Público
Público

"La Historia no es una vía de opinión política"

Isabel Burdiel, premiada con el Nacional de Historia por su biografía de Isabel II

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Isabel II. Una biografía (1830-1904) (Taurus) ha protagonizado uno de los éxitos más insólitos de los últimos años en las librerías españolas: 'Historia seria, pero legible', como resume su autora Isabel Burdiel, catedrática de Historia Contemporánea en la Universidad de Valencia, que ayer remataba la racha del libro con la concesión del Premio Nacional de Historia, otorgado por el Ministerio de Cultura y dotado con 20.000 euros.

La vida de una reina que llega al trono a los 3 años, que queda a merced de las conspiraciones cortesanas y que encara el cambio político y cultural de un país que abandonaba el absolutismo para convertirse al liberalismo, sin privarse de guerra y un baño de sangre, fue la coartada perfecta para preparar una historia a la altura de los grandes historiadores ingleses. 'Son mis referentes, me he formado intelectualmente leyendo a autores como Edward P. Thompson. Escriben de tal manera que sus libros se leen como una novela, llena de gente con responsabilidades que toma decisiones. Y yo incluí en esta obra gente de verdad, que hicieran latir a la Historia', como su madre María Cristina, Salustiano de Olózaga, Donoso Cortés, Leopoldo O'Donnell o Espartero.

'El 'Diccionario Biográfico' de la RAH es un dinero público malgastado'

En realidad, estamos ante una falsa biografía. La autora utiliza la figura de la reina para contar ese periodo de la monarquía desde dentro, para contar cómo fue un obstáculo, junto con la Iglesia, para el desarrollo del liberalismo. 'La biografía debe estar al servicio de algo, no es exclusivamente el relato de una vida. Es la excusa para abrir la puerta a problemas de carácter colectivo, como fue la tensión que se vivió entre la España antiliberal y la liberal. El problema que tiene este país con las fuerzas retardatarias', explica la autora a Público.

Este premio es el primero que se concede tras el escándalo del Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia y que enfrentó a historiadores con académicos, por la falta de rigor de estos últimos. Precisamente, Isabel Burdiel construyó su estudio a partir del material 'completamente inédito' del archivo privado de la madre de la reina, y de la correspondencia 'secreta y confidencial' de los embajadores británico y francés.

'El liberalismo de hoy se basa en la oferta y la demanda, lo que es una falacia'

'El Diccionario estuvo mal concebido desde el principio y nos dejó a los historiadores en una situación falsa, porque la Historia se hace desde el rigor y la honestidad. La Historia no es una vía de opinión política, como ocurrió. Es patético que no reconozcan la labor de las historiadoras', explica. Burdiel es partícipe de reformular completamente el proyecto y de aprovechar 'lo bueno que tiene'. 'Pero es un dinero público malgastado', sentencia. Burdiel es partícipe de rectificarlo y conservar las entradas más polémicas del Diccionario, porque, 'como historiadora, me interesa que se guarden esos planteamientos y lecturas, que han formado parte de una España en democracia'.

Esta especialista en historia política y cultural del liberalismo europeo del siglo XIX, explica que el embrión de las democracias actuales está en aquel movimiento liberal, que 'trató de limitar el poder de la Corona'. La autora explica las diferencias entre el liberalismo que padecemos y el del siglo XIX: 'El actual se basa en la ley de la oferta y la demanda, algo tan falaz como que cuando están en riesgo buscan amparo en el Estado. La pérdida de la idea comunitaria, de valor colectivo, que se defendía en el siglo XIX es una de las peores pérdidas'.