Público
Público

La Fura dels Baus recuerda que todos somos lobos

La compañía teatral recupera el clásico Terra baixa', sobre una sociedad corrupta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el nuevo espectáculo de la Fura dels Baus el público está sentado y no es necesario que grite o lance objetos al escenario. Lo último de la compañía teatral dirigida por Carlus Padrissa es TerraBaixa Reload, una versión del clásico de Àngel Guimerà dirigida por Isidro Ortiz y el propio Padrissa. En el montaje, los actores presenciales, que son cuatro, dialogan con los que aparecen en unas imágenes filmadas y que se proyectan en las paredes de la nave gótica de la Biblioteca de Catalunya, un espacio con mucha historia que hace unos seis años se utiliza para representaciones teatrales.

El texto original de Terra baixa se estrenó en 1897 con un gran éxito que cruzó fronteras y colocó a Guimerà entre los grandes autores dramáticos. Y para destacar la vigencia del argumento de esta historia, que a partir de un conflicto amoroso trata sobre las tensiones humanas que surgen entre individuos que se rebelan contra lo establecido por su entorno, los directores de esta adaptación han optado por ceder todo el protagonismo al personaje de Marta. La actriz Marina Gatell interpreta a esta mujer que no se resigna a ser una víctima, y que a pesar de haber sido violada en todos los sentidos, toma conciencia y se libera. 'No sé por qué tengo que llorar de esta manera', pronuncia una Marta desolada nada más aparecer en escena. Y es a partir de estas palabras que teje un análisis de la sociedad corrupta y manipuladora que la rodea.

La pieza se estrenó ayer y se representará hasta el 4 de septiembre. Pero la intención de la Fura dels Baus es traducir el espectáculo y llevarlo a todos los escenarios que sea posible. 'Hemos hecho un Goethe y un Fausto, hemos tratado toda la mitología de Wagner, pero luego te das cuenta de que no hay que ir tan lejos para encontrar esa filosofía, Guimerà la tiene y habla de que todos somos lobos', afirma Padrissa con vehemencia. Por cierto, en esta ocasión, y para romper tendencia, la protagonista no se desnuda. Para que luego digan que los de la Fura siempre están con lo mismo.