Público
Público

El festín de los sentidos, en la Biblioteca Nacional

La Biblioteca Nacional prepara la exposición 'El libro como...', una apuesta por la interacción con libros objeto y libros de artistas complementados con sonidos, música, imágenes y olores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Biblioteca Nacional inició a principios de año una iniciativa peculiar que se concretará hoy con la exposición El libro como... La muestra, organizada por BNE y Acción Cultural Española (ACE), propone una interacción con los visitantes a partir de libros objeto y libros de artistas -Picasso, Miró, Tàpies...-, cuya percepción será modificada y complementada a través de música, sonidos, imágenes, olores.... Se trata de una apuesta que busca estimular los sentidos para reflexionar acerca del futuro del libro, de sus múltiples soportes y formatos.

Dividida en nueve secciones temáticas (el libro como: cazador de instantes, poética de la mirada, destino, manjar, libro de artista, deseo, herida, música y viaje), uno de los atractivos de la muestra es que en ella se recogen sugerencias de lectores anónimos, quienes desde mediados de febrero han enviado a BNE los textos de la literatura universal que en su opinión hacen las mejores descripciones de personajes, de una forma física o psíquica. Para clausurar la exposición, a mediados de enero de 2013, se publicará un e-book, un libro redactado por los propios visitantes.

Magda Polo Pujadas, profesora e investigadora del Departamento de Arte de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona, ESMUC y Universitat Ramon Llull, es la comisaria de la muestra, una exposición que comenzó a interactuar con los lectores antes de su inauguración a través de Facebook y correos electrónicos. Al frente anteriormente de otras muestras sobre libros de artistas, esta estudiosa aceptó la oferta de la directora de la Biblioteca Nacional, Glòria Pérez Salmerón, para escoger obras del fondo de la BNE y, en sus propias palabras, 'crear un proyecto que despertara todos los sentidos y que fuera una propuesta muy novedosa en el ámbito expositivo. Así, pues, me puse a trabajar y durante más de un año me he dedicado a investigar sobre el fondo de la BNE para poder mostrar obras que son realmente valiosas y curiosas'.

¿Todas las obras de artistas serán de fondos de la Biblioteca Nacional?

Sí, todas las obras de los artistas de prestigio son de la BNE y ciertamente son obras de una gran calidad compositiva y literaria. Tenemos obras de Picasso, Miró, Saura, Tàpies, Chillida...

La novedad es la forma en que se van a mostrar los libros, con elementos sonoros, visuales... ¿Cómo se han seleccionado estos elementos?

La muestra pretende romper una lanza a favor de vivir las exposiciones de una manera muy distinta a como se suele hacer en las visitas de la mayoría de ellas, conseguir que sea una inolvidable experiencia estética. La idea era acompañar los fondos de una vivencia especial, que no tan sólo se pudiera terminar la exposición habiendo adquirido información y conocimiento, sino que también se hubieran podido descubrir aspectos que los libros de artista no evidencian pero a los que remiten de manera sutil. En la selección de los distintos elementos (realizada por ella misma) hemos tenido que ser realistas y en la época de crisis que estamos viviendo reducirlos y adaptarlos a una situación de contención. Pero a pesar de ello, se juega con distintos aspectos más o menos lúdicos. Por ejemplo, hay una sección en la que se incluyen libros de artista en que la temática ha sido la música, pero dentro de esta misma sección he introducido partituras musicales contemporáneas (de la sección de música de la BNE) que son realmente composiciones plásticas y el visitante tendrá la posibilidad de escuchar música gráfica o visual.

Textos y otros elementos se complementan para estimular los sentidos del visitantes, ¿qué relación hay entre unos y otros?

Cada sección de la exposición se introduce con un texto que he redactado y que tiene como misión contextualizar la sección y acompañando a cada libro se encontrará una ficha con los principales datos. Lo interesante también es que cada visitante explore por él mismo la relación que se establece entre los distintos textos de los libros y las distintas intervenciones artísticas que dialogan con ellos. Tratándose de libros especiales, de libros de artista, esta exposición tiene un catálogo, El libro como..., que está en total sintonía con el alma de la misma, ya que el mismo catálogo es un libro de artista en el que el lector podrá intervenir y acabarlo. No quiero avanzar nada más.

¿Qué joyas de la BNE se descubrirán en esta exposición?

Según el interés del visitante habrá obras que podrán ser calificadas de joyas. Voy a mencionar solo algunas de ellas: Nocturn matinal, de Joan Brossa y Antoni Tàpies; Les plus beau cadeau, de Miró, Chillida...; La regla abstracta, de Joaquin Torres-García; Insectario, de Louis Seoane; Llambrec material, de Takigucchi y Tàpies; Lunarie, de Hölzer y Palazuelo; Ubu Roi, de Jarry y Miró, El entierro del conde Orgaz, de Picasso; El mar de Ginebra, de Barceló; La balanza de la aurora, de Zambrano y Ràfols-Casamada; El Criticón, de Gracián y Saura; Voz acorde, de Chillida...

¿En los textos escogidos por los lectores ha habido muchas coincidencias? ¿Habrá sorpresas?

Este texto se va a utilizar para la sección de El libro como cazador de instantes. Hemos recibido más de 500 propuestas de citas descriptivas en distintas lenguas. Entre ellas hay textos de autores que se han destacado por el retrato literario, como Thomas Mann, Mario  Benedetti, Josep Pla... Por tanto, autores consagrados, pero también hay autores noveles y otros que no se han dedicado específicamente a la descripción de personajes de manera profusa, pero que han aportado, según los lectores, un discurso poético muy sugerente.

Una intención de la exposición es reflexionar sobre los distintos formatos y soportes del libro, ¿cuál es su reflexión sobre ello?

Yo soy de la opinión que el libro es algo inagotable. Y al ser inagotable se presta a múltiples posibilidades, tanto en la concepción del contenido como en el formato y el soporte. El soporte papel y el digital convivirán siempre porque cada uno tienen distintos lugares que ocupar. En absoluto creo que un soporte acabe con otro, debate que se está llevando a cabo desde el nacimiento de los e-books. La hibridez del libro como transmisor de cultura le permite una gran flexibilidad.

¿Podría explicar el proyecto de redacción del e-book que se hará al final de la muestra?

La sección de El libro como destino invitará a los visitantes que así lo deseen a redactar una parte de un libro confeccionado a partir de las colaboraciones de todos los visitantes que hayan querido hacerlo. Se creará un cadáver exquisito literario, donde cada uno continuará lo que alguien anterior a él haya escrito. Al final de la exposición se juntarán los textos y se editarán en forma de e-book. El destino nos sorprenderá a todos.