Publicado: 18.12.2014 09:26 |Actualizado: 18.12.2014 09:26

Estados Unidos asegura que Corea del Norte está detrás del ataque a Sony

La  Policía sospecha que Pyongyang ha dado cobertura a los piratas informáticos que han provocado la cancelación del estreno de la película 'The Interview'. Un experto asegura que el régimen norcoreano nunca admitirá tal circunstancia. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
Cartel de la película 'The Interview'. SONY

Cartel de la película 'The Interview'. SONY

WASHINGTON.- Los investigadores han determinado que los hackers que están detrás del ataque informático al estudio Sony Pictures "trabajan para Corea del Norte", según fuentes policiales estadounidenses consultadas por la cadena CNN. La compañía iba a estrenar la película The Interview, una comedia sobre un complot para asesinar al líder norcoreano, Kim Jong Un.



Finalmente, ante las amenazas proferidas por los piratas informáticos, Sony Pictures ha anunciado que suspende el estreno de la película, previsto para el 25 de diciembre, después de que algunas de las principales cadenas de cines de Estados Unidos informaran de que renuncian a exhibir el filme.

Los hackers, que han indicado que también fueron responsables del ciberataque contra Sony registrado el pasado mes de noviembre, han aconsejado que todas las personas que quisieran ver la cinta se mantengan alejadas de las salas que la proyecten, según informa la agencia de noticias Reuters.

"Le recomendamos mantenerse alejados de los lugares (donde se exhiba la película) en ese momento", han advertido los hackers. "Si su casa está cerca, es mejor que salgan", añadieron en estos mensajes.

Una portavoz de Landmark, que tenía previsto ofrecer este jueves el premiere de la película en el Sunshine Cinema del Lower East Side de Nueva York (antes del estreno general del 25 de diciembre), ya adelantó por correo electrónico que la proyección había sido cancelada, aunque no concretaba el por qué.

Pyongyang calificó como un "acto de guerra" la película

Tras este anuncio, Sony ha publicado su propio comunicado, en el que el estudio se ha mostrado "profundamente entristecido por este descarado esfuerzo de retirar la distribución de una película, y en el proceso dañar a la compañía", y ha mantenido su apoyo a quienes hicieron The Interview.

"A la luz de la decisión de la mayoría de nuestros clientes de no proyectar la película The Interview, hemos decidido no continuar con el lanzamiento planeado para el 25 de diciembre", ha sentenciado Sony en un comunicado.

La película es una comedia sobre dos periodistas reclutados por la CIA para asesinar al líder norcoreano, Kim Jong Un. Los principales papeles son interpretados por los actores James Franco y Seth Rogen.

"Corea del Norte nunca lo admitirá"

Corea del Norte "nunca admitirá" que está detrás del ciberataque a Sony Pictures Entertainment, aseguró este jueves un experto surcoreano .

"A diferencia de organizaciones terroristas como ISIS (Estado Islámico), Corea del Norte es un país y no necesita reivindicarse tras cometer un acto así, por lo que nunca admitirá su autoría", explicó a Efe el investigador Chang Yong-seok, del Instituto de Estudios para la Paz y la Unificación de la Universidad Nacional de Seúl.

El experto comentó que admitir su autoría supondría "una carga" para Corea del Norte, cuyo Gobierno además "puede defender fácilmente su inocencia en este caso debido a las complejas características de un ciberataque, que hacen difícil averiguar su origen exacto".

Se espera que en los próximos días se hagan públicos los resultados de la investigación

Se espera que en los próximos días se hagan públicos los resultados de la investigación sobre el ataque en el que se robaron datos personales de todos los empleados del estudio Sony, así como contenido de correos electrónicos y hasta cinco películas.

Desde un primer momento se apuntó a Pyongyang como posible responsable del acto de piratería informática, ya que el régimen calificó como un "acto de guerra" la película en la que su "líder supremo" acaba siendo espectacularmente asesinado por dos agentes estadounidenses.

Aunque Corea del Norte es el principal sospechoso, muchos otros expertos mantienen que el ciberataque a Sony ha sido obra de personas o grupos ajenos al país comunista.