio, y su sitio no está por debajo de la mujer, tampoco por encima, sino simplemente al lado. Tiene que surgir un nuevo hombre que se plante ante la tradición y ante los esquemas que nos han venido impuestos. 

Estamos en un punto en el que la voz que llega a la sociedad es la voz de un hombre agresivo que maltrata y viola. Esa es la voz que está imperando y por eso creo que es clave que el resto de hombres sensibles se planten ante esa voz. Es hora de que digan que no les representan, es hora de que reclamen otro lugar para sí mismos.

¿Cuáles han sido sus referentes femeninos?

Nunca he sido demasiado mitómana... Para mí son muy importantes las voces, creo que detrás de una voz con mucha personalidad hay también un persona interesante. En ese sentido, me han marcado mujeres como Édith Piaf o Billie Holiday, es muy triste que vivieran en un mundo tan despiadado para la mujer, y que no supieran cuidarlas ni cuidarse ellas mismas, pese a que eran mujeres con una fuerza extraordinaria.

Este trabajo parece un álbum familiar más que un disco-libro

Soledad Giménez.- JAIRO VARGAS

Es que hay mucha amistad ahí dentro. Una amistad que se ha fraguado a lo largo de muchos años y de muchas batallas. Es posible que la prensa y el gran público solo vea un listado de artistas o de colaboraciones, pero desde dentro se vive de otro modo, somos compañeros —cada uno con su trayectoria— que, de un día para otro, se han topado con un profesión que ha cambiado de forma drástica. Hemos vivido un proceso a medio camino entre el asombro y la adaptación, y eso es algo que marca y une. 

Tiempos difíciles tras la época de bonanza... ¿Cómo gestionan el cambio de paradigma y la precariedad en el mundo de la música?

Esto ha cambiado que no te puedes ni imaginar. Algunos caen en el derrotismo, otros en la desesperación, los hay también que tiran hacia delante con todo, pero lo cierto hemos terminado por aceptar pulpo como animal de compañía... Si esto es lo que hay, tendremos que apechugar y adaptarnos a este nuevo hábitat. Los más jóvenes están curtidos en otra batalla pero nosotros somos una generación que está a caballo entre la época de bonanza y de vacas flacas, solo que el contraste ha sido especialmente brusco y dramático para nosotros.

No así para las compañías...

Las compañías han sabido gestionar todo esto desde hace tiempo. Recuerdo cuando irrumpió el CD y comenzaron a vender de nuevo todo lo que ya habían vendido en vinilo. Dado que muchos de esos discos ya estaban amortizados, apenas tenían gastos, de modo que estamos hablando de beneficios de entre el 90 y 100%.

Es un plantel heterogéneo este que nos presenta en el disco; no sólo en cuanto a edad, que también, sino en lo que tiene que ver con el estilo que trabajáis.

Es cierto, y tampoco lo he buscado, quizá sea una reflexión que se hace a posteriori. Me parece estupendo en todo caso, la música no tiene edad, solo hay un distintivo posible: o es buena o es mala.

¿Hasta qué punto le ha pasado factura su compromiso social viniendo de un feudo del PP como es València?

Por supuesto que me ha cerrado puertas. No seamos ingenuos, nuestra democracia tiene muy poquito tiempo y muchos políticos no llegan a tener la cintura democrática necesaria para aceptar que hay gente que piensa diferente. Algunos de ellos se movían en un escenario en el que estás conmigo o contra mí. En la Comunidad Valenciana ha habido listas negras y yo, desde luego, he estado en alguna sino en todas. 

Pero en su música apenas se pronuncia, digamos que su compromiso llega cuando se baja del escenario...

Yo creo que el artista ha de ser libre. Todo el mundo tiene que ser libre a la hora de elegir mostrarse más o menos frívolo o filosófico llegado el caso. Obviamente los músicos somos personas integradas en una sociedad y depende de él si desea plasmar en lo que hace determinados asuntos. Para mí lo importante en lo que hago es la búsqueda de la belleza. La música, a fin de cuentas, es un reflejo de la sociedad, hoy día por ejemplo encuentro que la música está un poco vacía de contenido, me da la impresión de que impera el espectáculo.

La Movida tampoco es que fuera un ejemplo de compromiso...

Pero hay que tener en cuenta de dónde veníamos y el contexto en el que nos encontrábamos. La eclosión de libertades que nos encontramos con la llegada de la democracia nos volvió un poco locos a todos. Se abrió una ventana y entró todo el aire del mundo, podíamos hablar de cualquier cosa después de mucho tiempo y queríamos romper con todo lo anterior.

Soledad Giménez.- JAIRO VARGAS

Soledad Giménez actuará en el Teatro Olympia de València el próximo 7 de junio y en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid el día 15 del mismo mes.