Público
Público

"Haré todo lo posible para que la película de Semprún sobreviva"

Costa-Gavras anuncia la restauración de 'Las dos memorias'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El legado cinematográfico de Jorge Semprún perdurará. Lo aseguró ayer a Público el director Costa-Gavras, amigo y colaborador del político e intelectual español, fallecido el martes pasado en París. El cineasta franco-griego, presidente de la Cinemateca Francesa, explicó que se encargará 'personalmente' de que Las dos memorias, única película dirigida por Semprún en sus 87 años de vida, 'vuelva a ser proyectada'. 'Fue uno de sus últimos deseos. Pocos meses antes de morir, firmó un documento que me da plenos poderes para restaurar la película', declaraba ayer Costa-Gavras a este periódico.

Semprún cedió la única copia del documental localizada en el mundo a la Cinemateca Francesa para asegurar su supervivencia. 'La visionamos juntos hace unos meses, pero se encuentra en tan mal estado que no es posible restaurarla', afirmó Costa-Gavras. La Cinemateca, en colaboración con la Filmoteca Española y la Filmoteca de Cataluña, decidió entonces rescatar el negativo original, que un laboratorio parisiense analiza estos días para verificar si es posible restaurarlo. 'Todo va por buen camino', confiaba ayer Costa-Gavras. El cineasta afirma que, si no hay impedimentos, la nueva copia estará lista en septiembre. 'Si todo termina bien, la tendremos a punto para que sea proyectada en un homenaje a Semprún que se celebrará en la Filmoteca Nacional después del verano', explicó.

Sólo un último obstáculo podría entrometerse en esta empresa por salvar Las dos memorias de la extinción definitiva. Uno de los dos productores de la cinta sigue sin dar luz verde para permitir restaurarla. 'Si no hay acuerdo, procederé manu militari. Haré todo lo posible para que la película sobreviva', promete Costa-Gavras.

Las dos memorias, documental sobre la Guerra Civil, la posguerra y el exilio, constituye para el director 'un testamento formidable sobre el compromiso político de Semprún'. En 1972, Costa-Gavras cedió su voz a alguno de los testimonios que no hablaban francés, aunque ya no recuerda a quién. Entre los entrevistados, se encontraban Santiago Carrillo, Federica Montseny, Juan Goytisolo, Núria Espert o Ian Gibson.

Para el director, Semprún sufrió por la insignificante carrera comercial de la película, tras un breve paso por las salas francesas y la lógica censura de las autoridades franquistas. En cualquier caso, si no realizó otros proyectos, no fue por decepción. 'No tenía ningún interés en dirigir películas. Esta la hizo porque el tema le tocaba de cerca', opina Costa-Gavras.

El cineasta preparaba con Semprún otro proyecto sobre la Guerra Civil: un filme de ficción 'con ingredientes de documental', que pretendía mostrar 'la dificultad de realizar una película histórica fiel a los hechos'. Costa-Gavras dice haber renunciado al proyecto. 'Sin Jorge, es casi imposible realizarla', decía ayer.

Semprún recibirá hoy un último homenaje en el Liceo Henri IV de París, en el que participarán el propio Constantin Costa-Gavras, Michel Piccoli, Felipe González y Ángeles González-Sinde. Mañana, sus restos serán inhumados en una ceremonia íntima en Garentrevilles, pequeña localidad al sur de París.