Público
Público

ERC denuncia a responsables del Parlamento Europeo por el veto a la exposición sobre presos políticos en España  

El eurodiputado Jordi Solé explica que los argumentos para vetar la exposición por parte del grupo de eurodiputados responsables de las exposiciones "parecen sacados de una interlocutoria del juez Llarena, por su falta de verosimilitud". Justifican la prohibición mediante un artículo de las normas reguladoras del Europarlamento que establece que las exposiciones “no pueden ser susceptibles de generar disturbios en las áreas donde se exponen”.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

'Presos Políticos en la España contemporánea' ', de Santiago Sierra, poco antes de ser retirada de la feria ARCO en Madrid- EFE

El eurodiputado Jordi Solé ha denunciado que los responsables del Parlamento Europeo que han censurado la exposición de la obra “Presos políticos en la España contemporánea”, de Santiago Sierra, se han comportado de la misma manera que los que obligaron a que fuera retirada de la feria de arte ARCO de Madrid, en febrero pasado.

Se trata, según Solé, de "un auténtico ataque a la libertad de expresión". "El arte supone un espacio de libertad y, por lo tanto, censurar el arte supone deteriorar la libertad. Que esto pase en una cámara donde constantemente defendemos la libertad de expresión como valor fundamental, hace que la decisión sea todavía más grave", afirma Solé en una nota hecha pública este miércoles.

 Los argumentos para vetar la exposición por parte del grupo de eurodiputados responsables de las exposiciones "parecen sacados de una interlocutoria del juez Llarena, por su falta de verosimilitud", afirma el eurodiputado republicano, porque intentan justificar la prohibición mediante un artículo de las normas reguladoras de los acontecimientos culturales y las exposiciones en el Parlamento que establece que las exposiciones “no pueden ser susceptibles de generar disturbios en las áreas donde se exponen”. "Es esperpéntico", afirma Solé.

Se trata, según él, de una decisión política que "hace un flaco favor a la imagen y a la reputación del Parlamento Europeo", que ponen de manifiesto, entre otros aspectos, la existencia de una doble moral, en función del país en que se denuncien encarcelamientos por motivos políticos.

Jordi Solé, además, afirma que siente vulnerados sus derechos como diputado, , porque o las dos decisiones tomadas sobre su petición de exposición han sido antes filtradas a la prensa antes de serle comunicadas oficialmente. El eurodiputado de ERC anuncia en este sentido que presentará "una queja formal al presidente, al secretario general y al colegio de qüestors del Parlamento Europeo".

De hecho, fuentes cercanas a la dirección general de comunicación del Parlamento Europeo explicaron a Públic ayer martes que la comisión de eurodiputados encargada de tomar las decisiones respeto las exposiciones artísticas en la institución europea había decidido no acoger la obra de Santiago Sierra.

Puestos en contacto con el eurodiputado Jordi Solé, éste señaló a este diario que no había sido informado de la decisión por los canales oficiales y que había pedido conocer la resolución de los responsables y no había recibido respuesta.

Él mismo comentó en redes sociales su sorpresa y decepción por este comportamiento.

Solé conoció asimismo por medios de prensa que la cámara también había denegado la exposición de la obra por no haber realizado solicitud en los plazos previstos.

La obra de Sierra, censurada también en la feria de arte ARCO de Madrid, y que ha sido expuesta posteriormente en salas de diferentes ciudades, muestra las caras pixeladas de 24 personas, entre ellas las de presos independentistas, como por ejemplo la de Oriol Junqueras o Jordi Sànchez, para denunciar el trasfondo político que los llevó a prisión.