Publicado: 19.07.2014 10:32 |Actualizado: 19.07.2014 10:32

El FIB se lo juega todo a la carta de Kasabian y sale ganador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Festival Internacional de Benicàssim se lo jugaba todo a la carta de Kasabian para celebrar sus 20 años y para demostrar que tiene cuerda para otros tantos, y la apuesta les ha salido redonda con un potente y espectacular directo de la banda de Leicester.

Alternando temas de su nuevo trabajo 48:13 con los de sus cuatro anteriores álbumes, se han reafirmado como una gran banda con grandes aspiraciones.

Para el director del evento, Melvin Benn, este era el cabeza de cartel perfecto para el 20 aniversario de la cita benicense.

Y aunque quizá Kasabian se haya quedado algo solo en las letras en negrita del resto del cartel -aunque algo arropados por la última incorporación de The Libertines- el concierto ha dejado buen sabor de boca a los miles de fiberos entregados a las letras y a los potentes "riffs" guitarreros que se vuelven todavía más bailables con su último trabajo que incluye temas diseñados para ello como Eez-eh.

Una actuación que ha durado una hora y media y que no ha decaído en ningún momento, con un espectáculo de luces y visuales que acompañaba a la euforia incontenible de miles de entusiasmados parroquianos y que ha tenido como colofón el tema Fire para deleite de los fiberos.

El otro gran protagonista de la noche ha sido la lluvia, que ha aparecido tímida por momentos, pero que ha descargado un chaparrón de gran intensidad a las 10.15 horas que ha durado algo menos de un cuarto de hora y que ha obligado a suspender la actuación de Automatics en el escenario Fibclub.

A esa misma hora sonaban los divertidos Of Montreal, a los que la lluvia solo les ha obligado a retirarse un poco hacia atrás, pero ha respetado el resto del concierto sin mayores problemas.

A los miles de británicos, más acostumbrados a las inclemencias meteorológicas, no les ha importado mucho el agua, la cual ha aliviado en parte la sensación de bochorno por la alta humedad en el ambiente.

El aguacero ha deslucido en lo visual el resto de actuaciones ya que las pantallas no han podido continuar emitiendo y los asistentes se han perdido los buenos planos a los que nos acostumbra la realización.

Pero esta segunda jornada también ha tenido otros buenos momentos de alta calidad musical como la delicia psicodélica de los australianos Tame Impala, que han desgranado los temas de su último trabajo Lorenism con un directo impecablemente combinado con los visuales hiponizantes con temas como Feels Like We Only Backwards o Elephant.

El caballero británico Paul Weller tiene clase y se nota en cada una de sus canciones.

Lo ha demostrado hoy en el escenario Maravillas acompañado por una banda que dejaba pequeño tan espectacular espacio, para repasar muchos de los grandes éxitos publicados en su basta carrera y parte de los cuales ha recogido recientemente con su último álbum Modern Classics.

El Maravillas hoy ha dado para mucho, porque el veinteañero Jake Bugg ha demostrado que se puede crecer musicalmente cogiendo mucha carrerilla sin que apenas se te mueva un pelo del flequillo.

Bugg presentó su primer álbum en el FIB 2013 y dejó tan buen sabor de boca que ha vuelto en 2014 con nuevo trabajo bajo el brazo, Shangri La.

Han sonado las fantásticas Lighning Bold, Slumville Sunrise, What Doesn't Kill You y ese tema por el que le criticaron por afirmar con apenas 18 años que lo había visto todo -Seen It All- y que puede cantar tranquilamente después de haberse paseado por los escenarios de medio mundo.

Para mañana el FIB se ha guardado una de las últimas incorporaciones al cartel y que ha supuesto una alegría a los que ya tenían su abono comprado, la actuación de The Libertines, que vuelven a los escenarios después de un gran parón y que prometen otro gran momento en el escenario principal.

A estos se sumarán nombres como Katy B, Lily Allen y un par de joyas nacionales: Jero Romero y Triángulo de Amor Bizarro.