Público
Público

"Si fuera ministro lo primero que haría sería revocar con carácter inmediato las decisiones de Wert"

El músico granadino, exmiembro de '091', publica su séptimo trabajo en solitario, 'Formas de matar el tiempo'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Ignacio Lapido reúne las características fundamentales de un músico de culto: no ser conocido por el gran público, contar con un prestigio importante entre en sus compañeros de profesión y con el apoyo de unos fieles incondicionales. Se trata de un músico lo suficientemente importante como para convertir una de sus composiciones, Algo me aleja de ti, en una de las mejores canciones de Daiquiri Blues, el penúltimo trabajo discográfico de Quique González, uno de los referentes musicales de este país. Paradójicamente, mientras el vídeo en Youtube de la canción del madrileño ya cuenta con más de 80.000 visualizaciones, el de Lapido, autor del tema, apenas tiene 13.000. Sus discos permanecen en la sombra para una mayoría que probablemente nunca escuchará ninguna de sus canciones, lejos de un selecto grupo de seguidores que le apoyan religiosamente. Desde la independencia que le ofrece la autogestión, el ex de la mítica banda granadina 091 lanza su séptimo trabajo en solitario, Formas de matar el tiempo, con el que espera seguir consolidando una carrera construida piedra a piedra, canción a canción.

Ya son 7 discos los que ha publicado ¿Qué balance hace ahora con tanto trayecto recorrido de su etapa en solitario? ¿Con cada disco el reto es más complicado o la experiencia ayuda?

Mi balance se podría simbolizar con una exclamación. ¡Lo he vuelto a hacer! Tenga en cuenta que yo autoedito mis discos, y el trabajo añadido que lleva eso a veces se hace difícil. Claro que la experiencia ayuda pero siempre surgen problemas nuevos. En el plano artístico es distinto, porque esa es una tarea vocacional y yo estoy encantado con dedicarme a eso de hacer canciones y cantarlas en público. Desde el año 99, cuando grabé mi primer disco en solitario, creo que he ido perfilando mi propio estilo, asentándome como cantante... se puede decir que estoy satisfecho del camino recorrido.

'Mi balance se podría simbolizar con una exclamación. ¡Lo he vuelto a hacer!'Antes de ponerse a trabajar en este disco, ¿tenía alguna idea preconcebida de lo que quería conseguir?

No trabajo de esa forma. Las canciones van surgiendo poco a poco, algunas van creciendo y otras se autodestruyen. Cuando tengo una colección de canciones con el nivel adecuado es cuando me meto en el estudio. Se puede decir que trabajo sin premeditación pero con alevosía. Cada canción nace independiente, eso no quiere decir que luego, no sé si por el azar o por otra razón, haya un cierto espíritu compartido por todas ellas. Musicalmente sí tenía claro que el sonido que quería era un sonido muy de banda, es decir, que ya que los músicos que lo han grabado llevan tocando conmigo desde hace bastantes años, quería sacarle partido a eso: no es muy normal que un solista se acompañe de los mismos músicos durante un largo periodo de tiempo. Hay casos como Tom Petty o Neil Young, con sus Heartbreakers y sus Crazy Horse respectivamente... en otra dimensión, eso era lo que quería conseguir.'Trabajo sin premeditación pero con alevosía'

¿Qué inquietudes han motivado sus nuevas canciones incluidas en Formas de matar el tiempo?

Me nutro de la realidad que me rodea y de mi mundo interior. Digamos que esas son las dos fuentes que alimentan mis textos. Muchas veces sucede que el plano onírico invade el plano real en mis canciones, y está bien que así sea.

Usted es un músico muy reconocido por la crítica y por otros colegas de la profesión músicos,  pero quizás menos por el público a nivel masivo. ¿A qué atribuye -si se reconoce en esta descripción de artista de culto-  esta situación?

Sé perfectamente a lo que se debe: a que mi música no está en las coordenadas del gusto mayoritario de este país. Eso no es bueno ni malo, pero es así y no hay que culpar a nadie. A mí tampoco me quita el sueño. Lo del artista de culto... pues es una pregunta que me suelen hacer. En la triste realidad de la música en España hablar de artistas de culto suena hasta un poco pretencioso. Hay que tomárselo a broma. Yo la aceptaría si llevara aparejadas algunas ventajas... no sé, de tipo fiscal -risas-, pero los artistas a los que nos etiquetan de esa manera pagamos impuestos como los demás y comemos al menos un par de veces al día, igual que los que no son de culto, así que...

'Mi música no está en las coordenadas del gusto mayoritario de este país'¿Qué opina de los grupos que actualmente en España gozan de un gran apoyo mediático? ¿Calidad y éxito masivo son compatibles?

No opino nada en concreto. Si tienen apoyo mediático será porque lo merecen, es decir, porque a ustedes los periodistas, o a sus empresas, les caen en gracia o les hacen vender muchos periódicos, o porque su compañía se gasta un buen dinero para que eso sea así. Nada que objetar. Las reglas del negocio son las mismas desde hace décadas. No obstante tengo que señalar que calidad y éxito son dos conceptos compatibles. De hecho, mis grupos preferidos tuvieron muchísimo éxito. No se puede decir que Los Who, los Stones, los Beatles o Bob Dylan fueran artistas desconocidos. Tuvieron una repercusión grandísima, es decir, tuvieron éxito. Tal vez habría que reflexionar sobre el tipo de artista que consigue el éxito hoy en día. En los 60 Jimi Hendrix, un artista hasta cierto punto experimental y transgresor, consiguió varios número 1 en las listas. Y como él, algunos más. ¿eso sería posible ahora? Creo que no.

'Calidad y éxito son dos conceptos compatibles'La portada del disco parece cargada de simbolismo con esas fichas de dominó sin puntos... ¿qué quiere transmitir con ella?

Fue una idea de Alfonso Aguilar, Perroraro, que es el diseñador que ha trabajado en mis últimos discos. Sabe sacar conclusiones visuales de mis canciones sin caer en lo obvio, y sabe que a mí me gusta que los diseños de mis discos tengan un trasfondo metafórico que dé que pensar al que los ve. Son fichas de dominó dispuestas en una espiral y, efectivamente, todas son la doble blanca. Una imagen con ese punto inquietante que me gusta. Ahí están los conceptos de orden, azar, vacío... y todo ello susceptible de desmoronarse en cualquier momento.

Edita el disco también en vinilo, ¿Cómo escucha música habitualmente y qué le aporta este formato en concreto?

Creo que el formato da igual mientras sea buena música. Lo del resurgimiento del vinilo es una especie de intento de recuperación de un pasado mítico. Yo, cuando estaba en 091, sólo edité vinilos hasta el año 91, y he de decir que los lp's que se editaban en España en los años 80 eran una puta mierda, el material, me refiero, no pesaban nada y se hacían con vinilo reciclado de malísima calidad. Eso es lo que pasa cuando se idealiza la historia que no se ha vivido. Aclaro que mi disco está editado en vinilo de 180 gr.

 

'En los 60 Jimi Hendrix, hasta cierto punto transgresor, consiguió varios número 1. ¿eso sería posible ahora? Creo que no'

Es candidato a representar la SGAE en Andalucía ¿Qué cree que se ha hecho mal para que la entidad tenga tan mala imagen en España y qué propondría para un cambio en este sentido?

Los Consejos territoriales, que es lo que se va a votar, son un órgano de nueva creación para descentralizar en cierta manera el funcionamiento de la entidad. Se trata de que haya socios en cada comunidad que supervisen el funcionamiento de la entidad y sean la cara visible, aunque el poder de decisión va a seguir estando en la Junta directiva, que ya fue votada hace una año. En cuanto a la pregunta de qué se ha hecho mal... a la vista está que se han hecho mal muchas cosas. Los procesos judiciales que hay en marcha así lo demuestran. Hemos sido los autores los propios perjudicados, por eso la nueva etapa se intenta que los socios nos involucremos más en el día a día de la Sociedad. Aparte de los yo diría que una de las cosas que peor se han hecho es la falta de pedagogía. 'Hay unas multinacionales de telefonía que se están forrando a costa de los contenidos que ponemos los autores' En este país hay mucha gente, una mayoría diría yo,  que no sabe que el cantante que interpreta una canción, por muy famoso y millonario que sea, no tiene por qué ser el autor de la canción que canta. El autor puede ser un tío totalmente desconocido que si no fuera por los derechos de autor no ganaría para comer. Ése es su salario. Cuestionar eso es cuestionar que haya un colectivo de trabajadores que no cobren su salario por un trabajo realizado. Tampoco se ha explicado al resto de la sociedad que hay unas multinacionales de telefonía que se están forrando a costa de los contenidos que ponemos los autores. Esas empresas cobran mensualmente unas tarifas para que la gente disfrute de unos contenidos audiovisuales que alguien ha creado. Los que defienden a capa y espada ese eufemismo que es el libre intercambio cultural parece que están a favor de que unos pongamos el trabajo y otros se lleven la pasta. En fin... lo de presentarme a esto es porque tengo ganas de que me den hostias hasta en el carnet de identidad.

'Una de las cosas que peor se han hecho en la SGAE es la falta de pedagogía'

¿Qué puede hacer la sociedad para que la política tenga en cuenta los interesas de la sociedad y no tanto los de los poderes financieros?

Primero tomar conciencia de su situación. Segundo, no creerse lo que le cuentan, ni los políticos ni los medios, que normalmente deben grandes sumas de dinero a los bancos y no pueden incomodarles. Y tercero, actuar en consecuencia, a la hora de votar y en su vida cotidiana.

'Los escraches no creo que sirvan para nada más que para restar seguidores a la causa'Si tuviera la oportunidad de ser ministro de Cultura y la posibilidad de tomar una única decisión sobre la industria musical y la situación actual de los músicos, ¿qué medida llevaría a cabo?

Por favor... me pone usted en unas hipótesis... si fuera ministro de Cultura tendría que asistir a la Gala de los premiso Goya y sufrir las miradas aviesas de actores y productores. A las galas de la Música no tendría que ir porque sencillamente no hay. La música en España, y el rock en particular no existen para el poder. Para empezar lo que haría es revocar con carácter inmediato las decisiones que mi homónimo, el nunca bien ponderado, José Ignacio Wert ha tomado. Eso sería un buen comienzo para mi gestión.

'La música en España y el rock en particular no existen para el poderLeí una vez en un reportaje sobre Enrique Bunbury que decía que con 20 años uno quiere cambiar el mundo y con 40 sólo piensas en ponerle una valla a tu huerto. ¿Nos volvemos más conservadores con el paso de los años?

Depende de lo que se entienda por conservador. Si en ese huerto del que habla Bunbury lo que tienes plantado es algún tipo de planta 'espirituosa' pues a lo mejor no. Mire usted el ejemplo de Jorge Verstringe... de joven era militante de Fuerza Nueva y ahora es comunista. El caso contrario también se da, por ejemplo Jiménez Losantos en su juventud militaba en Bandera Roja o algún partido similar, y ahora... Yo creo que ser conservador es atarse a una ideología determinada, ya sea la ultraliberal o la maoísta. Lo que hace falta es que haya más librepensadores.

¿Qué opinión tiene de los escraches?

No creo que sirvan para nada más que para restar seguidores a la causa. Lo que no suma, resta, y es evidente que ese tipo de movilización no ha sumado seguidores. No obstante hay que señalar que la reacción de la derecha tildando de nazi esa forma de protesta me parece totalmente aberrante.

'Si fuera ministro lo primero que haría sería revocar con carácter inmediato las decisiones de Wert'Dice en una entrevista que una letra no puede cambiar el mundo pero si influir individualmente. ¿Qué opina de las canciones que se convirtieron en himnos revolucionarios y de protesta en un determinado contexto como L'Estaca, Al vent o las canciones de Paco Ibañez, entre muchas otras?

A Paco Ibáñez sí que lo escuché en su momento, yo era muy joven a mediados de los 70 y la verdad es que ni él ni Lluis Llach ni Raimon entraron nunca entre mis preferidos, tal vez por una cuestión de afinidad musical. A mí me ha gustado siempre el rock y ellos estaban en las antípodas de ese sonido. Me decía mucho más una canción de La Banda Trapera del Río o de Burning que una de Raimon. Qué le vamos a hacer.