Público
Público

Una furgoneta sin batería y una pachanga de fútbol para calentar, Pignoise en concierto en Ólvega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Habíamos quedado a las 17.30. El lugar, el mismo desde el que Pignoise lleva iniciando sus viajes desde el 2006, Pozuelo de Alarcón, que es donde siempre dejamos aparcada nuestra furgoneta. Hoy iba a convertirse en la protagonista de la anécdota de la jornada. Hasta allí, vamos llegando con, más o menos, puntualidad: Josito, que normalmente es el conductor de la furgoneta del staff técnico, pero hoy viene con nosotros; Rubén nuestro road manager; Miguelo, nuestro manager; Álvaro, Polo y yo (Pablo), en esta ocasión me toca a mí llegar tarde. Aunque íbamos con suficiente tiempo, por la operación salida, como os había dicho antes, la furgoneta aún tenía una sorpresa para nosotros.

Hacía ya ocho días desde el último viaje que habíamos realizado a Murcia para actuar en un espectáculo de 40 Principales, al dejar la furgo se nos olvidó quitar un botón que se pulsa para poder ver la tele, de tal manera que la batería estaba tan muerta que ni siquiera se abrían las puertas. Pusimos las pinzas e intentamos darle energía, con dos coches diferentes, pero nada, no respondía. Cambio de planes, viajaremos en dos coches. Primero sacar camisetas y discos para el puesto de merchandising, una pequeña variedad de todo el material, ya que el puesto viaja en otra furgoneta, pero el género, va con nosotros. Después dividirnos, los fumadores en un coche y los no fumadores en otro. En el de Álvaro los no fumadores: Miguelo, Polo y él; en el de Josito los que quedamos. El viaje es bastante corto, y teniendo en cuenta que la furgoneta hay zonas por las que no puede pasar de los cien, con el coche recortamos el tiempo perdido, y llegamos a Ólvega para hacer la prueba con sólo 15 minutos de retraso sobre el horario previsto.

El concierto es en un campo de fútbol, y mientras nuestros técnicos terminan de preparar todo para iniciar la prueba, Josito trae un balón y al final acabamos todos sudados después de un rondo muy intenso. Hoy compartimos escenario con el grupo valenciano Se Alkila, que son muy amiguetes nuestros. La prueba de sonido va perfecta y en poco tiempo ya lo tenemos todo preparado.

A las 23.00 comienza Se Alkila y a las 00.00 empezamos nosotros. El concierto sale realmente bien, cuando llevas tiempo sin tocar notas que sales al escenario más concentrado de lo habitual. La gente estaba estupenda y aprovecho para dar las gracias a los que han hecho posible que estuviésemos allí, era la primera vez que llevaban a un grupo y haciendo un gran esfuerzo la organización estuvo perfecta. La verdad nuestro equipo es muy profesional.

Este año, nos hemos planteado que todo el que lleve al concierto un disco original nuestro, o bien se lo compre en el puesto de merchandising, también con las camisetas, tiene derecho a que después del concierto, y si a él le apetece, puede pasar al camerino para que se lo firmemos. Después de unas cuantas camisetas y discos firmados, nos volvemos a meter en el coche en dirección a Madrid, para llegar a casa, desde donde escribo estas líneas, a las cinco de la mañana.