Público
Público

"Hay a quien le gusta jugar al golf, yo prefiero crear superhéroes"

Stan Lee, guionista y editor de cómics. El padre de Spiderman repasa su carrera de casi siete décadas y adelanta sus nuevos proyectos a los 88 años de edad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Stan The Man Lee es un superhumano, aunque él se empeñe en negarlo. A sus 88 años mantiene una ilusión y una vitalidad envidiables, presume de un apodo que infunde respeto y ha acuñado hasta su propio grito de guerra: ¡Excelsior! Pero lo que de verdad le delata son sus superpoderes: es el único artista que ha sido capaz de mantener a varias generaciones de adolescentes, y no tan adolescentes, pegados a las páginas de sus cómics durante casi siete décadas.

Lee es el gran creador del universo Marvel, en cuya nómina de superhéroes figuran Los 4 Fantásticos, Spiderman, El Increíble Hulk, Iron Man, Los Vengadores, Daredevil o los X-Men. Le bastó poco más que un tintero y buenas ideas para convertir la pequeñaeditorial Marvel Comics en una de las mayores corporaciones multimedia del mundo del entretenimiento. Con una puntualidad y una simpatía sorprendentes en quien ya es considerado un mito viviente, Stan Lee atendió a Público en su despacho de BeverlyHills para repasar su carrera. 'Espero no decir muchos tópicos', se disculpa entre risas antes de comenzar la entrevista. Y es que, como dice el bueno de Lee, todo superhéroe tiene un punto débil.

Con 88 años, la mayoría disfruta de una merecida jubilación. ¿Qué le llevaa seguir en activo?

No me pienso retirar, me divierto demasiado con mi trabajo. Hay a quienes les gusta jugar al golf, yo prefiero crear superhéroes. Disfruto compartiendo mis ideas con los guionistas, los dibujantes o los actores y juntos crear nuevos cómics o películas. Adoro lo que hago, ¿se te ocurre algo más divertido? [risas]

La suya es una vidade película.

Sí. De hecho, está a punto de estrenarse un documental sobre ella. Los autores llevan trabajando en él más de dos años y lo están tratando como si fuera una superproducción de Hollywood. Han hablado con prácticamente todo el mundo que me conoce y, la verdad, es que soy bastante interesante. Me he hecho fan de mí mismo después de verlo. [risas]

¿Cómo nació el mito de Stan Lee?

Por casualidad. Desde niño quise ser escritor, pero de novelas o películas. Mi prima estaba casada con el responsable de una compañía editorial y me enteré de que necesitaban un asistente en el departamento de cómics. Allí trabajaban sólo dos artistas, Joe Simon y Jack Kirby [creadores de Capitán América]. Básicamente, mi trabajo consistía en rellenar los tinteros, traerles sandwiches y romper las páginas que no les servían. Aprendí todo lo que pude de ellos y siempre les estaré agradecido.

La industria del cómic, ¿ha cambiado mucho desde que comenzó su carreraa mediados de siglo XX?

Todos los sectores evolucionan con el tiempo, pero en el caso de los cómics, como en el del cine y los videojuegos, hay dos cosas que deben permanecer invariables: los buenos guiones y el concepto visual. Mientras los escritores sigan imaginando historias interesantes y los artistas sean capaces de ilustrarlas de una manera atractiva, seguiremos viviendo una perpetua edad de oro del cómic.

¿Cómo ve el futuro? ¿Pasa por el cambio a un formato digital o el papel mantendrá su hegemonía?

La próxima generación de lectores nacerá de los aficionados al cine, la televisión y los videojuegos, y ahí los cómics digitales serán una parte muy importante de un mercado en continuo crecimiento.

Después de tantos años de carrera profesional, casi setenta, ¿dónde encuentra la inspiración para continuar creando personajes?

Simplemente uso la imaginación. Me pregunto cosas como, ¿qué sucedería si alguien de otro planeta llega a la tierray tuviera amnesia? ¿Y si un viajero en el tiempo, que conoce el futuro, es incapaz de cambiarlo? La clave de toda mi carrera se resume en la frase: ¿qué sucedería si?

¿Fue así como nació Spiderman?

No, le mordió una araña radioactiva [risas]. En la editorial me pidieron que hiciera una propuesta de un nuevo personaje. Mi trabajo dependía de ella, pero no se me ocurría nada. Un día, andando por la calle vi una mosca pegada a una pared y pensé: ¿no sería genial escribir la historia de alguien que tuviera el poder de un insecto y fuera capaz de trepar por las fachadas de los edificios? Y, como se suele decir, el resto es historia.

La mayoría de los dibujantes de cómic clásicos, incluido usted, son judíos. ¿Qué influencia ha tenido la religión en sus personajes?

Nunca me había planteado la ascendencia judía en mis creaciones. La religión nunca fue un elemento determinante a la hora de escribir mis historias. Es indudable que en todas hay ecos de la cultura hebrea y cristiana, aunque en muy pocas ocasiones esos elementos son parte de la trama principal.

En la pasada edición de Comic Con presentó sus tres últimas creaciones: ¿qué aportan Soldier Zero, Starborn y The Traveler a la mitología del cómic?

Son tres superhéroes muy distintos a lo que hemos visto hasta ahora. Cada uno contará con su propia historia, guionista y dibujantes, pero en un determinado punto, se entrecruzarán y formarán parte de una trama mucho mayor. No puedo contarte más porque estropearía las sorpresas que estos tres personajes están a punto de proporcionar a los amantes del cómic.

Si tuviera que crear una nueva historia, ¿qué personaje de la vida pública sería ungran superhéroe? ¿Y un malvado villano?

En el mundo real no hay superhéroes, aunque reconozco que se me ocurren unos cuantos nombres de dictadores y criminales que dan el perfil para crear un magnífico supervillano. [risas]

Si no son reales, entonces, ¿por qué la gentesigue creyendo enlos superhéroes?

Representan un ideal. Además, a la mayoría nos gustaban los cuentos de hadas cuando éramos pequeños. Pero, de repente, te haces mayor y esas historias ya no son suficiente. Ahí es donde nacen los cómics de superhéroes, que son cuentos de hadas para adultos.

Y Hollywood, en los últimos años, le está sacando partido.

A la gente le gusta todo aquello que no haya visto antes. Hasta el primer Superman nunca habíamos visto una película de superhéroes, ese fue el comienzo de todo. Las películas del género son un espectáculo, están llenas de efectos especiales nunca antes vistos. Son un regalo para la vista.

¿Qué hace un superhéroe interesante parael espectador?

Debe ser diferente y no caer en los tópicos tan habituales en el cine. Además, es necesario que tenga una personalidad atractiva y ponerle en serios aprietos, claro. Esa es la única manera de mantener al público pegado al asiento [risas].

¿No teme que el público pueda hartarse?

La gente dejará de ver películas de superhéroes sólo cuando los guionistas se queden sin ideas. Siempre han existido películas de gangsters o de policías y ladrones, y aún se siguen haciendo. ¿Se ha cansado de ellas el público? No, porque las historias son buenas y contienen alguna sorpresa.

El maestro del cómic

Stan Lee ha sido editor y creador de algunos de los cómics más famosos de la historia. Sus personajes destacaron por su profundidad y realismo.

Un inteligente empresario

Convirtió la pequeña editorial Marvel en una gran corporación multimedia. Durante la década de los sesenta fue el editor jefe de la que se llamó ‘Casa de las ideas'.

Sus maestros

Aprendió el oficio de Joe Simon y Jack Kirby, creadores de Capitán América. Curiosamente, este viernes, Lee se fotografió junto al Capitán en el Record Guiness de personas disfrazadas de superhéroes, en Los Ángeles.