Público
Público

De galán de Hollywood a espía británico

En 1943, el actor inglés Leslie Howard murió abatido por la aviación alemana tras abandonar España, donde trabajó como espía para el Gobierno británico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras participar en seis obras de teatro en Broadway, el actor londinense Leslie Howard consiguió su primer papel en Hollywood. Poco después, su encanto personal y su voz luminosa le llevaron directo al estrellato. Participó en películas como Lo que el viento se llevó y La Pimpinela Escarlata, encarnando la mayoría de las veces a un galán despistado y enigmático pero muy atractivo.

'Había en él una misteriosa manera de ser que seducía a sus grandes enemigos de una manera inaudita y sin esfuerzo. Sus conquistas eran constantes, pero sus amigos se quejaban del trato que recibían', describe José Rey Ximena en El Vuelo de Ibis (Ediciones Facta), libro que rescata un episodio olvidado de su vida: su enigmático viaje a la España de Franco en mayo de 1943.

Howard también era un intelectual (escribía en New Yorker y Vanity Fair) que avivó su compromiso político cuando estalló la guerra europea en agosto de 1939. Primero colaboró en las emisiones de la BBC en Britania os habla, dirigidas al público norteamericano que vivía al margen de la tragedia europea. Después creó una productora para realizar películas bajo el patrocinio del Ministerio de Información, filmando las primeras películas de propaganda para impulsar la participación de EEUU en la guerra. Entre ellas, Pimpinela Smith, una sátira del nazismo que utiliza fundamentos de la fe cristiana.

'Estamos ante el mayor desafío al que ninguna civilización en la Historia ha tenido que enfrentarse', advirtió Howard. 'Podemos reprocharnos nuestro fracaso, pero no tendrán otra solución que combatir a un tirano'. En 1943 fue invitado por el Gobierno británico para que viajase a España, donde pronunciaría unas conferencias bajo el auspicio del Instituto Británico. En realidad, Howard trabajaba para el servicio de inteligencia británico como propagandista e informador.

Así, el 28 de abril, el DC-3 llamado Ibis despega con Howard a bordo, pertrechado únicamente con notas de sus conferencias. Según Rey Ximena, Howard era el 'mensajero' elegido por Winston Churchill para asegurarse de que Franco se mantendría al margen de la guerra. En Madrid, el actor fue recibido como una estrella, 'asistiendo a corridas de toros y juergas flamencas'.

Pero su objetivo real era 'asegurar la paz con Inglaterra'. Para corroborar este dato, Rey Ximena comenzó una investigación que lo llevó a descubrir una serie de cartas entre Howard y Anthony Eden, secretario de Defensa británico, en las que efectivamente revela que el actor fue enviado a España en una misión secreta.

Según le confirmó la actriz Conchita Montenegro (la primera española que triunfó en Hollywood) al autor de este libro antes de morir, Howard vino a entregar un mensaje personalmente a Franco. Montenegro, que era la mujer del falangista Ricardo Giménez-Arnau y antigua novia del actor, sirvió de enlace entre él y Franco. El pretexto, una producción en la que Howard interpretaría a Cristóbal Colón. Después, el mensaje: el Gobierno británico no intervendría en España en caso de ganar la guerra, a cambio de que España mantuviese su neutralidad.

El 1 de junio de aquel año, Howard tomó un avión civil en el aeropuerto lisboeta de Portela rumbo al aeródromo de Whitechurch. Pero poco después de despegar, una patrulla de Junkers-88 alemanes atacó al vuelo 777 de la KLM. El Ibis fue derribado por los alemanes al norte del cabo Ortegal, cerca de Cedeira. Jamás se encontraron restos y Howard fue declarado desaparecido. Howard no pudo entregar el mensaje de respuesta, pero el suyo fue un acto heroico al que, según Rey Ximena, 'hay que hacer justicia en la historia'.