Público
Público

Franco, el mayor generador de chistes de la historia de España

Era un hombre "soso" y "sin ningún sentido del humor", asegura el historiador Gabriel Cardona, que publica "Cuando nos reíamos de miedo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Franco, un hombre 'soso' y 'sin ningún sentido del humor', es el personaje de la historia de España que más chistes ha generado, asegura a Efe el historiador Gabriel Cardona, que acaba de publicar 'Cuando nos reíamos de miedo', una 'crónica desenfadada de un régimen que no tenía ni pizca de gracia'.

El humor fue 'una herramienta contra la dictadura', 'una forma de resistencia, una alternativa de oposición' al régimen, afirma Cardona (Es Castell, Menorca, 1938), doctor en Historia y ex militar de carrera por tradición familiar -'mi familia era militar, católica y de las Jons', resume-.

Los chistes, esos 'hijos maleducados y rebeldes del humor', reflejan 'la realidad muy bien', dice Cardona, quien dedica su libro, editado por Destino y con un DVD, al escritor e historiador Rafael Abella (Barcelona, 1917-2008), considerado como uno de los mejores cronistas de la España contemporánea, con quien escribió a cuatro manos 'Los años del Nodo'.

El chiste es un 'chispazo' de la inteligencia. La mayoría eran de oposición y lanzaban sus dardos preferentemente contra la diana de Franco, pero también los había franquistas. 'Franco era un personaje que no tenía ningún sentido del humor, era tímido, terriblemente tímido -subraya-, y los tímidos siempre tienen miedo a meter la pata y él siempre tuvo un cuidado exquisito de no hacerlo'.

El humor es 'arriesgado, imprevisible, es el trapecio de la imaginación y Franco nunca se atrevió a exponerse a esas cosas tan peligrosas, siendo, además, como era, una persona muy preocupada por su fama, por el qué dirán', asegura. Tras visionar las cintas del Nodo, Cardona afirma que sólo ha visto sonreír abiertamente a Franco en un par de ocasiones: cuando se encontró con Hitler en Hendaya, en la frontera hispanofracesa, en 1940, y con Eisenhower en Madrid, en 1959.