Público
Público

El físico no lo es todo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La saga FIFA ha pasado por el diván y ha decidido que el físico no podía seguir dominando el mejor simulador de fútbol desde la llegada de las consolas de tercera generación. Tras darse cuenta de que los equipos con futbolistas rápidos y fuertes se imponían a los que contaban con jugadores más brillantes, han apostado por potenciar el toque y complicar enormemente la manera de defender.

Se acabó presionar por todo el campo los 90 minutos agobiando con dos defensores al portador del balón. Ahora hay que aprender cuál es el momento justo para realizar la entrada sobre el rival y manejarse con las defensas en zona. Hay que ser muy preciso con el botón para cortar el balón. No vale con dejarlo pulsado y esperar el contacto en el que el futbolista con menos físico siempre resultaba peor parado. Las principales novedades a la hora de jugar son los pases mejorados para los futbolistas más creativos y regates en corto para los cracks.

El modo online sigue siendo sobresaliente. En él se incita al pique entre aficiones con una nota media de los resultados que obtienen los seguidores de cada equipo.

Las lesiones son ahora más realistas, no hace falta recibir una patada para caer dolorido. Un futbolista cansado realizando un esfuerzo en una carrera puede acabar con una rotura muscular.

En el modo club, en el que cada usuario juega con un jugador creado a su gusto, la figura del mánager será decisiva para organizar el equipo de amigos y evitar comportamientos individualistas por el bien del vestuario.

Lo mejor

-El nuevo sistema defensivo que añade realismo al juego, potenciando a los equipos más técnicos sobre los físicos.

-El excelente modo online, bien sea para jugar solo o en el mismo equipo con amigos.

-Las lesiones realistas.

-La banda sonora, con más de 40 canciones variadas. 

Lo peor

-Adaptarse al nuevo sistema defensivo lleva tiempo y a muchos les supondrá un gran esfuerzo. Consejo: configurar los botones defensivos con mayor acceso a los que más se van a usar.

-Aunque el número de licencias oficiales sigue siendo notable, se echan de menos algunas selecciones y varios clubes exóticos.