Público
Público

"El hombre ya no es el sexo débil en el mundo de la moda"

Estos diseñadores apuestan por una imagen masculina rígida y austera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ayer era el día del hombre en Cibeles y el debut de Jan Zamora y Alfonso Peña, herederos de la  poderosa escuela masculina catalana, que a falta de una plataforma sólida en su ciudad, han decidido dar el salto a Madrid. Su primer desfile ha demostrado el rigor formal y la exploración de nuevos límites para la estética del hombre, que defienden desde un inquietante oscurantismo cromático.

¿Creéis que es necesario dar cabida a la moda de hombre en Cibeles?
Por supuesto, de hecho creemos que en los últimos años la revolución de la moda ha estado en las colecciones de hombre, donde aún queda mucho por decir. Mientras que para las mujeres las reinterpretaciones de estilos pasados son inevitables.

Entonces, ¿es todavía el hombre el sexo débil del mundo de la moda?
Al contrario, afortunadamente las firmas de moda, poco a poco, están resurgiendo e innovando más en el diseño de hombre, desde gente como Hedi Slimane o marcas más potentes como Balenciaga o Givenchy, que actualmente se dedican por igual o incluso más a la moda masculina que a la de mujer.

¿Cuál ha sido la inspiración para su nueva colección?
Sinceramente ninguna, nunca nos inspiramos en nada concreto. Nuestras colecciones son el producto de la evolución de los propios trabajos anteriores, con pequeños matices, quizás en esta ocasión haya un punto más romántico que en las anteriores.

Este es vuestro primer desfile en Cibeles. ¿Qué les puede aportar?
Madrid es el mejor escaparte para que nuestro trabajo se conozca a nivel nacional y donde mayor repercusión mediática podemos conseguir.

¿No consideran que al hacer moda alternativa vuestra propuesta encajaba mejor en 080 Barcelona?
080 Barcelona era una buena plataforma, pero a nivel nacional Cibeles tiene una mayor relevancia y un abanico más amplio de oportunidades, ya no sólo mediáticas sino a nivel de sponsors, contactos... Lamentablemente, en Barcelona esto es más complicado.

¿Entre dos las penas son menos?
¡Siempre son mejor cuatro manos que dos!. También se discute, pero el proceso creativo es mucho más enriquecedor. Para nosotros crear juntos es más un apoyo que un inconveniente. Estamos seguros de que si fuésemos sólo uno no estaríamos en esto.

¿Alguna vez os habéis planteado pasaros a la moda femenina?
Nos hacen muchas veces esta pregunta, pero de momento no lo tenemos planeado. De hecho, nosotros también tenemos clientela femenina que buscan una imagen más andrógina o incluso mezclan nuestras piezas con otras prendas más femeninas.

¿No creéis que podría haber un término medio entre los hombres vigoréxicos de los 90 y los modelos actuales de aspecto delicado?
Claro que sí, de hecho en nuestro probador encontramos chicos bastante delgados y con aspecto aniñado junto a otros más masculinos.