Público
Público

Hormigas sobre la pasarela

Adolfo Domínguez apostó por unos lienzos pintados por su hija como inspiración de su nueva colección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace alrededor de un año que Tiziana se obsesionó con pintar hormigas.

La evolución de los dibujos la llevó a acabar haciéndolas con toques pop art en las que se veía cierta influencia de Andy Warhol. Si no fuera porque Tiziana es hija, y compañera creativa, de Adolfo Domínguez esas hormigas se habrían quedado abandonadas en los lienzos en el estudio de su casa. Al diseñador gallego le entusiasmó la última 'locura' de su hija y decidió incorporarla a la colección otoño-invierno 2011/2012 que ha presentado en la cuarta jornada de la Cibeles Madrid Fashion Week.

¿Por qué hormigas? 'Porque son muy positivas para el medio ambiente, donde están fertilizan la tierra, la airean, crean más biodiversidad y por eso me han inspirado tanto', explica Tiziana a Público horas antes de que la colección que ha creado con su padre se mostrase sobre la pasarela. La marcada filosofía ecologista de Adolfo Domínguez se ve más reforzada esta propuesta basada en estampados de unas hormigas que hasta se atreven a salir de los vestidos para colocarse en los cinturones.

Convencida de sus ideas, Tiziana -responsable de la Responsabilidad Social Corporativa de Adolfo Domínguez- comenta que de su padre ha aprendido que cada desfile se puede aprovechar para hablar de ecología y en este caso han colaborado con una ONG de Brasil, 'hemos calculado la huella de carbono que producíamos al venir a Cibeles desde Orense y la hemos compensado ayudando a reforestar la Amazonia'.

Una personal reinterpretación de los setenta, con 'guiños a Studio 54' ha llevado a que el color sea otro de los pilares de la colección con tonos fresa, lima, naranja y azul.

'Nos apetecía alegría y color'

'Pensamos: ¿por qué ser tan tradicionales: claro en verano y oscuro en invierno? Nos apetecía alegría y color', añadió la joven diseñadora. Habla siempre en plural porque la colección es el resultado de un auténtico trabajo en equipo: 'Mi padre, mi madre, el equipo que lleva siglos con nosotros y yo aportamos cosas distintas', explica Tiziana. La mano de Adolfo Domínguez se puede encontrar en cada uno de los diseños pues la última palabra es la suya una vez revisadas todas las propuestas.

Pasa su mano por los vestidos del backstage y se para en uno: 'Éste por ejemplo era más largo por detrás que por delante y mi padre cuando lo vio dijo que así no funcionaba y lo cortamos'.

La crisis también ha azotado a la empresa de uno de los diseñadores que más años lleva en el mercado. En el pasado año 2010 las ventasdescendieron un 5,8%. Consciente de la situación que atraviesa el sector textil, Tiziana asegura que con el mercado español estancado, las empresas nacionales no es que quieran sino que tienen que internacionalizarse.

'Acabamos de abrir nuestra primera tienda en Nueva Delhi y tenemos programada la apertura de unas 80 o 90 tiendas este año'. Latinoamérica, Oriente Medio y Asia son los objetivos de Adolfo Domínguez, que lleva más de dos décadas vistiendo a mujeres de todo el mundo. La colección -femenina y masculina- es totalmente prêt á porter, nada de excentricidades sobre la pasarela.

Tiziana Domínguez cree que como diseñadores deben ser humildes y saber que 'la profesión no es hacer arte en un vacío'. Asegura que los diseños deben ser para que la gente se los ponga, cree en la accesibilidad y en 'la trillada democratización de la moda'. ¿Sigue siendo arte? 'Mi padre contestaría que el arte es una definición estricta: la pintura es arte, pero la moda es un arte aplicado', recuerda la diseñadora.

Pero para ella el arte tradicional son los cuadros que ella pinta, pero siente lo mismo cuando diseña un vestido. 'Creas algo bello, exploras volúmenes, materias... estás creando a partir de tu visión da igual si es un lienzo o tejido', concluyó Tiziana Domínguez.