Público
Público

Fapae negocia para que TVE no emita cine de las 'majors'

Se busca desatascar la obligación de las cadenas privadas para invertir en filmes españoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El discurso que dio ayer Pedro Pérez, presidente de la patronal de productores audiovisuales (Fapae) en el Foro Nueva Economía, celebrado en el Hotel Ritz de Madrid, estuvo plagado de guiños a las múltiples negociaciones que tienen al sector al rojo vivo. De entre todas las insinuaciones, Pérez entregó la guinda a un pastel que lleva años resultando indigesto tanto para las televisiones privadas como para el sector cinematográfico, y que tiene que ver con la obligación de las cadenas de invertir un 3% de sus ingresos en cine español y europeo.

Sin querer ser explícito, el presidente de la Fapae se refirió así a las conversaciones que está manteniendo desde hace semanas con el Gobierno, la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca) y las propias cadenas privadas para 'reasignar las funciones entre televisiones públicas y privadas'. Pérez busca promover un acuerdo entre todas las partes, según el cual TVE dejaría progresivamente de invertir en cine estadounidense, al dejar de comprar los derechos de emisión de películas de Hollywood, para volcarse únicamente en la producción (y emisión) de ficción nacional y europea. La desaparición de la competencia por la publicidad entre la cadena pública y las privadas es clave en la propuesta.

'TVE dedicó 80 millones de euros en 2009 a la compra de derechos de películas de los grandes estudios de EEUU, y sólo 30 millones a la producción de cine español', indicó Pérez a Público. 'Antes de que acabe la legislatura, TVE debe adoptar un rol aún mayor de potenciación de nuestro cine', remarcó.

A cambio de que la inversión al cine español se canalice a través del ente público, se rebajaría la obligación de inversión de las privadas, dejándoles libertad para que el 3% que deben dedicar a la producción de películas pueda desviarse a formatos más rentables, como las series. Se les retira la obligación de que una parte deba ir al cine, pero si lo hacen les seguirá computando. El pacto no precisaría de reforma legislativa, pero sería de gran trascendencia para el sector.