Publicado: 08.10.2014 13:55 |Actualizado: 08.10.2014 13:55

La Iglesia exige que las monjas controlen la búsqueda de Cervantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El visto bueno del Arzobispado a la búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes en la iglesia de las Trinitarias irá condicionado a que el Ayuntamiento asuma el gasto de la restauración de todos los desperfectos y a que las religiosas que residen en el convento supervisen el trabajo de los investigadores. Estas son algunas de las condiciones que el delegado episcopal de Patrimonio, José Luis Montes, pretende exigir a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y al delegado de las Artes, Pedro Corral.

Asimismo, se exigirá que no puedan salir del convento los restos hallados a excepción de que coincidan con la caracterización de Miguel de Cervantes, y para ello la mejor ayuda que tienen los expertos es el autorretrato que dejó escrito el escritor en el prólogo de sus Novelas ejemplares. "Éste que veis aquí, de rostro aguileño (...), de nariz corva, aunque bien proporcionada (...) los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande, ni pequeño (...) algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies (...) Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano izquierda de un arcabuzazo", escribió, pistas que sería posible identificar aunque haya pasado mucho tiempo.

Los expertos ven factible hallar en las criptas restos óseos que se correspondan con esta descripción, aunque es posible que estén muy disgregados, lo que dificultaría la identificación, casi imposible de lograr mediante el cotejo del ADN, según explica Francisco Etxeberria, responsable de esta segunda fase del proyecto.

Cuando los expertos accedan a la cripta de la iglesia para rastrear en los 30 nichos donde podría reposar el escritor (es la primera de las cinco localizaciones que se explorará) lo harán bajo la supervisión de una de las religiosas, posiblemente la madre superiora del convento por ser la que tiene más disponibilidad para salir del área estricta de clausura.

Los investigadores han sido citados a una reunión para este mismo viernes en el Ayuntamiento para hablar de las condiciones impuestas por el Arzobispado y para analizar los próximos pasos a seguir, entre los que se encuentran pedir a la Comunidad de Madrid la autorización para intervenir en la iglesia de las Trinitarias, del siglo XVII, declarada bien de interés cultural (BIC). En esa reunión se tratará la financiación del proyecto, que preocupa bastante a los investigadores: pese a que el Ayuntamiento asegura tener 50.000 euros disponibles para la siguiente fase, por el momento el equipo encargado de la búsqueda de Cervantes no ha cobrado los 12.000 euros que el Ayuntamiento consignó para la primera etapa. Y por ello el equipo de investigadores está comenzando a pensar en buscar financiación privada.

 

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha confirmado, en declaraciones a los periodistas tras un acto municipal, que "ahora empieza la segunda fase". "Estamos muy contentos, hace unos días estuve hablando con el delegado de Patrimonio de la Conferencia Episcopal y me dijo que no había ningún problema", ha revelado la alcaldesa. Para Botella, "es una muy buena noticia porque Cervantes es fundamental para Madrid" por cuanto "representa la cultura en español".

"Nosotros -ha añadido- somos una potencia cultural, el turismo para nosotros es muy importante y encontrar a Cervantes y que por ejemplo puedan venir todos los turistas de habla hispana a ver la tumba de Cervantes, sin duda incrementaría nuestro patrimonio cultural y el turismo".