Diario Público
Diario Público

GORA ALKA ETA Un nuevo 'Gora Alka Eta' por la libertad de expresión y el derecho a vivir sin miedo

La compañía 'Títeres desde abajo' vuelve a Madrid con la obra 'La bruja y don Cristóbal', justo un año después de que la Audiencia Nacional enviara a prisión a los artistas por representar la obra en los carnavales de Madrid. 

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3
Comentarios:
Un momento de la representación de 'La bruja y don Cristóbal', de la compañía Títeres de Abajo, hoy en el teatro de la calle, en Madrid. La obra llevó a los miembros de la compañía, integrada por Alfonso Lázaro y Raúl García, justo hace un año a prisión,

Un momento de la representación de 'La bruja y don Cristóbal', de la compañía Títeres de Abajo.EFE/VICTOR LERENA

Unos muñecos de cachiporra. Dos titiriteros. Una porra. Una croqueta bomba. Y una pancarta de apenas unos centímetros con el lema Gora Alka Eta. Estos han sido los ingredientes que la compañía Títeres desde Abajo ha puesto sobre la mesa este domingo en el Teatro del Barrio para representar La Bruja y Don Cristóbal. Exactamente los mismos ingredientes que utilizaron hace justo un año en los carnavales de Madrid y que sirvieron para que la policía detuviera a los dos jóvenes artistas y un juez de la Audiencia Nacional decidiera su ingreso inmediato en prisión. Sin leer ni conocer la obra en cuestión

Gora Alka Eta.- PÚBLICO

Gora Alka Eta.- PÚBLICO

Ahora, cuando se cumple un año desde que el espíritu de Torquemada se hiciera con las riendas de la Audiencia Nacional, los titiriteros Alfonso Lázaro y Raúl García han regresado a Madrid para representar su función, pero esta vez ante un público que lejos de avisar a la policía se puso en pie para aplaudir a los jóvenes artistas y reivindicar el derecho a vivir sin miedo. 

La obra representada este domingo, sin embargo, ha sufrido pequeñas variaciones respecto a la que representada en los carnavales. A saber: en el fondo del escena se encontraba la Audiencia Nazional y la policía que realiza el montaje contra la bruja no solo se apoya en la célebre pancarta de Gora Alka Eta sino que también utiliza las portadas de los periódicos reales del día después de la detención de los titiriteros. El que quiera entender que entienda. 

"Es de necios confundir la realidad con la ficción", han advertido los dos titiriteros antes de comenzar una representación que ha denunciado en su parte final que la brujería, el feminismo, la okupación y el terrorismo son las condenas a las que se enfrenta la bruja en su intento de eludir a los "amos del capital"

"Están instrumentalizando el miedo"

Los titiriteros no han estado solos en este 'reestreno'. Al término de la función se ha celebrado una mesa redonda en la que han participado el cantante César Strawberry, el grupo de rap La Insurgencia, la tuitera Cassandra Vera, la madre de Alfonso Fernández "Alfon", Elena Ortega, la Plataforma Nahuel Libertad (Operación Ice), y Eric Sanz de Bremond, de la Red Jurídica Cooperativa. 

"Quieren que el término autocensura deje de ser un extraño término de una novela de Orwell"

Durante la mesa redonda los participantes han expuesto sus casos y han acusado al Estado de utilizar el Código Penal para reprimir a aquellos que se muestran contrarios al "pensamiento oficial". En este sentido, César Strawberry, condenado a un año de prisión por seis tuits en los que supuestamente enaltecía el terrorismo, ha destacado que las autoridades están "recortando libertades en nombre de una seguridad que no son capaces de garantizar".

"Están instrumentalizando el miedo. Quieren que el término autocensura deje de ser un extraño término de una novela de Orwell y a pase a ser una palabra normal en nuestra vida", ha señalado el cantante de Def con Dos, que ha recordado que su detención se produjo como un "espectáculo mediático" a escasos días de unas elecciones. 

Por otro lado, el abogado Sanz de Bremond también ha querido destacar que la detención y encarcelación de los dos titiriteros tuvo la "clara intencionalidad política" de ser utilizada como "ariete para atacar al ayuntamiento de Madrid", quien "también dejó bastante que desear con su actuación". Es preocupante que un poder teóricamente independiente como el de la Justicia tenga este comportamiento", ha denunciado, a la vez que ha advertido de que el Estado está utilizando el "monopolio del uso de la violencia para atacar a personas que han molestado a otros en el uso de su libertad de expresión".