Público
Público

Honras fúnebres a Manoel de Oliveira en una iglesia de Oporto

En un funeral cerrado a los medios, el presidente portugués y el primer ministro luso fueron las representaciones de más alto rango presentes. El actor John Malkovich también estuvo presente en el funeral.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Maria Isabel Brandao (C), viuda del cineasta portugués Manoel de Oliveira, junto a su nieto, Jorge Trepa (i), llegan para las ceremonia fúnebre hoy, jueves 2 de abril de 2015, en Oporto, Portugal. Los restos de Manoel de Oliveira, que falleció hoy a los 1

Maria Isabel Brandao (c), viuda del cineasta portugués Manoel de Oliveira, junto a su nieto, Jorge Trepa (i), llegan para las ceremonia fúnebre. /EFE

Con la asistencia de las principales autoridades de Portugal y famosos como John Malkovich, la iglesia Cristo Rei de Oporto acogió hoy las honras fúnebres del cineasta más internacional de Portugal, Manoel de Oliveira, fallecido ayer a los 106 años.

En un funeral cerrado a los medios de comunicación, el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, y el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, fueron las representaciones de más alto rango del Estado portugués en la iglesia. El actor estadounidense John Malkovich, que trabajó con De Oliveira en tres filmes, también estuvo presente en el funeral, que antecede el cortejo fúnebre que llevará los restos del director al cementerio de Agramonte.

Decenas de admiradores y curiosos se reunieron también alrededor del templo en un día de luto nacional en Portugal. El Gobierno luso decretó hoy y mañana como jornadas de luto, mientras que el Ayuntamiento de Oporto lo amplió a tres en el ámbito local.

Fallecido ayer en su Oporto natal a los 106 años, Manoel Candido Pinto de Oliveira está considerado el cineasta más internacional de Portugal y era la figura cultural más icónica del país desde la desaparición del escritor José Saramago, en junio del 2010. Durante casi un siglo de producción en el que fue testigo de la transición del cine mudo al sonoro, el director dejó cerca de 60 películas y recibió varios reconocimientos internacionales a una obra muy apreciada en Europa y Brasil.

"Francisca" (1981), "El convento" (1995), "Un viaje al principio del mundo " (1997), "La divina comedia" (1991) y "Una película hablada" (2003) son algunas de sus obras más emblemáticas, filmadas la mayoría cuando tenía más de 80 años. El estilo a contracorriente de hacer cine de De Oliveira -usaba planos cuidados y lentos en un intento de establecer una armonía entre la palabra y la imagen- atrajo a famosos actores como Malkovich, Catherine Deneuve, Marcello Mastroianni, Marisa Paredes o Pilar López.