Público
Público

El flamenco viaja al fondo de la mina

Un pozo de La Unión albergará dos conciertos del 50 festival del Cante de Las Minas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El interior de la mina Agrupa Vicenta, del recién inaugurado Parque Minero de La Unión (Murcia), es el escenario de dos de los conciertos del 50 festival del Cante de Las Minas.

Así, los cantes de Levante regresan allí donde nacieron: el fondo de un pozo de la entonces rica sierra, que ya fue explotada en los siglos I y II por los romanos.

Este parque temático, ubicado en la Sierra Minera, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), ha sido restaurado en su aspecto medioambiental y arquitectónico para mostrar el trabajo y esfuerzo de los mineros de finales del siglo XIX y principios del XX, cuando La Unión llegó a contar con 30.000 habitantes y se conocía como la Nueva California europea.

Dentro de esta realidad, cuyo proyecto comenzó en 2004 con ayuda económica de la Unión Europea, la mina Agrupa Vicenta, una de las ocho restauradas, será el escenario donde los días 10 y 11 de agosto ofrecerán sendos recitales flamencos el onubense José Arcangel y el granadino Juan Pinilla.

Esta mina es el atractivo principal del parque, que muestra el proceso industrial desde la extracción del mineral, la pirita en este caso, hasta su transformación en metal. En tiempos, los romanos extrajeron sus vetas de plata. En su última fase, hasta 1945, hierro, plomo, zinc y azufre. Se accede a ella por una empinada senda conocida como Camino del 33, por donde los mineros transportaban el mineral. Ahora es un paseo bordeado por sabinas moras, palmitos y pinos, replantados dentro del aspecto medioambiental del proyecto. En su interior, a 80 metros de profundidad, se ha creado un pequeño espacio dedicado a actuaciones.

El alcalde de La Unión, Francisco Bernabé, ha explicado que de esta forma esas coplas de Levante regresan al interior de la mina, donde nacieron. Son cantes de cuatro o cinco versos octosílabos como la taranta, la cartagenera o la minera.

El duro y peligroso trabajo del minero de siglos atrás, tanto del lugareño como el que acudió en busca de trabajo desde Almería, Granada y otras zonas limítrofes para aliviar el hambre, es el protagonista de sus letras cantadas desde unas gargantas rotas por el polvo del interior de la tierra.

En su historia, un personaje importante es Antonio Grau Mora (1.847-1.906), conocido como Rojo el Alpargatero. Tenía un bar en el que los obreros se tomaban un coñá para quitarse el miedo antes de adentrarse en el tajo, y en el que, en sus escasos ratos libres, cantaban las coplas surgidas del 'pico y la barrena', los únicos útiles que usaban para romper la roca y llegar al mineral. Ahora, más de un siglo después dos talentos del flamenco, Arcángel y Juan Pinilla, entrarán a la mina a cantar, pero esta vez junto con un público que oirá sus voces y descubrirá ese lago de aguas rojizas, teñidas por el color de la pirita, que esconde en su fondo la Agrupa Vicenta.