Público
Público

De Giovanni se sumerge en la Italia de Mussolini

El escritor italiano publica la novela policiaca 'El invierno del comisiario Ricciardi'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'La pasión es la base de todos los delitos. Y si hay algo interesante en una novela, eso siempre son las pasiones'. Esta declaración de principios del escritor italiano Maurizio de Giovanni (Nápoles, 1958) está detrás de todas sus historias policiacas, alejadas de la frialdad escandinava y anglosajona y de los thriller que saturan al lector de pruebas de ADN, huellas dactilares y rayos X. 'Todas esas técnicas te distancian del delito y eso no me interesa', afirma el escritor.

De Giovanni, que estos días participó en el Festival Getafe Negro, acaba de publicar El invierno del comisario Ricciardi (Lumen), la historia de un personaje con el don de sentir el dolor de las personas recién asesinadas en la Italia fascista de los años treinta. La novela, ambientada en Nápoles, 'una ciudad compleja, llena de cosas maravillosas y otras horrorosas', narra el asesinato de un tenor y está tejida por las dos pasiones que, según el escritor, mueven al ser humano: el hambre y el amor.

'El hambre es deseo, obsesión, avidez por conquistar. Ahí se incluye el dinero. El hambre es ciego, obtuso, mientras que el amor es refinado. Es el adversario del hambre. Del conflicto entre ambos surge el crimen', teoriza De Giovanni.

En su novela también hay un hueco predominante para la compasión. Es la que siente el comisario Ricciardi al poder darse cuenta del dolor que sufren las víctimas antes de morir. 'Es un símbolo de un síntoma terrible de nuestro tiempo: la pérdida de la humanidad. En nuestra vida cotidiana fingimos que no vemos el dolor', asegura.

Que la novela esté ambientada en los años treinta, década del terror fascista, obedece a su vez a una lectura actual. Para el escritor, 'la década de los treinta está más cercana a la Italia de ahora que los años sesenta. En esa época había una presencia del régimen muy fuerte en la información. Como ahora', admite. Por suerte, el escritor estima que esta época está llegando a su fin: 'Berlusconi está acabado. Veremos qué ocurre con la oposición'.