Público
Público

Fallece la actriz María Asquerino a los 85 años

Está considerada como una de las grandes intérpretes del teatro español. En el cine siempre se recordará su papel en 'Surcos'.  Ganó un Goya en 1989 y recibió la medalla de oro al Mérito d

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La actriz María Asquerino, una de las más sobresalientes en el teatro y cine español de la posguerra, ha fallecido este martes por la noche en Madrid a los 85 años debido a una enfermedad pulmonar.

Asquerino, nacida en Madrid en noviembre de 1927, pasó siete décadas de su vida sobre los escenarios y se retiró a finales de 2008 tras representar Tío Vania en el Teatro María Guerrero, ha informado este miércoles en una nota la asociación de Artistas Intérpretes AISGE, de la que era miembro. 'No me retiro porque no me den papeles sino porque estoy muy cansada', confesaba.

En la trayectoria profesional de María Serrano Muro, su nombre real, destacan sus trabajos en el teatro o personajes como el de 'Pili' en el largometraje Surcos (1951), además de distinguirse por su carácter de mujer 'fatal, decidida e independiente', continúa la nota.

Asquerino sufría desde hace algún tiempo una enfermedad pulmonar de la que tuvo 'una grave recaída' en octubre de 2012 por lo que, tras pasar varias semanas ingresada en un hospital, decidió abandonar su casa y trasladarse a una residencia de ancianos en El Plantío, en el distrito de Aravaca, han indicado fuentes de AISGE.

Anoche falleció en la ambulancia que la trasladaba a la Fundación Jiménez Díaz, tras sufrir una nueva crisis pulmonar. El cuerpo de la actriz, que no tenía descendientes, permanece aún en esas dependencias.

Pasó sus últimos años, 'leyendo la prensa y saliendo con amigos', ya que se consideraba 'muy callejera, desde niña', según relató en su última entrevista, que concedió a mediados de 2009 a la revista AISGE Actúa.

María Asquerino atribuía su fuerte carácter a sus ascendientes familiares 'de actores y militares'. Sólo estuvo casada una vez, de los 17 a los 19 años con un hombre al que consideró 'un maltratador' y no tuvo hijos, decisión de la que se arrepentía: '¡Qué tonta fui, Dios mío, por no tener hijos! Me daba miedo. Ahora los echo de menos, así no estaría sola'.

En esa entrevista también recordó la crudeza de la posguerra, ya que 'la dictadura ocupó mis mejores años, pero me dio fuerzas para luchar'. 'De niño no vives la guerra como algo tan terrible. Es de adulto cuando cobras conciencia del espanto que supone', relataba.

Su carrera comenzó muy pronto. Debutó en el Teatro de la Comedia a los once años con un papel masculino, de botones, en Eloísa está debajo de un almendro, y en 1941 en el cine con Porque te vi llorar, de Juan de Orduña. Durante siete décadas combinó cine y teatro con papeles memorables como el de Pili en el largometraje Surcos (José Antonio Nieves Conde, 1951) o Jimena en la producción teatral Anillos para una dama.

Sobre las tablas actuó en obras como La ciudad alegre y confiada (1951), Un marido de ida y vuelta (1952), Una muchachita de Valladolid (1957), El chico de los Winslow (1958), El rey ha muerto (1960), La cornada (1960), Tengo un millón (1960), La bella malmaridada (1962), Sola en la oscuridad (1967), El sueño de la razón (1970), Anillos para una dama (1973), Hipólito (1995) o Algún día trabajaremos juntas (1997).

Y en el séptimo arte, se puso a las órdenes de algunos de los directores más importantes del cine español. Trabajó con Luis Buñuel en Ese oscuro objeto del deseo (1977) y con Fernando Fernán Gómez en Mambrú se fue a la guerra (1986), El mar y el tiempo (1989) y Fuera de juego (1991). En los últimos años trabajó en Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto (Agustín Díaz Yanes, 1995), La comunidad (Álex de la Iglesia, 2000) y Tiovivo c. 1950 (José Luis Garci, 2004), siendo su última película Pagafantas, en 2009. 

Entre los premios que ganó se incluyen un Goya a la mejor interpretación femenina de reparto en 1989 por El mar y el tiempo, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes o el galardón a Toda Una Vida que le concedió en 2008 la Unión de Actores.