Publicado: 11.10.2014 08:00 |Actualizado: 11.10.2014 08:00

La Impro está de moda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

  $(document).ready(function() { OVERON_Player.init({ width:640, height:360, autostart:false, container:'contenedorPlayer216777', stream:'http://ficheracos.publico.es/files/mp4/216777.30045ffa.mp4', preroll:'http://ficheracos.publico.es/files/mp4/varios/loopPublico5seg.mp4', preview_load:'http://ficheracos.publico.es/images/thumbnails/216777.30045ffa.jpg', vast_preroll:'http://des.smartclip.net/ads?t=de&p=9372&pl=e126228b&cat=&sz=400x320&rnd=35993', vast_postroll:'http://des.smartclip.net/ads?t=de&p=9372&pl=ab131143&cat=&sz=400x300&rnd=89633' }); });

Así se ensaya la improvisación

La historia de Ángela Conde (Sevilla, 1978) es como la de muchas actrices: comenzó a estudiar interpretación en la ESAD (Escuela Superior de Arte Dramático) de Sevilla en 1998 y cuando terminó, en 2002, se fue a Madrid a continuar formándose, y en busca de una de las múltiples oportunidades que ofrecía la capital por aquel entonces. Participó en algún que otro cortometraje, protagonizó algún que otro anuncio, salió en alguna que otra serie e hizo teatro, mucho teatro. Cierto día, ensayando el Othelo, de Shakespeare, una compañera le dijo que por su forma de actuar tenía actitudes para la improvisación, así que la invitó a asistir a una clase que ella impartía. "A las dos semanas ya estaba subida en un escenario y al poco buscando cursos para formarme", asegura la actriz.

"Tenía (y tengo) un amigo, Juan Gamba (nombre artístico), y un día me comentó que se iba a organizar una liga de Improvisación, IMPRO YA!, que estaba formando un equipo para participar", recuerda Conde. Y ese fue el comienzo de uno de las compañías especializadas en esta modalidad de teatro más sólidas, Doctores de la Impro. Sus compañeros son Gamba, Álvaro Manso, Teresa Hernando y Mario Kachivache (nombre artístico). La mayoría de los fines de semana llevan su espectáculo a alguno de los teatros de la capital o salen de gira. Trabajo no les falta porque este género teatral está de moda: divierte, y tiene la peculiaridad de que ir dos veces a la misma función no significa ver dos veces el mismo espectáculo, cada sesión es nueva, improvisada.


Un momento de una reunión de actores para practicar la improvisación. ALFONSO ÁLVAREZ-DARDET

Los Doctores de la Impro no quedan para ensayar, porque no existe un guión, aunque sí lo hacen para entrenar. La complicidad con el compañero, saber reaccionar con rapidez y sobre todo no quedarse en blanco son las claves y como cualquier técnica, hay que cultivarla. Cualquiera puede hacer Impro, aunque no sea profesional, está al alcance de todos, por eso, quizás, es una de las modalidades del teatro cuyo número de practicantes ha aumentado en los últimos años. Los motivos son muy diversos: divertirse, aprender y en algunos casos tener una herramienta que ayude a gestionar nuestros miedos. "Tenía una alumna que era muy tímida y no creía en sí misma. Siempre repetía que no le iba a salir y al final triunfó en la muestra de fin de curso. Ahora está lanzada y dice que tiene muchas ganas de seguir actuando", explica Conde.

"La improvisación es una manera rápida de desconectar de tu día a día, te metes en personajes y lugares que son diferentes"La improvisación teatral es un juego. "Es una manera rápida de desconectar de tu día a día, te metes en personajes y lugares que son diferentes y te da recursos por si te quedas en blanco en algún discurso o en público", explica Carmen Pablo. Ella es psicóloga, es su primer día de clase con Ángela y su primera incursión en el mundo de la interpretación. Aunque no tiene experiencia reconoce que esta toma de contacto la ha seducido, su idea es venir todas las semanas. Por otra parte, lo ve como una excelente herramienta para aconsejar a alguno de sus pacientes.

Juan Narváez es funcionario. Lleva ya un tiempo yendo a las clases de Impro con Conde. En los diversos grupos que ha participado ha convivido con todo tipo de personas: "He estado en clase con gente que era muy tímida y a las pocas semanas ha estado tirado por el suelo haciendo de serpiente sin ningún tipo de problema, en varios casos han venido incluso recomendados por psicólogos", asegura.

Para Mónica Santamaría y Susana Martín es diferente. Las dos son actrices profesionales. "Hay veces que con la improvisación haces algunos papeles o algunas escenas y cuando terminas te dices: ¿Cómo he hecho yo esto?", se pregunta Santamaría. Las dos coinciden en que esta es una herramienta complementaria, y recomendada, para muchos actores. La improvisación puede ayudar al artista a desarrollar una mayor naturalidad en los personajes que interpreta e incluso a salir del paso de algunas situaciones.

Martín y Conde se conocen desde hace tiempo porque las dos comparten interpretación en una compañía de teatro infantil llamada Bicharracos, ahora tienen varios montajes en cartel. Aunque es una primeriza destaca que, aunque existen reglas, prácticamente se puede decir que en este juego todo vale y que "aunque la sociedad te censura muchas cosas la Impro es la manera de liberarte", porque te permite hacer cosas que normalmente en la realidad no puedes hacer. Una forma de evadirte, de jugar, de aprender a no darle tanta importancia a la vida o una herramienta para profesionales, cada uno tiene sus motivos, lo cierto es que cada vez hay más personas interesadas en la Impro.