Público
Público

Héroes posmodernos con libro de estilo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Kick Ass'

Director: Matthew Vaughn

Género: acción / fantástica

Reparto: Aaron Johnson, Nicolas Cage

Duración: 117 minutos

Según su director, Kick-Ass' quiere ser 'una película posmoderna de cómic', un cruce entre la comedia de instituto tipo Supersalidos' y la orgía de violencia y citas a otros tebeos de superhéroes y películas de acción como Kill Bill'. Un Watchmen' en el instituto visto por Tarantino, según el protagonista. Con la obra de Mark Millar y John S. Romita Jr. como materia prima, la cosa podría haber funcionado si no fuera porque es víctima de su propio molde.

Porque esto de las películas de superhéroes que se ríen de sí mismas ya tiene libro de estilo. Kick-Ass' es un híbrido extraño, mitad cliché, mitad experimento fallido. Quiere ser entendida por sus referencias fuera de la pantalla más que por aportar algo a lo visto y en esto se le va la mano.

Vamos allá con los chistes: Kick-Ass' es a veces ridícula como Zoolander', con esos héroes recién salidos de la peluquería; otras veces es fluorescente e inocentona como Lava Girl' (Robert Rodriguez), lo cual es el colmo de lo posmoderno: una película infantil con una niña protagonizando escenas ultraviolentas. A ratos mira hacia la suicida Jack Ass' para transmitir dolor de huesos. Un poco John Woo entre adolescentes y sus hormonas. Un Heroes' para ver como culebrón en Internet. Una película que es su propio anuncio (la insoportable escena de Kick-Ass y Bruma Roja cantando Crazy', de Gnarls Barkley).

El supergrupo

Junto a Kick Ass, se deja ver Bruma Roja (Christopher Mintz-Plasse), un niño de papá también loco por los tebeos y aspecto de aspirante a Ben Stiller. Personaje más interesante es el de Big Boi (Nicolas Cage, el actor sin cabeza que hizo ‘El motorista fantasma'), un ex policía y padre obsesionado con enseñar a su hija, todavía una niña, a ser una máquina de matar en ‘slow motion'.

Y es que son eficaces las escenas de acción de Hit Girl (Chloë Grace Moretz), de la que quieren hacer una nueva Natalie Portman en ‘Leon: el profesional', pero cuyas posturitas con el morro torcido recuerdan más a un Wesley Snipes en ‘Blade' con peluca morada.

En síntesis

“Hoy en día nadie quiere ser como Spider-Man. Todo el mundo quiere ser como Paris Hilton”, se lamenta el muy adolescente Dave Lizewski (Aaron Johnson), un loco de los tebeos de superhéroes que un buen día compra por Internet un ridículo traje verde y amarillo y se lanza a limpiar el mundo de villanos. Un trabajo en el que resulta que no está solo. Una vez convertido en caballero moderno, ‘Kick-Ass’ se hace famoso gracias a YouTube y mide su popularidad en función de los amigos que tiene MySpace.

Genera su propia línea instantánea de consumibles e inspira la aparición de otros héroes enmascarados. Un tebeo en movimiento que quiere cumplir como fenómeno de masas y contentar a iniciados del tebeo sin hacer parecer un idiota a los que no lo son.