Público
Público

La feria echa de menos a Stieg Larsson

El poco éxito de los nuevos autores de novela negra nórdica, la crisis y el mal tiempo son las razones para la bajada de ventas. Los editores consideran que el lector selecciona más los títulos y busca los libros de fondo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La 69 edición de la Feria del Libro de Madrid, que termina hoy, no pasará a la historia como una de las más exitosas. La ola de frío y lluvia que llegó a partir del último lunes acabó con las esperanzas que habían surgido los primeros días entre libreros y editores. Todo el sector del libro coincide en el análisis: el primer fin de semana, soleado y caluroso, había muchas ganas entre los lectores de ejercer cierta soberanía y olvidar el pesimismo de la crisis económica, pero al cambiar el tiempo, ese ánimo se torció.

El año pasado, las ventas aumentaron un 10% con respecto a 2008. Según los datos de la Feria, la media de incremento entre las editoriales se situó entre el 9,5%, el 7,2% entre las librerías generales y un 5% entre las librerías especializadas. Este año, a pesar de que todavía no se conocen las cifras oficiales, Teodoro Sacristán, director de la Feria, ha confirmado a Público que 'se espera que sean algo peores que en 2009'. Habitualmente, la media de recaudación de cada caseta está entre los 25.000 y los 35.000 euros en los 17 días que dura esta fiesta del libro. Este año, la media no será tan alta.

La lluvia es una de las grandes razones para la bajada de público y ventas. También la crisis económica y que este año no haya habido un gran superventas como Stieg Larsson. 'El efecto Millennium ya se ha acabado y los nuevos autores de novela negra nórdica no tienen el mismo éxito', señala Salvador, de la librería Blas. Pero hay una tercera causa, según sostienen los libreros y editores: en tiempos malos, el best-seller de consumo rápido desaparece. Eso trae consigo otra consecuencia y es que el lector se vuelca en un volumen más cuidado y que venga con buenas referencias.

Para algunos sellos independientes esta ha sido su mejor feria

De ahí que para algunos sellos independientes esta ha sido su mejor feria. A pesar de que las novedades de Arturo Pérez-Reverte (El asedio), Julia Navarro (Dime quién soy) y María Dueñas (El tiempo entre costuras) han sido las más buscadas por los lectores, el libro de fondo, especializado y la buena edición han tenido su público.En una época de crisis, con bajadas de ventas de enero a mayo del 30% y con unas devoluciones que no bajan tampoco del 30%, la Feria sirve para rescatar libros que si no, como señalan desde la editorial Herder, 'estarían muertos'.

Uno de estos casos es el de la editorial Nórdica, que dirige Diego Moreno: 'Este ha sido nuestro mejor año, hemos subido más de un 30% con respecto al año pasado'. Este sello está especializado en literatura escandinava, pero muy alejada de la novela negra nórdica, 'que ya está empezando a decaer. Ha habido títulos buenos, pero lo que viene ahora empieza ser muy malo. Y la gente no está dispuesta a que le den gato por liebre', señala Moreno. Entre sus libros más vendidos ha estado La casa del mirador ciego, de la noruega Herbjorg Wassmo, una obra publicada por primera vez en 1981.

El lector llega a la Feria en busca de un libro que tenga buenas referencias, 'como también puede ser Los pilares de la Tierra, de Ken Follet', estima este editor. En la editorial Machado Libros corroboran el análisis: 'Nosotros hemos vendido este año un 10% más que el pasado. Hay muchos lectores que el primer día te piden el catálogo y luego llegan con los libros que quieren marcados'. Su pelotazo ha sido el ensayo La cultura de la cursilería, de Noël Valis, un libro que no baja de los 20 euros.

'Nosotros hemos vendido este año un 10% más que el pasado'

La opinión en Salamandra, Pre-Textos y Herder es muy parecida. Son editoriales que apenas llegan con novedades porque saben que títulos como El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl, 'siempre nos salva', confirman en Herder. En esta editorial señalan además que la Feria es el gran momento para mostrar al lector ejemplares como Historia social de la magia, un libro de Christoph Daxelmüller editado en 1997, 'que sabemos que está muerto porque ya no lo tenemos ni en las librerías'.

En el terreno de la novela gráfica, el gran long-seller es el que también acaba haciendo la mejor caja. Maus, de Art Spiegelman, aún está por delante de títulos recientes como ¡Puta guerra!, de Tardi, en una edición de Feria en la que las editoriales y librerías tampoco están muy contentas. 'El año pasado sí fue el de la explosión de la novela gráfica, pero este año estamos vendiendo mucho menos', sostiene Ana, de la librería El Aventurero.

El afán por encontrar títulos diferentes también beneficia a los sellos que llegan con la artillería de las novedades. De hecho, en Anagrama reconocen que confían bastante en los libros del psicólogo Oliver Sacks, editados desde los años ochenta.

Las novedades no siempre ganan al libro de fondo

En Tusquets ocurrelo mismo con Henning Mankell. Este año, gracias a La última noche en Twisted River, de John Irving (vendieron en la caseta de la editorial Tusquets 60 ejemplares el primer fin de semana), aumentaron las ventas de otros libros de este autor como La cuarta mano.

El lector quiere buenos títulos, pero también libros bien editados. El volumen caro, que apenas tiene ya su lugar en las librerías, suele encontrar su sitio en estas casetas. 'Hay muchos lectores que se quedan con Los pensamientos poéticos de Heidegger porque es muy buena edición. ¡Pero es que tardamos tres años en hacerla!', manifiesta Carlos, de Herder. La tapa dura se impone a los libros de bolsillo.

Las novedades no siempre ganan al libro de fondo. Sin embargo, ¿esto ayuda para acabar con la burbuja editorial e inflación de títulos? Ahí las editoriales y librerías son mucho más pesimistas: 'El mal de la burbuja editorial no se acaba con la Feria. Son los editores los que deberían poner un coto a esto. Hay editoriales que, por mucha caseta que tengan no se traen ni el 10% de lo que tienen. Y lo cierto es que hay mucho malo, pero también hay mucho bueno que se pierde porque no tiene visibilidad', sostiene Diego Moreno, de la editorial Nórdica.

‘Maus’
Art Spiegelman
Esta historia biográfica de Art Spiegelman sobre el Holocausto es un valor seguro desde su publicación en 1989. Desde 2002, ‘Persépolis’ de la iraní Marjane Satrapi también encabeza la lista de novelas gráficas más vendidas.

‘El hombre en busca de sentido’
Viktor Frankl
La experiencia de Viktor Frankl en los campos de concentración nazi, donde perdió a toda su familia, continúa siendo un superventas desde su primera edición en español en 1995.

‘El arte del cambio’
Paul Watzlawick
Esta obra de psicoterapia sobre los trastornos obsesivos y fóbicos es una de las grandes para aficionados a los libros de autoayuda. En español apareció en 1995.

‘Cuentos completos’
Robert Louis Stevenson
Estos relatos fueron reunidos el año pasado por Mondadori y desde entonces son de los más buscados. Fueron escritos a finales del siglo XIX.

‘Cuentos completos’
Edgar Allan Poe
El clásico renació el año pasado para muchos lectores. Buena parte de culpa la tuvo la edición de este libro por Páginas de Espuma. Desde la feria de 2009 es uno de los libros más exitosos.

‘Trieste’
Angelo Ara y Claudio Magris
Este recorrido por el devenir reciente de la ciudad italiana a partir de investigaciones históricas exhaustivas es otro de los grandes pelotazos de la Feria. Fue publicado por Pre-textos en 2007.

‘Los hermanos Tanner’
Robert Walser
En Siruela miman al autor suizo Robert Walser, ya que sus libros siempre son de los más solicitados por los lectores.

‘Ssesinos sin rostro’
Henning Mankell
El autor sueco es uno de los más buscados desde 2001, antes de la explosión de la novela negra nórdica.

‘Despertares’
Oliver Sacks
Este clásico de los años ochenta nunca baja de la lista de los más vendidos en la feria.