Publicado: 18.12.2013 16:41 |Actualizado: 18.12.2013 16:41

El general Prim no murió estrangulado

Un estudio forense dictamina que el político y militar del siglo XIX falleció a consecuencia de la infección de las heridas sufridas por el atentado de diciembre de 1870

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un estudio forense sobre el cuerpo embalsamado del general Juan Prim elaborado por un equipo de las Universidad Complutense de Madrid (UCM) y de Alcalá ha dictaminado que el político y militar del siglo XIX no murió estrangulado, sino a consecuencia de la infección de las heridas sufridas por el atentado de diciembre de 1870.

Se trata de la principal conclusión del examen médico-legal realizado sobre la momia de Juan Prim en el marco de una investigación avalada por la Sociedad Bicentenario General Prim 2014. Según sus autores, el estudio se ha realizado para acallar "los infundios" establecidos en un informe elaborado por la Comisión Prim del Departamento de Criminología de la Universidad Camilo José Cela que concluyó que murió estrangulado poco después del atentado.

La autora de la primera autopsia fue María del Mar Robledo, directora del laboratorio de Antropología Forense e Investigación Criminal de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). La Comisión Prim se creó en la Universidad Camilo José Cela de Madrid en aras a conocer la verdad sobre la muerte del político catalán.

Las causas de la muerte del político constituye uno de los mayores misterios criminológicos de la historia de España. Prim, que fue presidente del Consejo de Ministros, sufrió un atentado el 27 de diciembre de 1870 tras salir del edificio del Congreso. Tres encapuchados tirotearon el carruaje donde se encontraba el político, que resultó herido en la mano y en el hombro izquierdo.

En la presentación, el director de la Escuela de Medicina Legal de la UCM y experto en antropología, Bernardo Perea, ha destacado que no existe "ningún elemento apreciado durante la exploración externa del cuerpo para sostener que hubo violencia externa alrededor de su muerte". Por tanto, ha reseñado que se descarta el estrangulamiento.

Los resultados contradicen las conclusiones del informe elaborado por la Comisión Prim a instancias del periodista Francisco Pérez Abellán con el apoyo de la Universidad Camilo José Cela. Éste informe concluye que alguien le estranguló con una correa.

Abellán ha estado presente en la presentación y ha criticado el informe forense, dado que a su juicio el estudio incurre en "errores" y "no tiene base científica". "Todo es mentira", ha espetado a los autores durante la presentación.

En el informe de la primera auptosia se destacaba que "los surcos del cuello eran compatibles con una posible estrangulación" realizado con una corre, según ha indicado el propio periodista. Abellán ha destacado que "este crimen es uno de los más documentados en la historia, lo que permite constatar en imágenes los surcos del cuello".

En cambio, el historiador Emilio de Diego ha reseñado que "no existe la peregrina teoría de que fuera estrangulado" y, por ello, ha recalcado que el estudio forense de la Escuela de Medicina Legal viene a dar carpetazo a "los infundios" lanzados por su fallecimiento.

El presente examen forense se realizó el 23 de noviembre en el Tanatorio de Reus y en el servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Universitario de Sant Joant de Reus. Con la exploración externa y el el análisis de las pruebas de imagen (TAC), se señala que el cuerpo presenta lesiones traumáticas en mano derecha y hombro izquierdo con heridas típicas por arma de fuego.

El informe agrega que las marcas que presenta en el cuello se corresponden con fenómenos post-mortem (en relación con la presión ejercida de forma prolongada tras la muerte por elementos de vestimenta".

"No existe ningún elemento apreciado en la exploración externa del cuerpo ni en las pruebas de imagen TAC que indiquen la existencia de una violencia ejercida en vida sobre la zona cervical", añade el informe.