Público
Público

Escatología cañí para enfervorecer a las masas

La comedia adolescente Fuga de cerebros 2' trata de emular el éxito de su predecesora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La gran esperanza del cine español es un mono que luce orgulloso la siguiente camiseta: 'Siempre follo en mi primera cita'. El primate, acompañado de una horda de homo sapiens, aparece en el cartel de Fuga de cerebros 2, a la que nadie podrá acusar de exceso de sutileza. Tampoco de no dar a su gigantesco público potencial lo que se espera de ella: renunciar al sentido del ridículo para mezclar con desparpajo el landismo con la comedia estadounidense de paji-lleros. O cuando el espíritu ilustrado de Pajares y Esteso imbuye a los infraseres que un día protagonizaron hitos del cine pubertón como Porky's y la saga American Pie. Bienvenidos pues al maravilloso mundo de la escatología cañí. Fuga de cerebros 2 se estrena el viernes a todo trapo. Espectadores de España: no se apelotonen.

Fuga de cerebros (Fernando González Molina) fue la gran sorpresa del cine español en 2009, con casi siete millones de euros de recaudación y 1.200.000 espectadores, superando a títulos orgullosos de su condición de obra cultural como Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar.

Ahora la saga cambia de director y autores, pero no de concepto

Ahora la saga cambia de director y autores, pero no de concepto. Si la primera parte estaba protagonizada por una pandilla de españoles pringados que intentaba perder la virginidad a toda costa en la centenaria Universidad de Oxford, ahora las criaturas saltan el charco para sembrar el desconcierto sexual nada menos que en la prestigiosa Universidad de Harvard. Escándalo en la Ivy League.

Como bien saben los muchos aficionados a la saga descerebrada, la panda de españolitos salidos de Fuga de cerebros es cuando menos variopinta. Tomen nota: un ciego, un paralítico, un gitano, un homosexual y un tímido patológico. En efecto, la monda. 'Lo políticamente incorrecto no tiene límite. Es algo subjetivo. Hay gente que se ofende por cosas muy pequeñas que a otros les hacen mucha gracia. Y la cuestión es ser gracioso o no ser gracioso', contó ayer Carlos Therón, director de un filme protagonizado por Adrián Lastra, Patricia Montero, Alberto Amarilla, Juan Manuel Montilla el Langui, Loles León, Paula Prendes y el inenarrable David Hasselhoff (El coche fantástico).

'Sólo pensé en si las bromas eran divertidas o no, y esa es la postura más sana. Creo que sales de la película un poquito más feliz que cuando entraste', añadió Therón. Resumiendo: absténganse cobardes y fanáticos del cine de arte y ensayo. El resto, insistimos, no se apelotonen.