Público
Público

La hipocresía de lo políticamente correcto

Herman Koch basa 'La cena' en el asesinato de una indigente en un cajero de Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En las navidades de 2005 dos chicos de un barrio alto de Barcelona quemaron a una indigente que dormía en un cajero automático. Los autores del crimen fueron condenados a 17 años de prisión y el caso levantó un revuelo especial por tratarse de un par de chicos de familias acomodadas, de buena educación. 'Si hubiesen sido skinheads o miembros de alguna otra tribu urbana o muchachos marginales, la cosa se habría olvidado al cabo de pocas semanas', dice el holandés Herman Koch (1953), casado con una española y autor de La cena (Salamandra), una novela inspirada en aquel episodio.

'Critico, sobre todo, la hipocresía de lo políticamente correcto', dice. Koch 'traslada' los hechos a Ámsterdam ('puede ocurrir en cualquier lugar de Europa', dice) y los expone en una cena en la que dos hermanos y sus respectivas esposas van a hablar de lo que han hecho sus hijos. Cada uno se desnuda ante sus propias miserias al afrontar una culpa que podrían esconder, ya que nadie sabe quiénes han sido los asesinos. 'Ni nadie lo sabrá dice el autor,ahí está el dilema, en que es una culpa interior: ¿hasta cuándo podrán aguantar cargando esa culpa?'. Koch considera que lo mejor sería que los autores pagaran su culpa con la sociedad pero que, en realidad, ya es bastante castigo el sufrimiento interior.

Pero sus dardos van más allá, por eso el padre de uno de los chicos es candidato a primer ministro y tiene que quedar bien con los votantes. 'Esa tara en su ejemplar familia es una amenaza a su carrera'. Para su hermano, padre del otro criminal, el dilema es hasta dónde puede llegar para defender a su hijo de algo terrible que ha hecho. 'Busca justificaciones peligrosamente, llegando a plantearse qué hacía ahí aquella mendiga...'. El amor de padre distorsiona la realidad.