Público
Público

​El Gobierno cierrael Instituto Cervantesen Gibraltar,"territorio nacional"

La vicepresidenta argumenta que la institución sólo ha examinado a cuatro personas para obtener el diploma del idioma español.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4

Un salón del Instituto Cervantes de Gibraltar.

MADRID.- El Gobierno ha decidido cerrar el Instituto Cervantes en Gibraltar porque considera que el "rendimiento" de esta institución no es suficiente. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha anunciado hoy esta medida tomada por el Consejo de Ministros esta mañana y que supone un nuevo gesto de acoso al Gobierno del Peñón que encabeza Fabián Picardo prácticamente desde que Mariano Rajoy llegó a La Moncloa, en noviembre de 2011.

La portavoz del Ejecutivo, sin embargo, ha argumentado el cierre del Cervantes en Gibraltar por que en el último año, y según datos de la propia institución, sólo se han realizado cuatro exámenes de obtención del diploma de idioma español (DELE).

Sáenz de Santamaría no ha sido, pues, tan explícita como el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, cuando el pasado mes de febrero, respondiendo a una publicación del diario ABC que adelantaba el cierre del Instituto, aseguraba que "no fue una buena idea tener un Cervantes en un territorio que consideramos español". El jefe de la Diplomacia española fue más gráfico a este respecto y aseguró que en Gibraltar, "salvo los simios, todo el mundo habla español".

La decisión de cerrar el Instituto Cervantes en el Peñón entra en la lógica de la estrategia del Ejecutivo para con el mandato de Picardo en Gibraltar. De hecho, cuando habló hace meses de los "simios" del Peñón, García-Margallo sostuvo que había sido un "absurdo" la decisión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de abrir el Cervantes en 2011, pues implicaba hacer "cesiones" que implican reconocer a unas "autoridades fruto de una Constitución que la comunidad internacional declaró inválida".

La decisión del Consejo de Ministros de este viernes se encuadra en la intención del Gobierno de dar la vuelta a la situación de igualdad frente a Londres y Madrid en la que el Ejecutivo de Zapatero situó a Gibraltar y reivindicar así la españolidad del Peñón.