Público
Público

Indiana Jones protagonizó la película con más disparates

La última aventura de Spielberg encabeza la lista de filmes que suman más errores históricos e incongruencias de 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No ganamos para disgustos. Primero fue Bernard Madoff. El inversor más infalible del mundo, un ejemplo para todos los estudiantes de empresariales, resultó ser un trilero de tres al cuarto. Y ahora nos enteramos de que al arqueólogo más famoso de la Tierra le han dado el título en una tómbola.

En efecto, como se venía rumoreando desde que se estrenó su último filme, Indiana Jones tiene tantos conocimientos de arqueología como un estudiante fumado de primero de carrera: Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal ha sido elegida la película con más errores e incongruencias del 2008.

Según la lista elaborada por la página web moviemistakes.com, la crítica y los espectadores han contabilizado hasta 63 desaciertos en la película de Steven Spielberg (pese a que no han contado algunos de los errores históricos más gruesos). El ránking se completa con El caballero oscuro (43 disparates), Mamma Mia! (45), Crepúsculo (45), High School Musical 3 (40), Viaje al centro de la Tierra (31), Hermanos por pelotas (24), Superagente 86 (23) y Quantum of Solace (23).

Pero vamos con el Doctor Jones. Dejando a un lado el hecho de que el (presunto) arqueólogo sobrevive a una explosión nuclear escondiéndose en una nevera, se podría decir que los mayores disparates del filme son de tipo histórico. Jones confunde repetidas veces a los mayas (México y América Central) con los quechuas (Perú y resto de los Andes). En la película se dice que el revolucionario mexicano Pancho Villa hablaba quechua (¿en la intimidad, quizás?). Además, Indy se enfrenta a guerreros mayas que hablan quechua en la selva peruana, sitúa la pirámide de Chichen Itzá (México) en medio de la amazonia peruana y, por último, aunque no por ello menos delirante, cada vez que pisa Perú suena una ranchera mexicana a todo trapo. Conclusión: a Spielberg se le ha ido la mano con el peyote.

Pero las demás películas tampoco se libran de pifiarla. Por algún motivo absurdo cada vez que aparece la bandera de algún país en Crepúsculo es para liarla: el orden de los colores de la enseña nacional checa no es el correcto y a la bandera australiana le faltan dos estrellas. En Hermanos por pelotas un niño canta Ice Ice Baby, en el colegio, en 1986, pese a que Vanilla Ice no compondría ese tema hasta tres años después. Y James Bond e Indiana Jones se empeñan en coger aviones en las pocas ciudades del mundo que aún no tienen aeropuerto.

No obstante, la mayor parte de los errores tienen que ver con imperceptibles fallos de continuidad entre planos. Cosas como una minúscula arruga en el traje de Batman que aparece y desaparece de un plano a otro o el flequillo de una diva de la comedia que en el plano anterior estaba ligeramente más rizado. O cosas de ese estilo.