Público
Público

‘Feud: Bette and Joan’: el choque de dos divas arrinconadas por Hollywood

Creada por Ryan Murphy y disponible desde hoy en HBO España, esta serie recrea el mítico enfrentamiento entre Joan Crawford y Bette Davis durante el rodaje de ‘¿Qué fue de Baby Jane?’ sin obviar el reflejo y la crítica de un sistema que arrinconaba a las actrices maduras.

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4
Comentarios:

Susan Sarandon y Jessica Lang  interpretan a Bette Davis y Joan Crawford en Feud.

No se soportaban. Se envidiaban la una a la otra. Se hacían la vida imposible. Y aún
así se necesitaban. Esta es la historia de Feud: Bette and Joan, el reflejo de una
rivalidad de proporciones bíblicas
como ya avisaba Olivia de Havilland (Catherine
Zeta-Jones) en el tráiler de la nueva serie creada por Ryan Murphy, un cerebro que
nunca para de crear.

El primer episodio puede verse desde hoy en HBO España.Susan Sarandon es Bette Davis y Jessica Lange, Joan Crawford. Murphy las recoge en su caída, inmersas en un Hollywood de los años sesenta que arrincona a sus actrices maduras. Algo que, por desgracia, no ha cambiado del todo décadas después.

Dos estrellas del cine durante los años cuarenta y cincuenta veneradas y
solicitadas por todos que a medida que han soplado velas y acumulado arrugas han visto cómo quedaban relegadas al olvido.

En su afán por recuperar la fama y la gloria perdidas, Crawford se embarca en la
aventura de encontrar una novela
que adaptar en la que su protagonista sea una
mujer madura. Así da con ¿Qué fue de Baby Jane? Pero necesita a una actriz que le
de la réplica. Alguien con talento y de una edad similar. Así es como llega a Bette
Davis,
otra diva caída en el olvido, inmersa en una obra de teatro y con la que
mantiene una insana rivalidad
desde hace tiempo.

La serie muestra como ambas protagonistas han afrontado el ninguneo de Hollywood.

El piloto de Feud sitúa a ambas actrices en el momento de su carrera en el que se
encuentran cuando el proyecto nace y cobra forma. Muestra cómo ha afrontado
cada una el ninguneo de Hollywood
.

Lange interpreta a una Crawford que se resiste a dejar de actuar y que tira de coraje y orgullo para encontrar un guion adecuado a su talento y su edad. Y si para eso debe usar todas sus armas y poder de convicción con el fin de embarcar en su renacer cinematográfico al director Robert Aldrich, lo hace.

Por su parte, a Davis la vida profesional no le trata tan mal y sobrevive en el teatro.
Aún así, echa de menos las cámaras y acaba superando su rechazo hacia la instigadora de la adaptación bajo la promesa de que sería la Baby Jane del título y
la esperanza de conquistar un tercer Oscar. Susan Sarandon está arrolladora en el
papel.

Ambas, Sarandon y Lange realizan un retrato cuidado y real de dos actrices
a las que el espectador ha visto en acción en decenas de ocasiones. Se mueven
como ellas, hablan como ellas y hasta se parecen físicamente. Siempre desde el
cuidado y el respeto alejándose de la caricatura.

Feud, relata la
historia de una rivalidad, de una enemistad que trascendió a la pantalla

Feud, cuya segunda temporada se centrará en Lady Di y el Príncipe Carlos, relata la
historia de una rivalidad, de una enemistad que trascendió a la pantalla. En un
mundo dominado por hombres, dos estrellas como ellas hacen lo posible por
reivindicar su lugar en la historia.

El resultado fue la memorable ¿Qué fue de Baby Jane?, un clásico del terror psicológico que giraba en torno a dos hermanas,actrices, condenadas a compartir la vejez y en la que una hace la vida imposible a la otra. La ficción tenía mucho que ver con la realidad.

Murphy va más allá de lo que se vio en las pantallas en 1962 y se cuela en sus mansiones, en el plató de rodaje, en la oficina de Jack Warner (Stanley Tucci) para contar esta otra parte de la historia. Aspectos como los enfrentamientos entre
Davis y Crawford dentro y fuera del horario de trabajo, los dardos envenenados
que se mandaban directa e indirectamente y el papel de la prensa en todo esto,
pero, sobre todo, el de sus jefes (hombres) se suceden unos tras otros.

Feud muestra un
retrato de una época en la que la mujer madura no contaba. 

A parte de la rivalidad de estas dos grandes actrices, en Feud hay mucho del
retrato de una época en la que la mujer madura no contaba
. No había papeles para ellas. Y cuando Crawford encontró el material perfecto para una gran película,
productor y director, en lugar de intentar sembrar la paz entre las protagonistas,
se dedicaron a alimentar sus fobias y envidias.

El choque de trenes era inevitable y ellos no solo no hicieron nada por minimizar los daños, sino que alimentaron el fuego.

Desde sus títulos de crédito, animados y cargados de significado como si fuesen un
corto, el espectador es arrastrado a otra época, a otra forma de hacer cine.

Decorados, música, vestuario, maquillaje y peluquería trabajan en perfecta
consonancia para sumergir a quien ve la serie en un rodaje de los sesenta. En ¿Qué
fue de Baby Jane? todo giraba en torno a Davis y Crawford y se sostenía sobre ellas.

En Feud todo gira en torno a Sarandon y Lange, pero si olvidar esa crítica al sistema que subyace en todo momento.

Con Feud: Bette and Joan, Murphy ha abierto una nueva franquicia que promete
grandes historias y temporadas.

Por ahora, ocho episodios con ellas dos comoprotagonistas que hará que quienes aún no han disfrutado de ¿Qué fue de Baby Jane? se lancen a verla. Doble disfrute. Por un lado, la serie. Por otro, un clásico del cine que también está disponible en HBO España.