Público
Público

"Intento expresar cuánto miedo tenemos"

El músico entrega en 'National ransom' su álbum más variado, con la crisis económica como eje vertebral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Elvis Costello (Londres, 1954) tiene una carrera lo suficientemente larga como para haber tocado todo tipo de palos. El pop refrescante de la new wave de sus inicios a finales de los setenta dio paso a un rock de poso americano, para más tarde pisar los vastos territorios de los grandes crooners, empaparse de sonidos orquestales o coquetear con el pop teatral, el country, el blues y el jazz sofisticado. Tanto camino parece resumirse en National ransom, su último trabajo, donde tocan todos los miembros de sus dos bandas actuales (The Imposters y The Sugarcanes), así como invitados de postín como BuddyMiller, Leon Russell o el inefable Marc Ribot.

'Mi intención inicial era hacer un disco lleno de contrastes, con tonos distintos, diferentes estilos de canción y que contara historias variadas', responde Elvis Costello de nombre de pila Declan Patrick MacManus al otro lado del teléfono desde Nueva York. Tan variadas que recorren todo un siglo, tal y como se precisa en el libreto interior del álbum, donde cada canción está situada en un tiempo y lugar. 'Intento dar una pista al oyente acerca del origen de la historia, como en You hung the moon, sobre una sesión de espiritismo en 1919, o Jimmie standing in the rain, que cuenta las desventuras de un cantante country de gira por las salas del norte de Inglaterra en 1937. Ayuda a entender lo que ocurre en la canción, la acerca al que la escucha', sostiene el músico.

'Una canción no puede explicar la crisis, pero sí aproximarnos'

El álbum cuenta con un eje vertebral, la crisis económica mundial (el título seguro que les suena: 'Rescate nacional'), y con un momento cumbre, One bell ringing, canción inspirada en el asesinato de un joven brasileño en el metro de Londres tras los atentados de julio de 2005. 'Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Y le mataron. Es muy difícil escribir una canción que explique cómo puede pasar algo así. Lo que intenta expresar es cuánto miedo tenemos para que algo así pase', cuenta el músico.

Según él, esta canción es de esas que parece que se escriben solas: 'A veces empiezas a tocar una melodía y esta te trae ciertos sentimientos que te llevan a la historia de este joven, de algún modo revives el miedo que vivió. Y así aparece la canción. No me senté a escribir sobre ese tema, simplemente apareció'.

'Veo a gente de 20 años que hacen una música muy conservadora'

El tema de la crisis económica mundial queda explícito desde el tema que le da título, National ransom, que está localizado 'desde 1929 hasta el día presente'. La portada tampoco deja lugar a las dudas: un lobo vestido de banquero escapa con un maletín del que se salen billetes de dólar ardiendo. 'El disco funciona como una comedia negra. Todos tenemos responsabilidad en lo que ha ocurrido, pero cierta gente ha obtenido ventajas de forma deshonesta y las repercusiones son devastadoras. Una canción no puede explicar todo lo que ha ocurrido, pero sí puedo crear un ramillete de historias individuales que nos aproximen al desastre', responde Costello.

Dice que innovar, hacer cosas distintas es la única razón para seguir haciendo discos: 'Nuevas cosas que cantar, nuevas formas de hacerlo'. Por eso llamo a su amigo T-Bone Burnett para que le produjera el disco. Aunque ya han trabajado juntos anteriormente, cada vez que se asocian surge la tan ansiada novedad. 'Entiende muy bien todos los estilos. Sabe que no se trata de una competición entre rock y baladas, entre intimidad y energía. Mira los primeros discos de Elvis Presley, por ejemplo. No tenían batería, pero desprendían una energía desbordante', explica el músico.

Cuando llegan a la edad que tiene ahora Elvis Costello, más cerca de los 60 que de los 50, muchos músicos de rock tienden a refugiarse en géneros más acústicos y tradicionales. Sin embargo, Costello parece negarse a dejar a un lado la electricidad del rock y la energía adictiva del pop.

Según él, 'hay artistas que con la edad se asientan y optan por seguir un camino más confortable, pero no todos. Es más, veo a mucha gente de 20 años cuya música suena tremendamente conservadora. No tiene nada que ver con la edad ni con el volumen. Verdi escribió óperas con 80 años y DukeEllington estaba sobre los escenarios cuando tenía 70'. Costello añade que entre los nuevos grupos que le gustan están Mildred y The Secret Sisters.

El cantante, que no descarta escribir sus memorias 'o algo que tenga que ver con mi vida', concluye la conversación que National ransom no es un producto de consumo inmediato: 'Si no tienes paciencia, este disco no es para ti, pero si quieres un disco que merece la pena escuchar con tiempo, es el mío'.