Público
Público

El Festival de Sitges ama a Jaume Balagueró

El director presenta en el certamen Mientras duermes', un thriller de corte clásico  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No hay público más entusiasta que el del Festival de Sitges. Una salva de aplausos saluda en cada sesión la careta animada del certamen en cuanto aparece en la pantalla. Pero no resulta tan habitual que se jalee el nombre de un director en los créditos iniciales de una película. Así sucedió en el primer pase de Mientras duermes, el nuevo filme de Jaume Balagueró, un habitual del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya.

Esta aclamación ratifica que este cineasta encarna 'aquello que queremos que sea Sitges', sentencia el director del evento, Ángel Sala. Balagueró pasó de ser uno de esos espectadores apasionados que en sus años mozos reivindicaba el género fantástico desde un fanzine propio, Zineshock, a estar presente en la programación del certamen con la mayoría de sus películas ya desde su primer corto como director, Alicia. El amor entre Sitges y Balagueró es mutuo, y anoche se selló con la entrega al realizador de uno de los premios honoríficos del festival, La Màquina del Temps.

La película muestra un suspense claustrofóbico y cocido a fuego lento

Con Mientras duermes, Balagueró repite la idea presente en las dos entregas de [Rec] de ambientar una historia de miedo en el escenario único de un edificio de apartamentos. Desde esta base común ha llevado a cabo una película muy diferente a las codirigidas con Paco Plaza. En su nuevo trabajo, Balagueró desarrolla un thriller psicológico que abandona los retos digitales y posmodernos de los dos títulos anteriores para regresar a una concepción más clásica y contenida del género.

En Mientras duermes no hay apariciones espectrales, cámaras al hombro, sustos inesperados, ni zombis. Sólo un suspense claustrofóbico y cocido a fuego lento por un portero que, incapaz de ser feliz, se dedica a hacer todo lo posible para que tampoco lo sea su prójimo. 'Después de [Rec], cuyo planteamiento como falso documental acotaba mucho lo que podíamos hacer, tenía ganas de volver a utilizar los recursos tradicionales para crear tensión', explica Balagueró. 'También trabajamos en el aspecto naturalista que permite hacer creíble ese microcosmos. Además, quise añadirle un tono de fábula al enfrentar una caperucita o, mejor, una bella durmiente con un lobo feroz. No nos planteamos un clímax violento porque el personaje no es el típico psicópata sanguinario', cuenta el director.

Luis Tosar y Marta Etura protagonizan el nuevo trabajo del realizador catalán

César, otra de esas interpretaciones inapelables de Luis Tosar, reina en la finca modernista donde trabaja. Por la mañana ejerce de portero de vida gris que se muestra afable con los vecinos. Por la noche, aprovecha el acceso que le da su trabajo a la intimidad de la gente para alterar sus vidas. Se mueve por mera envidia, esa envidia cotidiana que corroe al común de los mortales.

Cuando en el edificio se instala Clara interpretada por una luminosa Marta Etura,una vecina que se muestra obstinadamente alegre, César encuentra a su víctima ideal. 'Partimos de un sentimiento común, la envidia, para construir la historia', añade el guionista Alberto Marini. El objetivo es que 'el público sienta empatía con el malo sin que llegue a identificarse con él'.

Mientras duermes juega a provocar un sentimiento contradictorio en el espectador: pendientes en todo momento de los movimientos de César, llegamos a desear que no lo atrapen. Excepto en una única secuencia. Más que por los muchos actos perversos que lleva a cabo, lo que provoca más rechazo hacia el protagonista son unas palabras que el portero dirige a una vecina madura y solitaria, excelentemente interpretada por Petra Martínez. Tosar, que subraya la intención de presentar a César como un malvado cotidiano, también rompe una lanza a favor de los porteros: 'En este país ya hay casi cinco millones de parados. Sólo faltaría que la película provocara más'.

Quien por el momento no tiene intención de parar es la productora de la cinta, Filmax, cuyo presidente, Julio Fernández, ha anunciado los próximos proyectos: una adaptación de La isla de cemento, de J.G. Ballard, a cargo de Brad Anderson y protagonizada por Christian Bale, y la puesta en marcha de [Rec] 4. 'Espero que el amigo Balagueró se ponga las pilas con esta', afirmó Fernández. Jaume, que se apeó de la dirección de la tercera entrega de [REC], contestó ruborizado con un silencio.