Público
Público

Instrucciones para soplar las cenizas de una vida

Mazzucchelli firma con 'Asterios Polyp' la gran novela gráfica de la década 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando un rayo alcanzó el edificio de Asterios Polyp en Manhattan e incendió su apartamento, decidió coger casi todo el dinero que le quedaba y sacar un billete de autobús para ir a algún lugar y empezar una nueva vida. A pesar de todo lo que termina por suceder a este arquitecto en plena crisis existencial, su vida antes del fuego, dibujada en cuatro viñetas, parece mucho menos recomendable. Así salta el protagonista de la gran novela gráfica del año a una vida en ascuas: esta es la historia de una separación y la búsqueda de la unidad.

Un relato de iniciación de un personaje a los cincuenta años de edad, una falsa Odisea, que acarreó al autor David Mazzucchelli la friolera de diez años. Cocido a fuego lento Asterios Polyp, que publicará la semana que viene por la editorial Sins Entido, ha sido reconocido en 2009, el año en que se publicó en EEUU, con tres premios Eisner -los Oscar del cómic- en las categorías de Mejor Álbum gráfico, Mejor rotulación y Mejor autor completo para Mazzucchelli, además del reconocimiento de la prensa generalista.

Se trata de un relato de iniciación de un hombre con 50 años de edad

No está mal para el primer guión propio de este autor veterano, que antes ya había destacado entre el gran público por su adaptación de La ciudad de cristal de Paul Auster, y entre los fanáticos de los superhéroes por sus trabajos en Batman: Año uno y en Daredevil: Born Again, ambos con guión de Frank Miller. Pero David cruzó al otro lado del espejo y los personajes con poderes extraordinarios desaparecieron de sus libros, para dedicarse precisamente a todo lo contrario: la sombra de la debilidad y la frustración de la que nadie se libra, dibujada desde un expresionismo casi realista.

En su viaje por el medio oeste americano Asterios se hace mecánico de coches, reflexiona sobre el fracaso de su matrimonio y sobre la negación del éxito. A fin de cuentas, al personaje sólo le quedan las cenizas de su anterior vida y lo que salva antes de escapar de las llamas: un reloj, un encendedor y una navaja suiza. Y Asterios decide caminar hacia la paz con lo puesto y la nube de su hermano gemelo no nato, Ignazio, el narrador, la voz en tercera del relato. Sin embargo, la paz no llega nunca porque Mazzucchelli tiene un sentido irónico de la negación de la esperanza absolutamente ajeno a escritores como el mencionado Paul Auster.

La obra ganó tres premios Eisner, los Oscar del cómic, el año pasado

En el espectacular tratamiento gráfico que desarrolla el autor, el color es la segunda de la propia narración: en tono amarillo para narrar la parte más mediocre de su nueva vida en su estancia entre la familia que le acoge y le da trabajo; rosa y azul para su historia de amor con Hana; el simulacro griego de la bajada a los infiernos de Dante en un azul casi negro.

Mazzucchelli es un camaleón que se camufla una y otra vez en una paleta infinita de estilos y formas, siempre con la expresividad por delante. El autor aprovecha la mente geométrica de su personaje para levantar magistralmente un juego de tensiones entre la simetría y la pasión. Asterios Polyp es un deslumbramiento, página tras página, sobre cómo averiguar lo que es catástrofe o salvación, sobre lo que aprieta o lo que asfixia.