Público
Público

Feijóo paraliza la Cidade da Cultura

La Xunta de Galicia ratifica la moción aprobada ayer por el Parlamento gallego para detener las obras restantes del megaproyecto ruinoso que impulsó Manuel Fraga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha confirmado hoy la paralización definitiva de los dos edificios pendientes de construir en la Cidade da Cultura, un monumental proyecto arquitectónico diseñado por Peter Eisenman en la época de Manuel Fraga al frente del Gobierno autonómico.

Núñez Feijóo ha anunciado esta decisión tras la reunión semanal del Ejecutivo gallego, un día después de que el Parlamento regional aprobara una moción propuesta por el BNG para detener las obras restantes en el monte Gaiás de Santiago de Compostela, el Teatro de la Ópera y el Centro de Arte Internacional.

'La Galicia que decidió hacer el proyecto era la de la bonanza y la que yo gestiono es la de la crisis', ha afirmado Feijóo, que ha considerado que contar con un nuevo edificio para el arte y otro para la música 'no es lo prioritario' para Galicia en la situación actual.

El complejo ideado por el arquitecto estadounidense Peter Eisenman constaba de seis edificios en su planteamiento inicial, de los que hay cuatro construidos en una inversión que supera los 287 millones, según la Xunta. Los otros dos, valorados en 170 millones, más costes en equipamiento y mantenimiento, no se han iniciado y su construcción se detuvo la pasada legislatura, en principio hasta 2014, momento en el que estaba previsto hacer una reflexión sobre la paralización definitiva.

Para dar cumplimiento al mandato de la Cámara autonómica el presidente gallego ha encargado al responsable de Cultura, Xesús Vázquez, que comunique a las empresas adjudicatarias de estos dos edificios una decisión 'que ya conocían', en alusión a la paralización temporal, 'y que ahora es definitiva'.

La paralización temporal, incluida en el plan Gaiás 2012-2018, ha ahorrado 77 millones de euros a la Xunta, según el propio Gobierno gallego, que precisa que las empresas adjudicatarias -dos UTES, una formada por Copasa y Acciona y la otra por estas dos sociedades y OHL- habían renunciado a las indemnizaciones. Al convertir en definitiva esta decisión, Núñez Feijóo ha asumido que las empresas reclamarán una indemnización, aunque no ha querido adelantar una cifra ya que 'hay que negociar'. En cualquier caso, se ha mostrado convencido de que las empresas 'serán inteligentes' en la negociación que comenzará cuanto antes, ha dicho.

Para Núñez Feijóo, la cuantía de la indemnización, de todos modos, será una 'cuantía mínima' en comparación con los 170 millones de euros que habría costado la ejecución de los dos edificios, una cantidad a la que habría que sumarle el dinero de la puesta en funcionamiento, el mantenimiento y el equipamiento. Ayer, tras la votación en el Parlamento, que fue apoyada por BNG, PP y AGE, y en la que se abstuvo el grupo socialista, fuentes de este grupo justificaron su voto por la necesidad de negociar primero las indemnizaciones con las empresas, que cifraron en 18 millones de euros.

El presidente gallego preguntado por esta cifra ha insistido en que hay que negociar y para eso, para el interés general de los gallegos, es mejor mantener 'un silencio prudente' y no decir una cifra. 'Yo defiendo el interés general de Galicia, no de las constructoras', ha señalado.

Sobre el método elegido para hacer pública esta decisión, el apoyo a un punto de una moción del BNG, Núñez Feijóo ha indicado que el grupo que apoya al Gobierno (el PP) debe votar con la oposición 'si presenta algo razonable' y ha defendido que había que aprovechar esa 'propuesta de consenso', ya que la decisión de instar a la Xunta a negociar inmediatamente la paralización definitiva no tuvo ningún voto en contra.