Público
Público

Gabilondo pide otra vez una revisión inmediata

El ministro dice que el director de la RAH «"sabe que debe responder socialmente" de los errores del diccionario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, volvió a pedir ayer que se corrija 'inmediatamente' el DiccionarioBiográfico Español, en una reunión con el director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes. El encuentro sirvió de continuación a las conversaciones mantenidas durante la semana pasada, en las que Anes dio explicaciones al ministro sobre el procedimiento de elaboración de la obra y razonó su 'pluralismo'.

Gabilondo volvió a comunicarle, esta vez en persona, lo que ya expuso en el Congreso de los Diputados el pasado miércoles: se deben adoptar 'las medidas oportunas para revisar y en su caso corregir inmediatamente, por los medios que sean necesarios, aquellas entradas que no responden al rigor histórico de los trabajos académicos'. Asimismo, señaló que 'no corresponde al Gobierno decir cómo hacerlo, pero es indispensable proceder inmediatamente a realizarlo cuando además del rigor y la verdad histórica se han herido la sensibilidad, la memoria y las convicciones de tantos ciudadanos'. Este periódico intentó contactar con Gonzalo Anes en la tarde de ayer en varias ocasiones, pero el director de la RAH no respondió a las llamadas.

La decisión que tome la Real Academia es una incógnita

Horas más tarde, en una entrevista con Televisión Española, el titular de Educación añadió que 'espera' y 'desea' que la RAH cumpla 'el mandato o la indicación que se le hace desde el Gobierno'. Gabilondo subrayó que el diccionario se ha hecho 'con dinero público' y, aunque no le pidió responsabilidades a Gonzalo Anes, 'él sabe que las tiene'. 'Él sabe perfectamente, como director científico de ese diccionario, que tiene que responder socialmente de todo el contenido, aunque GonzaloAnes ha indicado una y otra vez que los responsables son cada uno de los firmantes', dijo el ministro.

La decisión que tome la Real Academia es, por ahora, una incógnita. Gonzalo Anes no suele hablar en nombre de la institución y remite las decisiones de la institución al pleno de académicos, que se celebra cada viernes.

En el último hubo distintas opiniones sobre qué hacer con el diccionario, cuya tirada inicial de mil ejemplares de los 25 primeros tomos ya está editada. La gran mayoría de académicos opta porque la obra se deje como está. Otro grupo, más pequeño, piensa que la edición actual se debe mantener, pero opta por la creación de una comisión de enriquecimiento que mejore y matice determinadas entradas en la edición digital, que se lanzará en 2012.

Por último, cinco académicos de los 36 que componen el pleno (Miguel Artola, Josefina Gómez, Carlos Martínez, Luis Antonio Ribot y Feliciano Barrios) son muy críticos con algunas de las voces, en concreto, las de Franco y Escrivá de Balaguer, así como las de varios militares y religiosos franquistas.

Dentro de este grupo minoritario, se lamenta que no se creara un comité fuerte, 'libre de toda sospecha', al inicio de la elaboración del diccionario. Hay quién cree que las correcciones deben hacerse en la época contemporánea, 'la más problemática', porque 'ha habido una intención por parte de algunas personas de hacerse con determinadas biografías para influir ideológicamente en la obra'.