Público
Público

Harry Potter: Se acabó la magia

Con el estreno hoy de 'Las reliquias de la muerte. Parte 2', se despide la sagamás taquillera de la historia, tras diez años, ocho películas y cuatro directores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Todo el mundo sabía cómo iba a acabar Lo que el viento se llevó y sigue siendo una de las mejores películas de todos los tiempos', se defiende Mark Williams, encargado de interpretar desde hace diez años a Arthur Weasley, el cabecilla de la familia de magos más numerosa y encantadora de toda la serie de libros y películas de Harry Potter. A su lado, idénticos como un par de zapatillas, asienten los gemelos James y Oliver Phelps, que han dado vida a los gamberros Fred y George Weasley. En tres meses, los Phelps han visitado España en dos ocasiones: para apoyar el lanzamiento del DVD de la primera parte de Harry Potter y las reliquias de la muerte, y para participar en un encuentro con fans con motivo del estreno de la segunda parte, encargada hoy de cerrar la saga. Como todo en la historia de Harry Potter, la promoción también se mide en términos planetarios.

Porque da igual que ya se sepa cómo acaba la historia de Potter, desde la publicación del último libro de J. K. Rowling hace ahora cuatro años. Como reconocen los actores, los filmes han llevado una vida paralela por propio deseo de la autora, desde las muy fieles adaptaciones de los primeros títulos hasta las más recientes, donde se han eliminado escenas y tramas paralelas. El último tomo se dividió en dos películas en un intento de estirar la vida de la gallina de los huevos de oro. Si todo sale según lo previsto, Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte 2 recaudará este fin de semana entre 125 y 150 millones de dólares en EEUU y Canadá, cifra superior a la de cualquier entrega anterior en su estreno. Según datos de Box Office Mojo, las siete películas ya estrenadas han superado los 6.300 millones de dólares en todo el mundo, convirtiéndose así en la franquicia más taquillera del cine, por encima de Star Wars, James Bond y Piratas del Caribe.

La serie lleva recaudado más de 6.300 millones de dólares en el mundo

Diez años, ocho películas y cuatro directores que han seguido con sus cámaras cómo Harry y sus amigos (junto a sus seguidores) crecían y pasaban de ser niños traviesos a jovencitos con problemas adultos. Desde sus inocentes primeros años, de mano del rey del cine juvenil Chris Columbus (guionista, entre otras, de Los Goo-nies y Gremlins), la franquicia pasó a Alfonso Cuarón, Mike Newell y David Yates, que ha rodado las entregas más oscuras y que ha plasmado la entrada en contacto de los protagonistas con el amor, pero también con la corrupción, la manipulación de información por parte del poder y el totalitarismo. De ahí al horror: la persecución y las torturas a las que son sometidos sus protagonistas en las últimas cintas traen a la cabeza inevitablemente la Segunda Guerra Mundial, con las bajas de cada bando enumeradas por radio y el término sangresucia salpicando a los magos no puros.

'Chris [Columbus] nos sacó de nuestro caparazón. Éramos todos muy niños y tenía que extraer lo mejor de cada uno para que resultásemos creíbles. Alfonso [Cuarón] acentuó el lado humorístico y Mike [Newell] fue muy bueno creando el ambiente de escuela. Pero fue David [Yates] quien nos ayudó a utilizar las experiencias de nuestra vida para poder interpretar una escena', dice James Phelps. Oliver le completa, como en un diálogo de película: 'Y Mark fue el que más capacidad de perdón ha demostrado: en el rodaje de Harry Potter y el cáliz de fuego le rompimos una costilla rodando una pelea. ¡Menos mal que no se enteró hasta un año después!'.

Rowling abrirá en octubre Pottermore, una web para vender sus libros en digital

Algo de magia habrá cuando pocos actores británicos se han resistido a Potter: han repetido los notables Alan Rickman, Maggie Smith, Michael Gambon y Julie Walters, más propios en una adaptación de Jane Austen. Y se han dejado ver Gary Oldman, Emma Thompson,Kenneth Branagh, John Hurt y Helena Bonham Carter. En realidad, la serie tiene algo de drama shakesperiano y un regusto victoriano. Jarvis Co-cker, cantante de Pulp, Jonny Greenwood, guitarrista de Radiohead, y hasta Ian Brown, el hooligan líder de Stone Roses, han hecho sus cameos pop.

También hubo bajas: Richard Harris (que encarnó a Dumbledore en las dos primeras) y el joven Robert Knox, asesinado a puñaladas en una pelea en un bar de Londres.

Adiós a Harry Potter, pero la Rowling no ha abandonado a sus fans: liberada de las adaptaciones, en octubre abrirá Pottermore, una web donde ofrecerá material inédito y pondrá a la venta directamente sus libros en formato digital (para eso se ha cuidado de guardarse los derechos), en una operación que ya se ha comparado con el desembarco de los Beatles en iTunes.